Ayer, 29 mayo, se cumplieron 25 años desde que las aguas del río Mississippi nos arrebataron a Jeff Buckley para siempre. Es una auténtica lástima que su legado artístico se limite a un solo disco publicado en vida, Grace, y el póstumo Sketches For My Sweetheart The Drunk, teniendo en cuenta su inmenso talento.

Nunca sabremos con qué nos hubiera deleitado de haber seguido vivo, pero al menos tenemos documentos como este directo de 1995 para seguir emocionándonos con su voz y sensibilidad.

Artículo anteriorSaltos, pogos e himnos: el Vans Tour 2022 en imágenes
Artículo siguienteGREYHAVEN – ‘This Bright And Beautiful World’