Si la grandeza de una banda se mide por su capacidad para tocar la fibra e inspirar a otros artistas, la de los Ramones esta fuera de toda duda. Su onda expansiva fue tal que hasta alguien, a priori, alejado de su universo musical como Tom Waits, no dudó en participar en el disco tributo que coordinó Rob Zombie titulado We’re A Happy Family en 2003.

El excéntrico músico escogió ‘The Return Of Jackie & Judy’ del disco End Of Century para llevarla a su terreno y transformarla en un rock’n’roll polvoroso. Seguro que a Joey Ramone le hubiera encantado.

Artículo anteriorCult Of Luna vuelven con ‘The Silent Man’
Artículo siguienteThrice actuarán en Barcelona y Madrid en noviembre