Inicio Críticas de Discos MACHINE GUN KELLY – ‘Mainstream Sellout’

MACHINE GUN KELLY – ‘Mainstream Sellout’

Lo suyo no es una burguer gourmet, sino un Big Mac.

Crítica Mainstream Sellout Machine Gun Kelly

Contra todo pronóstico, Machine Gun Kelly consiguió hace un par de años convertirse en el nuevo rey del pop punk con su disco Tickets To My Downfall. De ser un rapero de segunda pasó a ser una auténtica celebrity (también le ayuda que su mujer sea Megan Fox) y a ser confirmado como uno de los cabezas de cartel del próximo Lollapalooza.

Vista lo bien que le salió la jugada no sorprende en absoluto que el tipo haya decidido ofrecer una secuela en toda regla. Para lo bueno y para lo malo. Escuchando Mainstream Sellout, a menudo cuesta no dudar si en realidad está sonando el disco anterior. Las estructuras de las canciones, la producción de Travis Barker, las colaboraciones… absolutamente todo parece seguir aquella máxima de if it ain’t broke, don’t fix it. Lo cual lo pone muy fácil para quienes disfrutaron del anterior, lo hagan también con este, pero a su vez para que los haters sigan burlándose de él. Y en realidad tanto unos como otros tienen argumentos suficientes para defender su posición.

‘Born With Horns’ (este iba a ser el título del álbum; incluso él y Travis se lo llegaron a tatuar antes de que decidiera cambiarlo a última hora), ‘Maybe’ con Oli Sykes de Bring Me The Horizon, ‘5150’, ‘Emo Girl’ con Willow, la muy Blink ‘WW4’ o incluso ese robo a los Pixies que es ‘Papercuts’, en el que le escuchamos volviendo a rapear, son temas totalmente efectivos, para qué engañarnos. Pero de igual manera, otras tantas canciones pasan sin pena ni gloria.

Mainstream Sellout -el título ya es una provocación- reafirma que Colson Baker es un tipo con un talento limitado, su voz no tiene nada de especial, sus composiciones recurren a acordes y recursos más que manidos, y sus letras carecen de cualquier tipo de profundidad, alternando muestras de vulnerabilidad con otras de pura chulería tan propia en el mundo del hip hop. Pero no es menos cierto que el hombre sabe empaquetarlo todo de una manera que te entra muy bien al oído y a la vista. Lo suyo no es una burguer gourmet, sino un Big Mac. Si es lo que te apetece, adelante, pero hay muchas otras bandas dentro del estilo que merecen más que les pegues un bocado.

MARTA PUIG

Reseña
Machine Gun Kelly
5
Artículo anteriorLa joya del día – ‘Aesthetics Of Hate’
Artículo siguienteBelvedere y La Armada nos visitarán en julio