Sin llegar a los extremos de Tool, son ya varios años que no tenemos noticias de Dredg. Si bien algunos  de sus miembros han declarado que llevan desde hace bastante tiempo trabajando en nuevo material, parece que aún habrá que esperar para quitarnos el mal sabor de boca que dejó Chuckles And Mr. Squeezy, publicado en 2011.

Mientras tanto, siempre es buen momento para recordar esos tiempos en los que los californianos se convirtieron en una de nuestras bandas de cabecera. Especialmente con aquel Catch Without Arms gracias al cual muchos les descubrimos. Puede que sea su álbum más accesible y comercial, pero aún hoy en día resulta imposible no rendirse ante la magia de canciones como ‘Bug Eyes’.