La joya de hoy va dedicada a Jeff Labar, guitarrista de Cinderella, fallecido ayer a la edad de 58 años. Por ahora se desconocen las causas de la muerte, pero su cuerpo fue encontrado por su primera mujer en su apartamento de Nashville.

LaBar se unió al grupo en 1985 y grabó con ellos sus cuatro discos de estudio, Night Songs (1986), Long Cold Winter (1988), Heartbreak Station (1990) y Still Climbing (1994). Una discografía corta, pero que fue suficiente para conseguir ser una de la bandas más celebradas del hard rock de los 80.

Desde su primera separación en 1995, LaBar había ido participando en las esporádicas giras de reunión que fueron teniendo lugar hasta 2013, pero él mismo reconoció con sus problemas de adicción al alcohol habían tenido la culpa de que la banda no hubiera vuelto a tocar juntos desde entonces.

Pese a su mala relación, el grupo ha mostrado sus condolencias a través de sus redes, terminando su comunicado con un “La memoria y la música de Jeff estará con nosotros para siempre”.

Descanse en paz.