Da gusto encontrarse con bandas que se expresen tan bien dentro y fuera de los escenarios, poseedoras de un discurso perfectamente articulado que se aleja de los aburridos tópicos. No esperábamos menos de Totengott, pues su fascinante música debía ir acompañada de explicaciones cultas y a la altura.

Siempre de la mano de Xtreem Music, Totengott sorprendieron primero con su debut, Doppelgänger, y ahora con The Abyss, un segundo trabajo que amplía todo lo bueno que ofreció su ópera prima. Con el hielo roto dos años antes, ahora son más las orejas que se han acercado al negro arte de los asturianos, quienes a través de únicamente cuatro cortes son capaces de sumergirnos completamente en su particularísimo metal extremo que tanto bebe de Celtic Frost como de otros sonidos cercanos a la dark wave o el ambient.

Aquí hay mucha tela por cortar y con el trío al completo nos ponemos rápidamente a ello… Pero como veréis, el grupo no escatima en detalles a la hora de responder a nuestras preguntas, algo cada vez más escaso en la era de los clones musicales, las ridículas batallas de likes y las propuestas asépticas.

Puesto que al inicio fuisteis un grupo tributo a Celtic Frost, imagino que no os molesta que os identifiquen tanto con ellos, o puede que incluso lo busquéis por ser la banda que más os ha influenciado. ¿Es realmente así o pensáis que se exagera con el tema?
NACHO VOID “Totengott comenzó en 2014 como una banda de versiones de Celtic Frost, algo que en su momento nos planteamos de forma desenfadada, sin mayores expectativas y por pura diversión. Los tres somos seguidores de la labor de Tom G. Warrior, desde Hellhammer hasta Triptykon, por lo que hacer un grupo de versiones de Celtic Frost, pasadas por nuestro propio tamiz, fue una forma de rendir homenaje a una de las bandas que siempre hemos considerado más influyentes y, a la vez, más infravaloradas en el panorama del metal, especialmente en todo lo relativo a varios de los géneros que pueden agruparse dentro de lo que hoy en día se viene a llamar ‘metal extremo’. Además, esa época sirvió para conocernos como músicos y pudimos comprobar la buena química existente entre los tres miembros del grupo en cuanto a criterios musicales, compenetración e ideas, por lo que la evolución lógica fue la de empezar a trabajar en nuestros propios temas, en los cuales, además de esa influencia primigenia de Celtic Frost, se pueden escuchar muchos otros matices provenientes de otros grupos y estilos de música. Es cierto que, por nuestros orígenes, a veces la gente puede tener cierta predisposición a decir identificarnos como una banda influenciada por Celtic Frost; no es algo que nos moleste para nada, al contrario, pero hay mucho más recorrido en nuestra música. Los tres miembros del grupo hemos bebido de diversas fuentes y contamos con una paleta de influencias musicales bastante amplia, por lo que, al ser muy inquietos artísticamente hablando, se nota tanto a la hora de elaborar canciones como de interpretarlas en directo. En ese sentido, no nos cerramos a experimentar y probar cosas nuevas ni pretendemos sonar de forma deliberada como tal o cual formación. Al final, es posible que la principal influencia, por llamarla de alguna manera, que permanece de nuestro pasado como grupo de versiones de Celtic Frost es el enfoque hasta cierto punto entrópico que Tom Warrior tiene de la música, desde el punto de vista de que las cosas no sean forzadas y que evolucionen de forma natural”.

Ya que estamos, ¿qué os parecen las bandas tributo y el fenómeno que las envuelve? Suelen ser denostadas por los músicos con material propio, pero como vosotros habéis estado en ambas orillas, es interesante vuestro punto de vista…
CHOU SAAVEDRA “Pienso que las bandas tributo son diversión para los músicos. En el caso de Totengott, no nos planteamos ser una banda tributo tal y como se ven muchas hoy en día. Nosotros simplemente tocábamos canciones de Celtic Frost, pero no llevábamos una imagen similar ni escenografía de Celtic Frost. Pienso también que la ‘polémica’ que hay con las bandas tributo viene dada porque muchas veces, o la mayor parte de las veces, obtienen más atención que bandas que hacen su propia música. Si están ahí a un nivel de formar parte de festivales o eventos de gran calado es porque la gente responde a ellas, si no, seguiría siendo algo para tocar en el bar de la esquina por pura afición y diversión, tal y como fue siempre”.

Ya para terminar con este tema, ¿qué os ha dado Celtic Frost y las demás aventuras musicales de Warrior para sentir tamaña atracción hacia su obra?
NACHO “Es evidente que a cada miembro del grupo Tom Warrior y su obra nos habrán influido de una manera distinta, y que a nosotros, como ya hemos comentado, nos sirvió como nexo de unión para conocernos musicalmente y comprobar la afinidad existente como músicos. Una de las cosas que sin duda los tres admiramos de Tom Warrior es la forma, hasta cierto punto minimalista, que no sencilla, y a la vez creativa e innovadora, que tiene de afrontar la música, ese enfoque ‘entrópico’ del que hablábamos antes. No es el músico con más técnica del mundo, pero tiene un talento desorbitado para crear grandes canciones superponiendo ingredientes básicos. Desde sus primeros trabajos ha ido siempre evolucionando e incorporando nuevos elementos a su música, pero da la impresión de que lo hace siempre de una manera muy natural, que en lugar de comprimir las ideas y cargar su música de elementos innecesarios deja que su creatividad explote y se expanda en todas las direcciones, siempre a base de mínimos que, unidos y en conjunto, acaban por engendrar grandes y colosales obras maestras. Por ejemplo, los riffs de una canción como ‘Synagoga Satanae’ están al alcance de cualquiera a la hora de interpretarlos, pero crear una obra de tal calibre, con ese grado de oscuridad, morbidez, insania y potencia, no es algo para lo que esté capacitado todo el mundo. Por algo es uno de los músicos más innovadores e influyentes del panorama metálico”.

De la misma forma que el universo Tom G. Warrior siempre aparece en cualquier mención a Totengott, como decíais, hay otras influencias que casi nunca salen a la palestra. ¿Qué bandas creéis que también explican vuestro sonido y que nunca nadie nombra?
JOSE MORA “La verdad es que aunque las influencias más evidentes al oído son las que son, Totengott bebemos de muchas fuentes muy distintas, somos oyentes muy eclécticos que lo mismo disfrutamos del metal extremo más insano que de rock psicodélico, ambient, electrónica o música clásica. Nosotros creemos que hay cosas de Voivod, de los primeros Pink Floyd, de Conan o de Krzysztof Penderecki en nuestra música, pero afinando el oído salen influencias y referencias que, de manera consciente o inconsciente, apuntan a géneros y bandas muy distintas”.

Todo lo bueno de vuestro debut en largo parece amplificado en The Abyss, ¿estáis de acuerdo? ¿En qué creéis que mejora el nuevo álbum al anterior?
CHOU “Creemos que The Abyss puede llegar a ser superior a Doppelgänger a nivel compositivo. Es un álbum que partiendo de la base del anterior, desarrolla de manera más amplia sus conceptos y los lleva un paso más allá. Muchas cosas de The Abyss fueron creadas a la par que nuestro primer disco y otras fueron desarrolladas pensando en lo que habíamos hecho anteriormente, lo cual nos dio pie a llevar más lejos nuestro sonido y estamos muy orgullosos del resultado”.

¿De qué trata vuestro segundo trabajo? Las primeras dos canciones van unidas, y la última directamente comunica con el primer disco… Estoy seguro que hay algo enigmático o metafísico detrás.
JOSE MORA “Aunque The Abyss no es un álbum intencionalmente conceptual, es cierto que una vez acabado nos hemos dado cuenta de que tiene un feeling y un nexo común durante todo el disco que hace que casi lo entendamos como un todo, más que como cuatro canciones sueltas sin más. En todas ellas se aborda directamente o indirectamente el concepto del abismo como ese lugar interior en el que uno puede asomarse y convertirse en una persona distinta al plantar cara a sentimientos y emociones extremas: el amor, el odio, la vida, la muerte… el concepto de la dualidad es básico en todas las canciones que forman The Abyss, musical y líricamente”.

Tenéis una forma muy mística de armar vuestras canciones, con fragmentos ambientales que muchas veces escapan al metal, casi del palo étnico o dark wave. ¿Cuál es el origen de estas composiciones más etéreas? ¿Es algo que ya contempláis cuando alguien saca un riff de guitarra, que surge casi al mismo tiempo, o por el contrario son añadidos que creáis después?
CHOU “Nosotros simplemente hacemos música oscura o sombría y no nos planteamos poner muchos límites en cuanto a la experimentación con distintos sonidos o, más bien, partes que introducir en un tema. Hay mucha música oscura más allá del metal y es fácil encontrar influencias en nosotros de estilos como el rock gótico, dark wave, cold wave e incluso ambient. Nuestras canciones, normalmente, son una idea o un sentimiento de oscuridad que sale al exterior. Nuestra base es metal, pero nuestra música es mucho más que simplemente tocar riffs y cantar. En mi caso, no me pongo a componer armando riffs de guitarra. Las ideas me vienen a la cabeza prácticamente como un todo y las plasmo en demos. En el caso de temas como ‘Doppelgänger II, The Abyss’, la mayor parte de él fue compuesto partiendo de la orquestación. Es una especie de visión, como una especie de ‘sentido extra’… está en la cabeza primero y luego lo intento sacar al exterior a través de la música. No tengo muchas reglas para eso, simplemente intento expresar o comunicar esa idea o sentimiento y me dejo llevar a cualquier terreno que crea conveniente. Es difícil de describir, pero para mí funciona más o menos así. Para mí es tan importante una parte ambiental como un estribillo o un riff, todo forma parte de la visión. Al desarrollar los temas en el local, muchas veces ya tenemos las partes más ambientales hechas o pensadas de antemano antes que otras partes de la canción. Otras veces se añaden como una parte más, igual que se añadiría un solo de guitarra, una línea de bajo o unos redobles de batería”.

“Hay mucha música oscura más allá del metal y es fácil encontrar influencias en nosotros de estilos como el rock gótico, dark wave, cold wave e incluso ambient” Chou Saavedra

A mí me ha dejado turulato el poderío en los riffs, lo potentes que suenan esas guitarras y bajo, que casi te hacen caer de culo en los fraseos más secos. ¿Cuál ha sido el secreto de esta grabación?
CHOU “Una de las cosas que tuvimos claras para The Abyss desde el primer momento fue el intentar ser más agresivos y pesados que en nuestro anterior disco. Simplemente le dimos una vuelta más al sonido para lograrlo. Una de las cosas que hicimos diferente respecto a Doppelgänger fue grabar cuatro guitarras para todas las partes rítmicas. En cuanto a la producción y mezcla, quisimos no matar mucho los graves. Nos gustaba la idea de que las guitarras mezcladas con el bajo retumbasen como lo hacen discos clásicos de bandas como Metallica u Overkill y que tuviesen más dinámica. Pensamos que, para lograr un sonido más agresivo, no teníamos que limpiar mucho la parte más grave de guitarras y bajos ni sobrecomprimirlos y darles tanto volumen y claridad. Además, de esta manera, se refleja mejor el sonido real del grupo en directo o en el local de ensayo. Eso nos dio ciertos problemas con el nivel de graves de la batería, pero al final logramos un equilibrio y una atmósfera adecuada para las canciones y la idea que teníamos, aparte de reflejar mejor el auténtico sonido de la banda”.

De las colaboraciones tampoco nos podemos quejar, ¿eh?
NACHO “La verdad es que no, y hemos quedado muy contentos y orgullosos de todas ellas. Por un lado tenemos a la cantante macedonia Marija Krstevska, del grupo Drioma. Aprovechando su estancia en España, la invitamos a una de las sesiones de grabación en el estudio y le planteamos la posibilidad de colaborar en varias voces con nosotros, a lo cual accedió encantada, de modo que acabó interpretando los coros de ‘Sic Transit Gloria Mundi’, aumentando de forma exponencial el tinte épico de la canción, y la melodía vocal final del tema ‘The Abyss’, improvisada por ella, y que nos pareció un cierre excepcional para el álbum. Otra colaboración que tenemos es la voz de Balc, de Balmog, Ovakner y varios proyectos más. Es un músico al que apreciamos mucho, que siempre se ha interesado en nosotros y que nos ha ayudado mucho, además de ser un ejemplo a seguir en lo que se refiere a dedicación y presencia en la música extrema de este país y del extranjero. Le ofrecimos colaborar con las voces principales del tema ‘Sic Transit Gloria Mundi’, de modo que le enviamos una demo e hizo varias tomas con varias opciones distintas de las que salió la mezcla final. En este caso fue una colaboración a distancia, al igual que la de Kam Lee (de Death, Massacre, The Grotesquery, Nattravnen, entre otras grandes formaciones –ndr.), cuya participación en The Abyss se forjó de forma bastante curiosa. Cuando salió nuestro primer álbum, Doppelgänger, tras encargarnos una copia del mismo y escucharla, hizo una actualización en su Facebook que decía “I have a new favourite band”, con un enlace a una canción del disco. La verdad es que es difícil de explicar lo que se siente cuando un pionero con el historial de Kam Lee se declara abiertamente seguidor de tu trabajo, además del subidón que da saber que hay músicos consagrados que dedican su tiempo a investigar y conocer nuevos grupos. Así pues, nos dejó ver que estaba interesado en nosotros, y cuando empezamos las sesiones de grabación de The Abyss, le ofrecimos una colaboración que aceptó de muy buen grado. Le enviamos una demo de la parte de ‘The Spell’ en la que tenía que incluir sus voces y poco después nos pasó una grabación suya con una sola toma que nos pareció fantástica para la canción, dándole ese toque afilado y growl que funciona perfectamente como contrapunto al puente atmosférico que precede a su intervención”.

No veas… Ardua tarea también es situaros en algún estilo concreto. Imagino que no importa, ¿verdad? Dark metal, thrash oscuro, doom de lo más particular…
JOSE MORA “No nos importa, aunque sabemos que es importante poner algún tipo de etiqueta para que la gente sepa a qué se enfrenta o qué esperar antes de abordar la escucha. Sin embargo, no creemos mucho en estilos. Intentamos hacer música lúgubre, oscura, pesada y angustiosa, sin ceñirnos a unos estándares o pensando encajarla en death metal, doom metal, black metal o lo que sea. Que cada cual escuche y saque sus conclusiones. Creemos que esa apertura mental y ese afán de desmarcarse de estilos y escenas es una de nuestras grandes virtudes, a decir verdad”.

Tenéis ya una buena colección de fechas para presentar The Abyss, y todas muy interesantes… ¿Lo resumís un poco para que la peña esté al tanto?
JOSE MORA “Tenemos unos cuantos conciertos ya confirmados de cara a presentar The Abyss, sobre todo para septiembre y octubre. El 6 de septiembre estaremos en León, y al día siguiente en Zaragoza como parte del Warm Up del Iberian Warriors Metal Fest. 20 y 21 de septiembre estaremos en Pamplona y Barcelona, especialmente el de Barcelona es un concierto al que le tenemos muchas ganas al ser nuestra primera fecha en Catalunya y tratarse de la presentación del nuevo disco de nuestros colegas Graveyard. En octubre estaremos en Galicia, en Vigo y A Coruña, en Portugalete junto a Inter Arma, Helevorn y Keziah el 11, mientras que al día siguiente estaremos en la Mogambo de Donosti. También estamos perfilando unas fechas más allá de los Pirineos para ese mes, de cara a culminarlo con el concierto oficial de presentación del disco, que será en Oviedo, en nuestra segunda casa, la Lata de Zinc, el 26 de octubre junto a Cathexia. Estamos trabajando en más cosas que se irán anunciando debidamente, pero no nos están faltando sitios donde presentar el disco, lo cual es genial”.

Hasta hace unos pocos años la asistencia a los conciertos en Asturies estaba muy bien, pero últimamente la cosa ha decaído bastante… ¿Cómo veis vosotros vuestra zona? Bandazas siempre ha habido, la verdad…
NACHO “Musicalmente la escena asturiana, en cuanto a grupos, calidad y cantidad, está pasando por un magnífico momento. Hay bandas que tienen mucho que aportar y que en muchos casos no tienen que envidiar nada a las bandas de fuera, salvo el reconocimiento y la valoración por parte de algunos promotores, instituciones y medios de comunicación generalistas, y el hecho de no disponer de circuitos estables donde tocar su música en directo. Es un poco cuestión de sustrato cultural, es algo que está ahí y que tardará aún mucho tiempo en ir cambiando. Por ejemplo, en Suecia, Entombed figuran en el Hall of Fame oficial de la música de ese país junto a grupos como Abba o Roxette. Algo análogo aquí es impensable. Por otro lado, pese a la proliferación de grupos, es cierto que en lo que se refiere al metal más extremo, el número de ellos en Asturias no es aún muy amplio, ya que la gente a la hora de empezar nuevos proyectos se sigue decantando más por otros estilos de rock y metal, pero también hay que decir que, en general, los pocos grupos asturianos que practicamos ese tipo de géneros vamos viendo reconocido poco a poco nuestro trabajo. En cuanto al tema de la asistencia a los conciertos, especialmente en los conciertos en sala, pues supongo que en Asturias estamos pasando más o menos por la misma situación que el resto del país. En general, la gente, por las razones que sea, cada vez somos más reacios a acudir a ese tipo de conciertos y desde hace años nos da por hacer maratones de música en forma de festival, con el peligro que tiene olvidar las salas, que al final son las canteras donde se forja la materia prima de la música”.

PAU NAVARRA