Inicio Críticas de Discos GREG PUCIATO – ‘Child Soldier: Creator Of God’

GREG PUCIATO – ‘Child Soldier: Creator Of God’

El hijo bastardo de Mike Patton y Trent Reznor.

Cualquiera que hubiera visto a Greg Puciato al frente de The Dillinger Escape Plan, estará de acuerdo conmigo en que era uno de los frontmen más salvajes que uno pudiera ver encima de un escenario. En una banda compuesta por virtuosos locos no era fácil destacar, pero él lo conseguía con su imponente presencia.

Lo que quizá no teníamos muy claro era cuál fue exactamente su aportación creativa. Si bien su entrada, a partir de su segundo álbum, Mean Machine (2004), les ayudó a incorporar algunos elementos más melódicos, no sabíamos qué había sido primero, si la gallina o el huevo. Pero ya con los dos discos que grabó con The Black Queen, y, en cierta manera, con el debut del supergrupo Killer Be Killed, nos dimos cuenta de que en el interior de ese cuerpo ultramusculado se escondía una personalidad bastante más compleja. Y Child Soldier: Creator Of God, su debut en solitario, viene a resolver todas las dudas.

En sus 15 canciones (yo hubiera quitado alguna como ‘Fireflies’ o recortado los 6 minutos ‘Do You Need Me To Remind You?’), Puciato cubre todo el espectro sonoro que pudiera haber entre el math metalcore de Dillinger y el electro pop de The Black Queen, e incluso un poquito más. Como si fuera el hijo bastardo de Mike Patton y Trent Reznor, incorpora elementos de rock industrial, metal, pop, trip hop, electrónica y hasta folk. El inicio con la delicadez acústica de ‘Heaven Of Stone’, donde suena como Elliott Smith, es realmente inesperado.

Su gran capacidad vocal le permite pasar del berrero ácido (‘Roach Hiss’) a la sedosidad sexy de (‘Temporary Object’) sin despeinarse. Pero lo que de verdad sorprende es que como compositor sea igual de versátil. De verdad que no me esperaba que Puciato pudiera escribir un tema como ‘Down When I’m Not’, que podrían haber firmado Black Rebel Motorcycle Club, o algo tan bonito como ‘You Know I Do’. Quienes presumen de ser artistas eclécticos, deberían escuchar un disco como éste.

DAVID GARCELL