Inicio Críticas de Discos JOYCE MANOR – ’40 oz. To Fresno’

JOYCE MANOR – ’40 oz. To Fresno’

Siguen en ese punto intermedio entre Weezer y Jawbreaker en el que tan bien se mueven.

Joyce Manor anuncian nuevo disco con 'Gotta Let It Go'

Si la longitud de las críticas fuera proporcional a la duración de los discos, la del sexto trabajo de Joyce Manor ya estaría prácticamente finiquitada. Pero está claro que su música se merece más que dos líneas, y más mientras sigan haciendo cosas tan chulas como esta.

Para quien aún no esté familiarizado con ellos, estos californianos están especializados en facturar perlas de menos de dos minutos de indie punk, pero que te llenan tanto como si duraran el triple. La capacidad de concreción del cantante y guitarrista Barry Johnson es tal que se ventila las nueve canciones de 40 oz. To Fresno en menos de lo que duran una y media de Tool.

En 17 minutos, la banda, que en esta ocasión ha contado con Tony Thaxton de Motion City Soundtrack a la batería, después de que Pat Ware saltara del barco para estudiar derecho, hace alarde de todas sus cualidades: melodías pegadizas, arreglos originales, letras inteligentes, divertidas y emotivas…

El título, que podría traducirse como Litrona Hacia Fresno, con su guiño a Sublime, y su portada evocan nostalgia y ese tipo de amistad que solo surge de compartir años de furgoneta, y, en cierta manera, la música también. No creo que sea casualidad que se inicie con una versión de ‘Souvenir’ de los ochenteros Orchestral Manoeuvres In The Dark y termine con ‘Secrets Sisters’, una canción que Barry escribió en 2012 a partir de un outtake de Of All Things I Will Soon Grow Tired, que también encontramos aquí, la urgente ‘NBTSA’.

Pese al origen un tanto disperso del material, el conjunto funciona, estando bien compensado entre los temas que tiran más hacia el pop (‘Reason To Believe’, ‘Dance With Me’) y los que son más intensos (‘Don’t Try’, ‘Secret Sisters’), es decir en ese punto intermedio entre Weezer y Jawbreaker en el que tan bien se mueven.

Sin ser tan redondo como el anterior Million Dollars To Kill Me, y que tras cuatro años su corto minutaje sabe a poco, 40 oz. To Fresno vuelve a dejar claro que estamos ante una banda especial.

JORDI MEYA

Reseña
Joyce Manor
7
Artículo anteriorKREATOR – ‘Hate Über Alles’
Artículo siguienteIncubus sustituyen a QOTSA en el Mad Cool Festival