Inicio Críticas de Discos HAKEN – ‘Virus’

HAKEN – ‘Virus’

Una lucha de luces y sombras que en su mayoría encaja a la perfección.

Una pregunta persigue a Haken desde 2013 cuando lanzaron The Mountain: ¿Quién es el rey cucaracha? Una de las canciones favoritas de los fans se convierte en el concepto detrás de su nuevo álbum Virus.

Se puede decir que, para bien o para mal, esta obra de los londineses es una montaña rusa. Por un lado te pueden presentar una canción como ‘Prosthetic’, la más pesada e intensa de su carrera a pesar de su coro meloso y pegadizo, para luego cambiar totalmente de dinámica en ‘Invasion’ y bajar el ritmo en favor de fortalecer la voz de Ross Jennings. ¿Voces emotivas luchando contra la destreza técnica? Una lucha de luces y sombras que en su mayoría encaja a la perfección. Al parecer han querido hacer destacar cada parte y hacerla brillar más en su preciso momento, como en ‘Carousel’, que con sus 10 minutos de duración se convierte en el lado más prog de Haken antes de que lleguen las canciones más convencionales.

Hay de todo: partes ambientales, un shredding de guitarra que te dejará mareado, partes duras que son atravesadas por rayos de luz vocales y todo lo que uno puede esperar de una banda que ha sido llamada a reemplazar a las viejas glorias.

Pero todo ello queda en segundo plano cuando llegan los 20 minutos de ‘The Messiah Complex’. Con diferentes movimientos se puede decir que es la obra de arte que llevaban buscando, y fusiona con éxito la agresividad de sus primeras lanzamientos con el tipo de música para videojuegos que parecían hacer después. Con cosas así, a uno hasta se le olvida esa horrible portada en amarillo.

JORGE FRETES