Inicio Críticas de Discos HAYLEY WILLIAMS – ‘Flowers for Vases / descansos’

HAYLEY WILLIAMS – ‘Flowers for Vases / descansos’

Hayley se hace un Taylor Swift.

Sólo han pasado ocho meses desde que Hayley Williams publicara su primer disco en solitario, Petals For Armor, y hoy, que ha publicado el segundo. Pero sin aquella ocasión fue presentando el contenido de su debut mediante singles de avance y EP’s digitales, en ésta la cantante de Paramore lo ha hecho por sorpresa, al estilo de cuando Taylor Swift lanzó sin previo aviso su aclamado Folklore el pasado 24 de julio.

Y no es la única similitud. Al igual que Folklore, este extrañamente titulado Flowers for Vases / descansos también es un disco intimista, recogido, hogareño, y de raíz folk. Un trabajo creado durante el confinamiento surgido de la necesidad de sentirse en movimiento ante la imposibilidad de salir de gira. Pero si Swift contó con la ayuda de colaboradores de lujo como Aaron Dressner (The National), Jack Antonoff (Bleachers) y Bon Iver, Hayley se ha hecho una Juan Paloma -ella se lo guisa y ella se lo toma- haciéndose cargo de todos los instrumentos que suenan en el álbum y la producción.

Alejado del pop multicolor, polirrítmico y a ratos bizarro de Petals For Armor, aqui nos encontramos 14 canciones desnudas, en las que las interpretaciones vocales llevan casi todo el peso. Quizá por eso, Hayley lo ha calificado casi como una precuela de su debut.

Pero pese a los pocos elementos musicales con los que cuenta, el álbum no suena como un disco grabado precariamente en su dormitorio, o simples maquetas, sino que ofrece una cualidad inmersiva y suficientes arreglos de guitarra, teclados, y alguna base, como para que mantengan tu atención, pero no te distraigan de unas letras confesionales, en las que habla de su adolescencia (‘Inordinary’), las cicatrices de amores pasados (‘First Thing to Go’), o de las preciosas melodías de ‘Trigger’, ‘Over The Hills’ o ‘Wait On’.

Lo que resulta evidente, por si alguien tenía alguna duda, es que Hayley se está asentando como una creadora de canciones de altura y con muchas más posibilidades de las que podíamos imaginar cuando la veíamos lucir su pelo naranja en el vídeo de ‘Misery Business’. Bien por ella.

MARC LÓPEZ