Inicio Críticas de Discos NICK CAVE AND THE BAD SEEDS – ‘Ghosteen’

NICK CAVE AND THE BAD SEEDS – ‘Ghosteen’

Resulta imposible no conmoverse.

Cuando en 2016 Nick Cave publicó Skeleton Tree, aquel se presentaba como un álbum necesario. El trágico fallecimiento de uno de sus hijos en un accidente justo un año antes y sus posteriores consecuencias debían quedar reflejadas a modo de testimonio musical.

Lo que no esperábamos es que pasado un tiempo prudencial nos encontraríamos con un Cave aún más dañado. Hay golpes vitales que son imposibles de cicatrizar. Por supuesto, esto vuelve a quedar recogido en las composiciones del nuevo e inesperado Ghosteen, anunciado con apenas una semana de antelación respecto a su aparición. Partiendo de lo sembrado en su antecesor, el australiano ha llevado aún más lejos lo mostrado tres años atrás. O mejor dicho, ha reducido su minimalismo casi al extremo.

Por enésima vez, la labor de Warren Ellis en los arreglos resulta fundamental para arropar la apesadumbrada voz de Cave. No busquen guitarras, baterías o arreglos de cuerda porque no los encontrarán. Apenas unos teclados ambientales, el piano y un destacamento de coros son las armas empleadas para enfrentarse a estas nuevas canciones. A no ser que uno de sea de piedra, resultará imposible no conmoverse ante las sobrecogedoras melodías de ‘Waiting For You’ y ‘Sun Forest’, el tono góspel en la neo futurista ‘Galleon Ship’ o el mantra espectral de ‘Leviathan’. Si aún queda aliento, las finales ‘Ghosteen’ y ‘Hollywood’ acabarán por arrebatárnoslo gracias a una frágil tensión de las que te dejan clavado en la butaca.

Encarar la hora y pico de Ghosteen no es tarea sencilla. Requiere de una predisposición anímica acorde, pero sin duda el reto merece la pena.

GONZALO PUEBLA