Inicio Críticas de Discos IMMOLATION – ‘Acts Of God’

IMMOLATION – ‘Acts Of God’

Su nuevo largo se hace justamente eso: largo.

Dawn Of Possession de 1991, el considerado como gran clásico de Immolation y sin duda uno de los mejores álbumes de death metal de la historia, diez cortes en 42 minutos. Y no hace falta irse tan lejos: Majesty And Decay, 45, Kingdom Of Conspiracy no alcanza ni los 41, y su anterior Atonement, 48 y otros tantos segundos, aunque eso sí, contando con la regrabación de ‘Immolation’ como bonus.

¿Por qué una introducción tan chorra en esta reseña de Acts Of God, el nuevo trabajo de los neoyorquinos? Básicamente, porque la teoría conspiranoica que hace un tiempo pulula por las redes, ésa que insiste en que Nuclear Blast presiona a sus formaciones para que engorden sus álbumes de manera superflua para no parar de lanzar vinilos dobles (y justificar así un precio abusivo cuando los fans pasan por caja, por supuesto), cada vez cobra más sentido.

Sinceramente, yo un disco de Immolation con paja, con relleno, no lo recuerdo. Sí con mayor o menor inspiración, pero no con un exceso de temas que parezca deliberado, en el que la banda y su entorno deberían de haber sido lo suficientemente profesionales como para aplicar la tijera. Un periodista sólo debería remitirse a los hechos fehacientes, pero algo huele mal en Donzdorf desde que el LP ha vuelto con fuerza.

Aunque tampoco nos equivoquemos, porque cuando empieza su undécimo álbum nada hace presagiar lo esgrimido anteriormente.

Qué va, ojalá 52 minutos al nivel de ‘An Act Of God’, ‘The Age Of No Light’ o ‘Shed The Light’, que da hasta miedito. El vozarrón de Ross Dolan te incapacita para atender a cualquier otra cosa que no sea Immolation. Robert Vigna y su compañero Alex Bouks te enseñan que siguen atrincherados en el genuino death americano, armados con riffs tan incisivos, personales y ominosos como esperas, y menudos paseos tras los parches se pega el toro Steve Shalaty. Hasta renovada imaginación exhiben.

‘Blooded’ en cambio ya es demasiado ordinaria para ellos. Sería algo notorio para cualquier grupo, pero no para los estadounidenses. Por fortuna, en ‘Overtures Of The Wicked’ uno puede visualizar a Vigna lanzando sus célebres hachazos guitarreros, pero llega precedida de un primer aviso… y la sigue ‘Immoral Stain’, que no por molar es menos predecible.

‘Incineration Procession’ vuelve a elevar el listón de esta obra. Dolan consigue paralizarte con su garganta, durante su recorrido vas a experimentar el pavor; no obstante, es en el último tercio de disco donde más baja el nivel, y es una pena, porque si se hubieran cargado las redundantes ‘Derelict Of Spirit’ o ‘Let The Darkness In’, si hubieran descartado dos o tres canciones de Acts Of God, estaríamos hablando de algo bastante más tocho.

Qué, ¿ya has escogido con qué modelo tutti frutti te van a sablar esta vez? ¿Te quedas con el sun yellow con black marbled o prefieres el crystal clear escupidito de gold splatter? Me resulta complicado conciliar este atracón mensual de coloridas ediciones con el metal extremo.

El nuevo largo de Immolation se hace justamente eso: largo.

PAU NAVARRA

Reseña
Immolation
7
Artículo anteriorLa joya del día – ‘Cold Blood’
Artículo siguienteEntrevista a Mario Cobo
immolation-acts-of-god-critica-nuevo-discoImmolation – ‘Acts Of God’ (Nuclear Blast) Estilo: death metal Fecha de lanzamiento: 18/02/2022