Inicio Críticas de Discos KORPSE – ‘Insufferable Violence’

KORPSE – ‘Insufferable Violence’

Guitarras como los brazos de Schwarzenegger en Predator y breakdowns tamaño braquiosaurio.

El nuevo álbum de Korpse es lo único que necesitas para levantarte el ánimo en estos putísimos tiempos de mierda que estamos viviendo. De verdad, te enchufas este marrullero ejercicio de powerlifting y al instante te sientes con energías renovadas y con suficientes fuerzas como para aguantar otro roñoso y tedioso día más.

Digo yo que antes de salir a la calle con tu escopeta a repartir justicia es preferible esto, ¿o no? Dale la espalda definitivamente a esta asquerosa sociedad, ábrete una birra, enciéndete un leño, y si quieres pegar unas cuantas patadas voladoras mientras Insufferable Violence destroza tus altavoces, tú mismo, a tu rollo, pues ha llegado la hora de rendir cuentas.

Intro de rigor con mazo de slam y en nada el tema homónimo te está castigando el abdomen. El cuarteto de los Países Bajos está ya muy bregado en esto de la paliza sónica, y este primer trabajo para Unique Leader Records presenta candidatura para ser uno de los álbumes de brutal death más celebrados de 2021. Qué forma de repartir mamporros, por el amor de Dios… Se disparan, te chafan, vuelven a acelerar, te crujen. Muy bien, nois.

‘Disposable Underaged Objects’ es como pegarse el hostiazo padre al saltar desde un avión sin paracaídas, y hay que ver cómo te la endiña ‘Self Preservation’ con esa paradinha (rodolí). Qué mala idea lleváis, chicos… La primera parte del disco es de olé, un asalto slam en la ONU para instaurar un imperio global de terror, y en la segunda, como ya se han quedado solos en este planeta, se dedican a adornarse con guitarras como los brazos de Schwarzenegger en Predator y breakdowns tamaño braquiosaurio.

Esta portada de Phlegeton Art Studio garantiza que ninguna sabandija posmo se acerque a este álbum, que Korpse sólo sean ingeridos por buenas personas consumidoras de metal real. Mmm… ‘Genocidal Bloodbath’, con ese ramalazo tan Six Feet Under, es justo lo que me pide el body.

PAU NAVARRA