Mark Keds, cantante y guitarrista, de Senseless Things murió ayer a los 50 años. La banda se formó en Londres en 1986 y publicaron cuatro discos, antes de separarse en 1995, aunque volvieron a reunirse brevemente en 2017. En los últimos tiempos, Keds había formado un nuevo grupo llamado Deadcuts.

Aunque oficialmente no hay una causa determinada de la muerte, en un comunicado los otros miembros de Senseless Things, Cass Browne, Morgan Nicholls y Ben Hardin, apuntan a que podría estar relacionada con las drogas.

“Queridos amigos, es con un gran pesar en nuestro corazón que os tenemos que decir que, tristemente Mark, nuestro cantante, amigo y principal compositor, ya no está entre nosotros. Tenemos entendido que murió en su casa durante las primeras horas de la mañana. De momento, no se ha confirmado la causa de la muerte”.

“No es un secreto que había tenido problemas intermitentes con las drogas y un estilo de vida bastante caótico durante mucho tiempo, y su salud había mermado substancialmente a lo largo de los años por culpa de esto”.

“Aunque esto a veces había causado fricciones en el funcionamiento de Senseless Things y sus otros proyectos, escogemos recordar el amigo, el hermano y el talento que hemos perdido hoy”.

Descanse en paz.