Inicio Críticas de Discos MADELEINE – ‘Ezin Dena’  

MADELEINE – ‘Ezin Dena’  

Una formación con un arsenal de recursos y una lista de influencias que intuyo larguísima.

Siempre he pensado que Madeleine son uno de los secretos mejor guardados del País Vasco. Paradójicamente, su último trabajo, Su Hura, lanzado en el 2018, les sirvió para girar por China. Casi nada. Y es que son buenos y escucharlos es amarlos. Aquí y en Pekín. Entiendas el euskera o no.

Pero volvamos a su nuevo disco. Ezin Dena es la cuarta referencia de una banda gestada en Donosti en el lejano 2008 y cuyos miembros también han crecido en solitario y tocando en otras bandas como Yaw, John Berkhout o los más recientes Bananas. Todo esto explicaría, en parte, la evidente madurez de su propuesta, rica en detalles y matices, abierta a diferentes géneros. La etiqueta post-rock que lucieron con orgullo en sus inicios ahora se antoja estrecha para describir una formación con semejante arsenal de recursos y una lista de influencias que intuyo larguísima.

En Ezin Dena, compuesto prácticamente a distancia durante el confinamiento del 2020 y grabado en el estudio de Eñaut Gaztañaga, conviven temas redondos de indie guitarrero como ‘Gure Etxea’, piezas complejas y potentes como ‘Ikusten Nauzuenean’ – intuyo la influencia del ‘All Hail Bright Futures’ de And So I Watch From Afar- y momentos más electrónicos y casi experimentales como ‘Ohiko Bizi Bat’, ‘Bestalde Eza’ y ‘Nahieran’, este último con ecos a los Tame Impala más bailables.

Me detendré en la última pieza, ‘Bihar’, la más corta y delicada, aparentemente también la más sencilla sobre todo si la comparamos con el derroche de técnica y las incontables infinitas capas del resto de los minutos previos. Menos casi siempre es más si la idea es buena, y este corte es el perfecto ejemplo. Podrían haberla desarrollado algo más, pero ya está bien así porque destaca por contraste.  Y hasta aquí mi humilde aportación para destapar, insisto, un secreto que espero deje de serlo muy pronto.

LUIS BENAVIDES