Kurt Cobain podía haber muerto en abril de 1994, pero su influencia e impacto siguió, y sigue, viva en muchos artistas. Algunos, tan jóvenes como Daniel Johns, un adolescente australiano que junto a dos amigos de instituto grabó Frogstomp, uno de los discos más exitosos de 1995.

Si bien el debut de Silverchair, con canciones como esta ‘Tomorrow’, mostraba sin pudor las influencias de Nirvana, Pearl Jam y de todo el grunge en general, el hecho que sus autores apenas tuvieran 15 años llamó muchísimo la atención.

La banda publicaría cuatro discos más -el último Young Modern en 2007- y está inactivo desde 2011, pero en ningún momento se han cerrado las puertas a una posible reunión. Quizá el 25 aniversario de Frogstomp en 2020 sea la excusa perfecta para hacerlo.

Artículo anteriorCrónica – Muse (Madrid)
Artículo siguienteCancelada la gira de DevilDriver