Inicio Críticas de Discos NICK CAVE & WARREN ELLIS – ‘Carnage’

NICK CAVE & WARREN ELLIS – ‘Carnage’

Podría considerarse casi como un apéndice dentro de su última trilogía.

A nadie se le escapa que desde que Blixa Bargeld y Mick Harvey abandonaran el barco, Warren Ellis se ha convertido en la indiscutible mano derecha (roja) de Nick Cave. Sin la aportación del barbudo multinstrumentista sería imposible entender los pasos más recientes dentro de la ya de por sí dilatada trayectoria del australiano.

Por eso mismo no debería sorprender en absoluto que el reciente y repentino Carnage venga firmado a pachas en lugar de estar acompañado por la coletilla de The Bad Seeds. Creado y grabado durante el confinamiento, este nuevo esfuerzo del dúo podría considerarse casi como un apéndice dentro de su última trilogía (aquella formada por Push The Sky Away, Skeleton Tree y Ghosteen), pues sin duda alberga varios puntos de conexión con sus hermanos mayores.

A pesar de que en algunos momentos Cave parece desprenderse del pesado duelo que le viene acompañando desde 2015 (recordemos que la trágica muerte de su hijo Arthur le dejó muy tocado), también siguen apareciendo efectos secundarios en forma de canciones con idénticos recursos expuestos anteriormente. Ahí es donde el papel de Warren como lugarteniente sigue siendo vital para arropar la voz a base de capas y capas de sonido, sea mediante teclados, loops, cajas de ritmos, violines, pianos, coros o centellazos de distorsión puntual.

Sin llegar al minimalismo extremo de Ghosteen, canciones como ‘Hand Of God’ y ‘Old Time’ muestran más nervio y tensión, con una interpretación por parte de Cave realmente imponente. A ratos incluso amenazante sin la necesidad de aullar a los cuatro vientos, como hace en ‘White Elephant’, cuyo dardo en forma de letra apunta hacia los conflictos racistas de Estados Unidos, siendo la pieza más destacable de trabajo gracias a ese luminoso giro hacia el góspel que pega en la recta final.

Pero como decíamos antes, la pesadumbre por la tragedia sigue habitando en el alma del crooner. Tanto que ‘Lavender Fields’ y ‘Shattered Ground’, aún cargadas de belleza, hacen sospechar que podrían compartir ADN con sus compañeras en Ghosteen. Una duda razonable que no ensombrece el hecho de que Cave y Ellis estén escribiendo algunas de las páginas más brillantes de una carrera que va camino de la leyenda.

GONZALO PUEBLA