Inicio Críticas de Discos HERMANA FURIA – ‘Todo Mal’

HERMANA FURIA – ‘Todo Mal’

Tienen todos los ingredientes para ser una de las grandes sensaciones de nuestra escena.

Personalmente, no me termina de convencer la tendencia actual de lanzar singles a lo largo de un año para terminar editando un álbum. Llamadme chapado a la antigua, pero como oyente no acabo de verle la gracia a escuchar un disco del que ya conoces la mitad de los temas. Es como si te destripasen media película antes de empezar a verla.

Sin embargo, es obvio que hay a quienes les funciona y muy bien. Hermana Furia pueden dar cuenta de ello. Aunque su debut lleva grabado desde hace ya un par de años, no han tenido prisa alguna para esperar al momento adecuado mientras no iban soltando miguitas en forma de adelantos puntuales cada pocos meses. Todo Mal es el plato que por fin podemos degustar en su totalidad (o al menos para quienes se hagan con el vinilo, ya que aún no está disponible al completo en digital).

Observando el currículum de sus cuatro componentes, está claro que todas ellas van sobradas de tablas y experiencia. Lo que quizá no era tan previsible es que fueran capaces de sacarse de la manga una colección de canciones tan potente y fresca como la que presentan . Tomemos como punto de partida ‘Grita Con Furia’, que (valga la redundancia) es justo eso: un grito de guerra. Una intro de batería en tromba, riffs afilados y altas dosis de mala leche concentradas en poco más de dos minutos que entran como un tiro. «Prepárate para lo que te viene», nos avisa Nuria Furia. Pues sí, amigas. Agárrense fuerte que se vienen cositas.

‘Soy La Tormenta’ muestra unas influencias funk pasadas por el filtro de Rage Against The Machine. Ahí la base rítmica que empastan Pau C. Marcos y Tweety Capmany tiene mucho que decir, como también ocurre en la aparentemente divertida ‘Matar A Alguien’. Y digo aparentemente porque a pesar de su aire desenfadado no deja de ser una crítica directa y sin medias tintas al machismo por desgracia todavía imperante en nuestro día a día. Aún con todo eso, cuenta con uno de los estribillos más adictivos del álbum.

Su ideario queda también expuesto en otra de las piezas destacadas de Todo Mal como es ‘Salem’. Una power ballad al piano que es todo un canto al feminismo rematada con un solaco épico de Edu Molina. Hay que hacer una mención aparte de este señor, tanto por su curro en las labores de producción como a las seis cuerdas. Tanto si es disfrazándose de Jack White en ‘Locxs’ o en la bombástica ‘Dame Vida’, donde intercambia líneas vocales con Nuria en una letra abiertamente sexual, sus manos y su pedalera se convierten en una fábrica de riffs en constante ebullición.

Con ‘Pie Fuera’ consiguen resumir todas sus cualidades. Groove imparable, riffs aplastantes y una voz que pasa de la melodía a sacar los colmillos en cuestión de segundos adornada con un puente psicodélico que desemboca en un subidón final que es toda una invitación a liarla en el pogo. ‘Vidas De Cristal’ a través de unas cadencias a lo Black Sabbath que se van tornando más locas según avanza, también es seria candidata a reventarlo en los conciertos con otro cierre en el que se muestran completamente desatadas.

Por sacarles alguna pega, temas como ‘Espiral’ o ‘Noche En Vela’ pueden resultar algo reiterativas en cuanto a recursos, o que el tono bailable de ‘Estoy Aquí’ se desmarque un poco del resto de sus compañeras de clase. Pero no dejan de ser pequeños apuntes que no consiguen empañar un disco que les ha salido de todo menos mal.

Hermana Furia reúnen los ingredientes adecuados para seguir dando mucho de qué hablar en los próximos meses. Tienen el sonido, las estética, la actitud, las canciones y el directo para ser una de las grandes sensaciones de nuestra escena actual. Si es que no lo son ya.

GONZALO PUEBLA

Reseña
Hermana Furia
8
Artículo anteriorLa joya del día – ‘Sí’
Artículo siguienteIdles remezclan ‘Taking To Ourselves’ de Rise Against