Inicio Críticas de Discos FUNERAL MIST – ‘Deiform’

FUNERAL MIST – ‘Deiform’

Está fuera de los baremos, no hay cómo pararle.

Muy tranquilitos teníamos a Norma Evangelium Diaboli este año… Tampoco es que se dediquen a lanzar álbumes a destajo, pero que tuviéramos constancia de sólo un par de publicaciones en 2021 hacía pensar que, por estas fechas, habituales en ellos a la hora de editar, algún bombazo tenían previsto. Porque ya saben, en el caso del sello galo siempre se trata de excelsa crema…

Lo que no imaginábamos es que, casi de un día para otro, pondrían en circulación Deiform de Funeral Mist, la magnífica continuación de ese Hekatomb que fue mi obra favorita de 2018. Nada se sabía de su existencia hasta ahora, y fruto de una perversa maquinación, parece ideado para neutralizar cualquier top anual que ya haya visto la luz.

En Deiform, D Rostén, como aquí y ahora se hace llamar Mortuus de Marduk, demuestra una vez más no sólo ser un vocalista de tremenda imaginación y versatilidad, sino estar sobradamente capacitado para crear álbumes muy por encima de lo que actualmente edita la banda que le da de comer, que ya es decir.

La producción es totalmente Marduk, a todos y todas nos será familiar, pero una vez subrayado esto, pronto veremos que en esta contemplación de la naturaleza divina y la existencia mortal, el blacker sueco más bien apunta hacia lo primero.

‘Twilight Of The Flesh’ es el ritual inicial de su nuevo trabajo, y también la primera canción de las cuatro que alcanzarán, e incluso superarán, los 9 minutos de duración. Elevación espiritual, velocidad, riffs a toda leche de los que hielan la sangre. Qué bestia.

‘Apokalypticon’ nos muestra a un músico superdotado en un tema casi experimental, repleto de maldades a la guitarra realmente sorprendentes. A la velocidad de un meteoro, por si a estas alturas sigue haciendo falta remarcarlo; la misma que imprimirá a la feroz ‘In Here’. Llegados a este punto, piel de gallina. Indisimulable piel de gallina.

Este tío está fuera de los baremos, no hay cómo pararle.

Los chicos del coro te abren el corazón en ‘Children Of The Urn’, y vas a levantar el puño, ya lo creo que sí. La canción desgarra, y cómo no, llega la tromba. De tralla y desbordante creatividad. De black ortodoxo y novedoso al mismo tiempo, si es que eso se puede concebir.

Los cortes se empalman, ‘Hooks Of Hunger’ es el tormento más mayúsculo que hayas padecido en ves a saber cuánto, esta música maldita te ultrapasa, y ni siquiera necesitas llegar a un obús de otro planeta como ‘Into Ashes’ para elucubrar un imposible. Y es que, en su cuarto álbum, D Rostén ha igualado la perfección de Hekatomb, y eso sólo podría estar en manos de un auténtico genio.

PAU NAVARRA

Reseña
Funeral Mist
9
Artículo anteriorTurnstile actúan en el programa de Seth Meyers
Artículo siguienteLa joya del día – ‘Changes’