En 2011, como colofón a su concierto como cabezas de cartel del Reading Festival, My Chemical Romance invitaron a subir al escenario a Brian May. La banda y el guitarrista de Queen iniciaron el bis con una versión de ‘We Will Rock You’, pero la verdadera sorpresa llegó cuando May se quedó para interpretar también ‘Welcome To The Black Parade’.

La elección de ese tema tiene todo el sentido del mundo teniendo en cuenta que su estructura épica y especialmente el solo de guitarra están totalmente influenciados por Queen. Aun así, es destacable que May quisiera aprenderse un tema ajeno. Un final a lo grande que todavía resulta más sorprendente si tenemos en cuenta que sólo cinco años antes My Chemical Romance habían sido recibidos a botellazos en el mismo festival.

Artículo anteriorEntrevista a Bob Mould – Amenaza tormenta
Artículo siguienteEstrenamos ‘Fuego Al Templo’, el nuevo vídeo de Acid Mess