Inicio Críticas de Discos IMPALED NAZARENE – ‘Eight Headed Serpent’

IMPALED NAZARENE – ‘Eight Headed Serpent’

La culminación de 31 años de resistencia anti-todo.

En este inflamado y decadente Occidente, en el que impera a derecha e izquierda el ultraconservadurismo hipócrita y el neofascimo, álbumes como Eight Headed Serpent son más necesarios que nunca. A Impaled Nazarene les podrán perseguir todo lo que quieran, les podrán cancelar de forma paternalista, infantil y torticera todos los bolos que deseen, pero está claro que la chusma fundamentalista que domina nuestras sociedades no podrá secuestrar atentados sonoros como el que nos traemos entre manos.

Desde que arrojan ‘Goat Of Mendes’ su ruidoso decimotercer disco es una masacre de primer orden. Hasta que no alcances la extrañamente épica ‘Foucault Pendulum’, aquí no hay tregua, ni piedad, ni respiro, ni memeces políticamente correctas, sobra decirlo. Metal extremo por el metal extremo. Real, sin poses, sin discursos buenrollistas y sobados para quinceañeros que se traduzcan en retwits. Esto es su incansable black grindcorizado a piñón fijo en poco más de media hora de escandalosa ferocidad, trabajosamente grabada y mezclada por Asko Ahonen en Revolver Studio y masterizada por el pobre Mika Jussila. Una bomba nuclear de 666 megatones, como acertadamente sentencia la nota de prensa.

¿Os acordáis de El Metralleta? Así de veloces y libidinosas se suceden el atropellado tema homónimo, ‘Metastasizing And Changing Threat’, ‘Apocalypse Pervertor’ o ‘Unholy Necromancy’. Su clásico y personal grind impúdico se manifiesta en forma de ‘Shock And Awe’ y ‘The Nonconformists’, ya no digamos en ‘Octagon Order’ o ‘Debauchery And Decay’, encontrando en esta obra todos los ingredientes del satanismo corrosivo y obsceno que ha hecho de los finlandeses una leyenda incorregible. Lo dicho: cuando ‘Foucault Pendulum’ llegue, no sabrás ni dónde tienes los dientes.

No quiero ni pensar cómo debieron de quedar de maltrechos los dedos del bajista Arc v 666 registrando sus líneas, y bueno, la garganta macerada a base de Jack Daniel’s de Slutti tampoco es que defraude. Como demuestra el batera Repe Misanthrope, no todo es vicio en esta banda, pues sólo un auténtico deportista podría aguantar ese ritmo tras los parches. Qué decir de ‘Mutilation Of The Nazarene Whore’… Es la maldita perfección.

¿Te crees un punk y te molestan las letras de Impaled Nazarene? Eso es que en realidad eres un asqueroso saco de mierda del Opus Dei. ¿Tu falsa moralidad no puede permitir que otros disfruten de sus shows? Eso es que eres una bazofia franquista y censora con todas las letras.

Eight Headed Serpent es la culminación de 31 años de resistencia anti-todo. No future.

PAU NAVARRA