Si Jacob Bannon hiciera un disco de K-pop con mandolinas, igualmente le entrevistaríamos. El frontman de Converge es uno de los músicos más respetados en esta casa, así que si se junta con gente de The Red Chord, Job For A Cowboy o Uncle Acid para hacer death metal, somos todo oídos ante lo que tenga por contarnos sobre Umbra Vitae.

Umbra Vitae es la nueva criatura del siempre inquieto Jacob Bannon, que como nos confiesa durante nuestra conversación, siempre está componiendo. Cada día del año. Lo que ha acabado por llamarnos la atención es por quién se hace acompañar en esta aventura: ni más ni menos que miembros y exmiembros de The Red Chord, Twitching Tongues, Hatebreed, Uncle Acid o Job For A Cowboy como Mike McKenzie (guitarra, voz), Sean Martin (guitarra, voz), Greg Weeks (bajo) y Jon Rice (batería). La cosa promete, ¿verdad?

En Shadow Of Life (Deathwish Inc.), Umbra Vitae realizan un viaje de no retorno hacia el death metal, un personal y urgente ejercicio que también evidencia la indisimulable huella del punk y el hardcore de estos contrastados músicos, cuando no directamente grindcore. Es mi primera vez con el cantante de Converge y puedo comprobar todo lo que me imaginaba sobre él: es pausado y reflexivo, dejando la furia sólo para cuando se sube a un escenario. Lo sigue viviendo apasionadamente, contándolo todo con la sinceridad que cabría esperar de un artista como él. Cualquier cosa alejada de esto sí que nos habría roto los esquemas…

Para ponernos en contexto, Umbra Vitae empieza con tu otro proyecto Wear Your Wounds, ¿no?
JACOB BANNON “Sí, nació de mi voluntad y de la de los demás de tocar música pesada. Fuimos calentando y fuimos trabajando en estas canciones, con los chicos compartiendo ideas para mejorar el material de una forma que fuera divertida para nosotros a través de algo tan heavy y fresco. Tenía sustancia para ello, es algo que nunca he hecho, así había ido almacenando en mi cabeza ideas de este tipo de música. En el último par de años Mike McKenzie estuvo tocando y nos presentó un buen número de cosas heavies, pero nada que se pareciera realmente al material que suela componer para The Red Chord, que ha sido su banda principal durante mucho tiempo, y nos movimos hacia algo ajustado a nuestras raíces death metal, algo similar a eso. En el disco queríamos algo fuerte, súper simple, súper rápido. Así es como le llamaría a la música que hemos querido hacer”.

Sí, tenemos diez canciones en 26 minutos… El espíritu del punk y el hardcore nunca os abandona, ¿verdad? El álbum cuenta con cierta esencia grindcore también.
“Por supuesto, sí. Diría que, si trato de describir el álbum ante la gente, lo puedo hacer en uno, dos minutos de canción. Así que, sí, es algo que está en el disco, es algo muy directo y tradicional en el death metal. No creo que sea un cantante de death, estoy casi en esa parcela, pero he tratado de volver hacia ahí”.

Sí, en canciones como ‘Mantra Of Madness’, ‘Fear Is A Fossil’ o ‘Shadow Of Life’ ocurren muchas cosas, pero son despachadas en muy poco tiempo. La idea del grupo es ir al grano, directo a la esencia de cada tema sin distraerse en tonterías y adornos.
“Correcto, está hecho desde la pura posibilidad de realizar algo que sabemos que nos gusta como oyentes de música. Pretendemos tener una banda que capture eso, amamos el poder de los primeros días y discos, el poder de Obituary y cosas así. En muchas de estas ideas encuentras eso, pero también con la diferencia de su naturaleza en comparación con la típica identidad metal. No escribo canciones que, líricamente, deban cubrir necesariamente esos mismos temas, como ocurre en el death metal. Eso es lo que me ha desconectado del metal a través de los años. Cuando escucho música generalmente necesito un concepto lírico, no haré nada desde de la fantasía, no haré nada desde el gore, o algo así. Para mí la música es una conexión personal, me gustan las canciones con emociones personales, incluso sobre ideas originales. Creo que puede ser un valor chocante para un montón de metalheads, y opino que eso marca la diferencia en esta banda frente a otras cosas a las que se pueda parecer sónicamente, aunque no conectemos líricamente con eso como oyentes. Éste es el carácter distintivo que nos diferencia y representa a todos nosotros”.

Citándote, esta nueva banda “es oscuramente conflictiva” y tus propias luchas internas “están anidadas dentro de cada canción”. Comentas que tratas de ser mejor persona, pero leyendo las letras también puedo intuir una crítica feroz hacia nuestras sociedades y este sistema económico. Éstas también nos hablan de una pérdida total de esperanza.
“Sí, bueno, más que una pérdida total de esperanza, siento que es una mirada realista de los sucesos actuales. A veces tienes que mirar en el fondo de las cosas para obtener una perspectiva, ¿verdad? Pienso que muchas cosas que la gente produce no son veraces, pero yo opino que las cosas tienen que hablar de la realidad de estos tiempos. Desde que empecé ha habido una evolución como persona. Ese tipo de honestidad la veo más… es más probable que se dé en el punk y el hardcore, tienes la alternativa de ser libre más allá de la decoración de los metalheads, y ese aspecto creo que nos da frescura”.

Como bien decías, tu manera de cantar no es la típica del death, con todos esos guturales… No, es algo más ahogado, como una agonía. Quizás me recuerda a Tomas Lindberg de At The Gates o Disfear…
“Sí, Tomas y yo tenemos un tipo de voz muy similar. Una de las cosas divertidas de esto es que, hace unos años, recuerdo que cuando salió The Red In The Sky Is Ours de estos chicos decía ‘OK, este vocalista no suena como nadie más, pero lo hace de una forma similar a lo que yo puedo hacer’. Cuando llegas a controlar tu voz, ves que muchas cosas son posibles trabajando más o menos si eres el cantante en alguna banda. Así es como han salido muchas de las cosas que he hecho en Converge, ¿no? Me he movido así tanto al cantar como en las letras. En mi caso, en las bandas en las que he estado he tratado de tener una actitud punk, de capturar la energía del momento, y él suena de una forma más similar a lo que yo he hecho. Otra de las cosas interesantes aquí es que es algo un poco diferente a lo que puedes escuchar más allá del típico gutural, o voz destrozada, del death metal. La voz natural de Tomas suena más punk que death, para mí Tom suena más a Mille de Kreator que a otros chicos. Pero sí, es una inspiración, es un buen amigo mío y por supuesto, es un honor que se me compare con él de alguna forma, porque amo absolutamente todo su trabajo”.

Si no pudieras expresar todo lo que sientes con tus bandas, ¿qué crees que pasaría? Siempre has sido un cantante muy honesto, tú y tus grupos, así que no sé qué sería de ti sin la música…
“En este punto de mi vida, desde que tenía 13 años, y voy para 44, he estado activo en la música pesada de una forma complicada de describir. Bueno, desde los 12, 13 años, antes como fan de todo ello. Cuando escuché música pesada por primera vez conectó conmigo de una forma… que me habló para que me expresara de forma artística, tuve como una necesidad de expresión artística. Ha sido un progreso como persona, como grupo, de manera individual o como sea. Todo ha sido una evolución hacia hacer música y ser creativo. Es complicado decir qué habría sido de mi vida, pero sólo sé que ha sido un auténtico placer; las formas artísticas siempre son un placer, y lo es todo para mí. Es una parte positiva de mí poner una emoción compleja en el trabajo. Me siento afortunado de tener esta plataforma, de poder hacerlo de una forma sana, porque no es toda mi personalidad. Es parte de mi personalidad, por supuesto, pero no es definitivamente todo lo que soy. Creo que al haber podido trabajar con estas cosas… Considero que alguien que escucha música pesada es más complejo, pienso que una persona que escucha death metal o hardcore va más allá de las opiniones de like o dislike ante las experiencias vitales. Es más compleja. No sé qué sería de mí si no hiciera cosas creativas, lo hago todos los días. Hacer música, es la dinámica de un grupo y también un trabajo individual en la música embalar pedidos, trabajar en casa, estar al tanto de la atención al cliente del sello, donde tenemos un inteligente grupo de personas. Trato de ser flexible y honesto en el trabajo que hago, haciendo música, así que no lo sé. Sólo intento hacer algo bueno en el mundo”.

“En el disco queríamos algo fuerte, súper simple, súper rápido” JACOB BANNON

Llegados a este punto imagino que grabar con Kurt Ballou en God City Studios debe de ser como estar en casa, y publicar el álbum con Deathwish, igual de confortable. ¿Crees que has encontrado la fórmula perfecta para editar toda la música dura que quieras?
Mmm… No sé si la fórmula perfecta, porque creo que todo puede mejorar con el tiempo. Así que no diría que necesariamente sea perfecto, pero pienso que es bueno, es eficiente, y que eso es lo que buscaba cuando fundé el sello. Inicié la discográfica un par de años después de que Kurt abriera la segunda versión del estudio, empecé en el 2000, cuando buscaba empezar a practicar lo que había hecho en otros sellos de artes visuales, trabajo el diseño… Fue entonces cuando empecé a trabajar en discos de todas esas formas que antes no había hecho aún. Cada aspecto del diseño, haciendo la campaña de promo… Así que sólo empecé el sello por mí mismo, pretendiendo proveer esos servicios que muchos sellos no dan con todas esas complejidades existentes todo el tiempo, tratando de construir algo simple y eficiente. Pienso que lo hemos hecho. Siempre se puede ir a mejor, pero es divertido estar involucrado en todo eso y ya hemos sacado más de 200 discos. También hemos trabajado con otros sellos a modo de distribuidora con más de 600 títulos en el mundo… Sí, todavía siento que podemos conseguir más atención, seguramente sí, pero está guay tener ese tipo de lugar donde podemos existir, gustar, es útil ahora mismo. Es perfecto para crecer, pero trato de ir mejorando todo el tiempo. Estoy contento porque me permite hacer más música, mantenerme creativo y no tener que pararme en algún punto, pero pienso que la siguiente versión que puedas hacer siempre será mejor que la última, y en eso es en lo que trabajamos”.

Muchos fans se sorprenden cuando un músico asociado a un determinado estilo, como podrías ser tú con el hardcore o Mike y Greg con el death metal o el deathcore, realiza un disco con otros artistas o rollos con los que no se les relaciona. En realidad, los músicos tienden a ser mucho más abiertos que los fans musicalmente hablando, y conocéis a mucha gente de otros estilos en festivales, giras, en vuestros sellos o donde sea.
“Sí, primero debo decir que la gente es bastante compleja, estoy seguro que hay peña ahí fuera que necesita nombrar el tipo específico de música que escucha, pero yo no necesito eso en este punto de mi vida, en mis 40, cuando quiero descubrir, sé lo que quiero y amplío el ámbito todo el tiempo. Cuando tengo 40 quiero acceder a algo súper ruidoso, a bandas que te destruyan, Amebix, cosas súper oscuras e intensas desde muchos puntos de vista. Amo todo eso, es lo que siempre quiero escuchar, y cuando empiezo algo busco soltarme emocionalmente de una forma positiva. Pero cada tío del death metal que he conocido no es un oyente de puro death solamente, sabe que hay algo más ahí fuera, porque si no sería cansado todo el tiempo, estaría haciendo lo mismo todo el rato. Creo que de una forma natural queremos experimentar y encontrar músicos con los que compartimos facetas de nuestra vida, porque somos músicos y gente creativa”.

Sí, pero con personas involucradas en The Red Chord, Converge, Hatebreed, Job For A Cowboy, Twitching Tongues o Uncle Acid podría haber salido un disco muy raro y experimental, pero la verdad es que Shadow Of Life tiene consistencia, suena duro como una roca.
“Sí, sí, ése era nuestra deseo, porque no necesariamente debes poner cada estilo en un disco. Para nosotros hay muchos tipos de música y tenemos bandas en activo, pero eso es algo que esta banda tenía claro, fue algo intencional: ‘OK, abre aquí la agresión, abre aquí la capacidad técnica, y obtendremos algo distinto a lo que tenemos en otros grupos’. Porque tiene una voz distinta, un carácter diferente, y ésa fue nuestra intención. Un grupo que nos diera la oportunidad de hacer esto”.

Muchos proyectos con grandes miembros de otros grupos tienden a grabar un álbum y luego no vuelven a trabajar juntos nunca más. ¿Habéis hablado de darle continuidad a Umbra Vitae, crees que os convertiréis en una banda que gire y lance más obras?
“Sí, para ser claro, actualmente esto no es un proyecto, esto es una banda. Grabamos esto como un proyecto entre distintos chicos, pero ahora es más que eso, tocaremos más. Esto es mucho más una banda. Tendremos una existencia, tocaremos en directo, giraremos cuando volvamos a nuestra vida normal… Ésa es nuestra intención completamente. Es una nueva banda, con la que haremos otras cosas, girar, hacer más discos… todo lo que un grupo hace. También hay que decir que, como tenemos otros conjuntos, habrá complicaciones al hacer música o lo que sea, pero creo que todos nosotros querremos estar activos algunas veces. Grabar el disco obviamente nos ha dado la oportunidad de desarrollarnos más como grupo. Converge está de gira todo el tiempo, tocar es para lo que vivimos, es divertido, lo amo, queremos tocar más, pero somos una banda y para eso la hemos hecho”.

Hablando de Converge, The Dusk In Us ya tiene tres años… ¿Estáis componiendo nuevo material?
“Sí, tendríamos que estar grabando ya, pero bueno, que hicimos un EP tras The Dusk In Us llamado Beautiful Ruin, lo grabamos después… Pero tenemos material, tenemos ideas, pero en realidad supongo que deberíamos estar en el estudio ahora mismo grabando algo de material, pero ya sabes que no podemos en este momento… No podemos estar ahí todos juntos. Pero estamos siendo lo más productivos que podemos con el tiempo que tenemos, así que depende completamente de cómo de complicadas estén las cosas que ocurren… Pero tenemos muchas cosas ya, y eso es algo muy bueno para Converge”.

¿Y cuando piensas en Converge, de qué te sientes más orgulloso?
Mmm… Probablemente del hecho de haber conectado con la gente. Cuando tienes bandas, es algo realmente comprometido, por eso el conectar emocionalmente con la gente es algo por lo que me siento afortunado. Todos nosotros tratamos de estar involucrados en la música, y eso puede darse de muchas formas. Nos comunicamos con ahí fuera haciendo música, y el hecho de reunirnos haciendo algo que la gente encuentra especial, que la gente también lo encuentre así, es algo hermoso. Puedo decir que toda la música de la que he formado parte me ha dado un lugar, una voz, y ha podido hacer que la gente tenga un día mejor. Se lo puedo reconocer. En la vida, cuando me siento solo y quiero explorar, y otros lo sienten de la misma manera, es una conexión increíble”.

PAU NAVARRA

Artículo anteriorEl Resurrection Fest organiza un festival benéfico en streaming
Artículo siguienteWITCHCRAFT – ‘Black Metal’