The Toasters y Buster Shuffle han unido fuerzas en una gira bautizada como Double Barrel Ska Tour que a partir de este jueves recorrerá la Península de punta a punta. Dos generaciones distintas unidas por su  amor por la música ska.

Si bien Jamaica fue la cuna del ska a finales de los 50, si su onda expansiva ha llegado hasta nuestros días fue gracias a la adopción que hicieron las bandas inglesas en los 70 y las de Estados Unidos de los 80 en adelante. Aunque a lo largo de las décadas, el estilo ha pasado por momentos de más y de menos popularidad, nunca han faltado músicos que han sentido su llamada.

Es lo que les ocurrió a Rob Hingley y a Jet Baker con 30 años de diferencia. El primero fundó The Toasters en Nueva York casi por accidente, mientras que el segundo lo hizo en Londres con Buster Shuffle cuando, más allá de las bandas veteranas, nadie parecía interesado en mantener vivo ese legado.

Pese a sus diferencias, ambas bandas encajan perfectamente, y tienen en común su amor por vivir en la carretera, como lo demuestra el intenso calendario de conciertos que tienen por delante: estarán el 14 de abril en Bilbao (Kafe Antzokia), el 15 en Zaragoza (Rock & Blues), el 16 en Tarragona (Sala Zero), el 17 en Granada (Planta Baja), el 18 en Murcia (Garaje Beat Club), el 19 en Valencia (16 Toneladas), y el 20 en Madrid (Gruta 77). Por si no fuera suficiente, The Toasters también estarán el 21 en Huesca (Sala Edén), el 22 en Logroño (Sala Stereo), el 23 en Barcelona (Razzmatazz) abriendo para Skatalà, y el 24 en La Bisbal d’Empordà (L’Alternativa). Encontrarás las entradas en este enlace.

Unos días antes del inicio del Double Barrel Ska Tour tuvimos la oportunidad de hace run Zoom a tres bandas para comentar la jugada con Rob y Jet.

¿Cómo surgió la idea de hacer esta gira conjunta y qué esperáis?
JET BAKER «Hará como cuatro años, dimos un par de conciertos con The Toasters en Bélgica y fueron muy bien. Obviamente The Toasters son una banda legendaria y para nosotros es una gran oportunidad. Son una gran banda y grandes tipos, así que cuando nos ofrecieron hacer una gira por España con ellos, aceptamos al momento porque además nuestro nuevo disco, Go Steady, iba a salir poco antes de esas fechas, así que era perfecto para presentarlo».
ROB HINGLEY «Sí, será una gran gira. Y además España es el país donde mejor se come de Europa».

Jet, ¿han sido The Toasters una influencia para Buster Shuffle?
JET «Sí, claro. Nuestras principales influencias vienen de la primera ola del ska, pero también estamos influenciados por bandas de Estados Unidos, y The Toasters es una de ellas».
ROB «¿En qué año empezasteis la banda?».
JET «Sacamos nuestro primer disco hace diez años, pero ya llevábamos cuatro tocando en Londres sin que nadie nos conociera. Autoeditamos nuestro debut, pero llamó bastante la atención y nos empezaron a invitar a tocar en Europa. Para nosotros tocar con vosotros en Bélgica fue muy importante».
ROB «Recuerdo que tuvisteis que conducir como 15 horas, o una locura así».
JET «Sí, y además con una furgoneta muy vieja. Recuerdo que cuando llegamos a la sala nos dijiste, ‘¿Cómo habéis llegado hasta aquí con esa mierda?’ (Risas) Y luego en el escenario dijiste, ‘No compréis merch de The Toasters, comprad merch de Buster Shuffle porque necesitan comprar una furgo nueva’ (risas)«.
ROB «¿Qué pasó con ella?».
JET «Nos dijo tirado tantas veces que insistí en comprar una nueva. Me harté y un día compramos una con nuestras tres tarjetas de crédito (risas)«.

«Hay muchos chavales adolescentes o en sus 20 que están descubriendo el ska y formando grupos. Creo que The Interrupters han tenido mucho que ver» JET BAKER

¿Es tener una buen furgo la mejor inversión para una banda? ¿Más que gastarse mucho dinero en una grabación?
ROB «Lo más importante es tocar en directo, más que grabar discos. Lo vi claro a partir de 1998 cuando Napster se cargó la industria. Así que tener una buena furgo es imprescindible. La más loco es que ahora queremos comprar una, y nos han dicho que hasta junio no estará disponible por problemas en la cadena de producción. ¿Cómo de mal está el mundo como para que no puedas comprar un vehículo en Estados Unidos al momento? (Risas)«.

Rob, aunque The Toasters es conocida como una banda de Nueva York, tú eres inglés. ¿Tu amor por el ska y el reggae viene por haberte criado en Inglaterra?
ROB «Por supuesto. Mi padre estaba en el ejército, y hasta los nueve años vivimos en Nairobi, Kenia. Cuando llegamos a Inglaterra, la primera música que escuché, aparte de los Beatles y los Stones, fue el single ‘My Boy Lollipop’ de Millie Small. Lo compré en 1964 y todavía lo tengo. Ahí nació mi amor por el ska».

¿Y cómo pasaste de ser un fan a querer tocar en una banda?
ROB «La verdad es que nunca me propuse ser músico. Pasó por accidente. Yo trabajaba en la tienda de cómics Fobidden Planet de Londres en 1979, y en 1980 me mandaron a la tienda que había abierto en Nueva York, porque tenían algunos problemas. Cuando vi claro que me iba a quedar más de los seis meses que me habían dicho, decidí empezar un grupo simplemente por tener algo que hacer por las noches. No fue fácil porque tuve que enseñar a músicos de rock a tocar el ritmo ska. Nadie ahí sabía lo que era el ska. Pero la cosa cuajó y empezamos una residencia en el CBGB. Tocábamos una vez al mes y a partir de ahí todo fue creciendo, pero costó. Cuando movimos nuestra primera demo en 1982, ningún sello quiso ficharnos. Decían que hacíamos música de circo, así que decidimos hacerlo de manera independiente. Pero creo que si hubiéramos fichado por una multi, no existiríamos».

Joe Jackson os produjo tres discos. ¿Cómo llegasteis a él?
ROB «Le conocí porque era cliente de Forbidden Planet. Era coleccionista de unos cómics de ciencia ficción muy específicos, y yo era el encargado de buscárselos, y alguna vez había salido a tomar unas cervezas con él y sus amigos. El caso es que se mudó a Nueva York al mismo tiempo que yo, y un día entró en la tienda, me vio ahí y alucinó, en plan ¿Qué estas haciendo en Nueva York?’ (Risas). Así que volvimos a conectar y acabó produciéndonos en 1985″.
JET «No tenía ni idea. Mola mucho esa historia».
ROB «En 1985 era más fácil porque había una industria para los músicos independientes. Ahora no existe. Lo primero que hicimos con él fue un EP de cuatro temas, y lo fabricamos nosotros mismos. Pero no tenía ni idea de cuántos tenía que hacer ¿3.000? ¿5.000? ¿10.000? Al final hice 5.000, pero los pedidos iniciales de la distribuidora no fueron demasiado buenos, y tenía todas esas cajas en casa, así que decidí apilarlas y poner el colchón encima (risas). Así que dormía sobre mis discos. Pero poco a poco se fueron vendiendo, y al final el colchón acabó en el suelo. Por eso digo que nuestro primer disco fue literalmente un sleeper (risas)«.

Rob, ¿crees que de no haber ido a Nueva York The Toasters no habrían existido?
ROB «Probablemente no. En Londres toqué con algún grupo, pero no era nada serio. Seguramente seguiría trabajando en Forbidden Planet vendiendo cómics».

Es curioso que cuando te mudaste a Nueva York el ska no fuera nada popular, y que cuando Buster Shuffle empezaron 30 años después tampoco lo fuera en Londres. Significa que realmente tocabais este estilo por amor, no pensando en términos comerciales.
ROB «Bueno, las modas vienen y van. La gente habla de esta teoría de las olas del ska, pero yo no estoy demasiado de acuerdo. Para mí todo es la misma ola. Aunque no sea popular, sigue ahí en el underground, y de vez en cuando todo lo que ha estado fermentando sale a la superficie como Buster Shuffle, y la gente vuelve a interesarse. Para mí no hay un revival del ska, porque nunca ha muerto. Por eso cada diez años, vuelve a llamar la atención. Ahora mismo estamos en un momento ascendente con The Interrupters o Big D And The Kids Table, que es una banda grande en Estados Unidos. Es un estilo interesante porque permite que cada banda le ponga su propio sello. Estoy muy interesado en lo que está por venir».
JET «Sí, estoy de acuerdo con Rob. Cuando empezamos no había una escena ska y quizá por eso cuando sacamos nuestro primer disco llamó la atención. Yo tocaba rock’n’roll en los pubs, y el día que decidí dejar de cantar con un acento americano chungo, y empecé a cantar con acento inglés, empezamos a encontrar nuestro camino. No somos puristas del ska, tenemos algo de rock’n’roll, y también algo de indie en plan Blur o Supergrass. Pero en los últimos diez años han ido saliendo más bandas en Londres y ahora hay una explosión. Hay muchos chavales adolescentes o en sus 20 que están descubriendo el ska y formando grupos. Creo que The Interrupters han tenido mucho que ver».
ROB «Para mí es genial porque significa que podré seguir tocando diez años más. He pasado de ser un joven que iba a ver a músicos viejos, a ser el viejo al que vienen a ver los jóvenes (risas). Pero la verdad es que nos ha costado mucho establecernos en Reino Unido. Ahora tenemos unas cuantas fechas con Less Than Jake y es una gran oportunidad, pero hemos alternado giras que han ido bien con otras que no tanto».
JET «Es que Reino Unido se mueve mucho por modas, y las cosas pasan muy rápido. De hecho, a nosotros nos hicieron antes caso en Alemania que en casa. Y nos ofrecieron un contrato con un subsello de EMI en Alemania, como si fuéramos una banda alemana. Creo que en Europa los fans son más fieles».
ROB «En Estados Unidos creo que también. La escena se ha mantenido y en gran parte creo que es gracias a The Mighty Mighty Bosstones y No Doubt. No Doubt eciben muchas críticas, pero para mí eran un buen grupo. Se necesitan grupos potentes para que se mantenga la escena, así que Jet ahora os toca a vosotros».

Era una de las cosas que os quería preguntar. ¿Por qué no ha habido una banda de ska en Inglaterra realmente grande desde hace 40 años?
ROB «Yo creo que es porque las bandas de 2 Tone siguen siendo muy populares, y es difícil crecer en su sombra. Todavía tienes tocando a los Specials, a The Beat, a Selecter, a Bad Manners, a Madness, así que no hay sitio para mucho más».
JET «Sí, todos esos grupos siguen girando cada año, así que la gente prefiere verlos a ellos que a un grupo que no conoce. A nosotros nos ha costado diez años».
ROB «También creo que han cerrado muchos pubs, y no hay demasiados locales donde puedan tocar los grupos».
JET «Sí, así es».

Cuando componéis algo nuevo, ¿hasta que puntos os sentís parte de una tradición o simplemente hacéis lo que os gusta?
ROB «Bueno, yo hace tiempo que no compongo nada, simplemente porque no le veo una rentabilidad. Mi modelo de negocio es sacar un 7» de vez en cuando y salir de gira. Y a fin de cuentas, si no toco nuestros greatest hits, la gente se cabrea. Cuando eres un grupo establecido, la gente no quiere escuchar nada nuevo. Pero me siento agradecido por llevar ya 40 años haciendo esto».
JET «Ése es el sueño, poder vivir de la música».
ROB «Es muy difícil establecerse, pero la más duro es mantenerse. He visto muchos grupos tener ascensos meteóricos, pero luego desaparecen. Tienes que estar preparado mental y físicamente para estar mucho en la carretera. No todo el mundo es capaz».
JET «Sí, muchas veces nos miramos con el batería, que es el otro miembro original, en plan ‘No podemos más, vamos a dejarlo’. Pero entonces tienes dos o tres conciertos buenos, y no deseas hacer otra cosa. Es una montaña rusa».
ROB «Tienes toda la razón. A veces yo también me cuestiono lo que hago. En el grupo tenemos el mantra ‘El rock and roll es genial’ que repetimos cada vez que se nos estropea la furgo o solo hemos podido dormir dos horas (risas)«.

Rob, ¿y por qué sigues?
ROB «En parte porque estoy loco y en parte porque me gusta. No me veo haciendo otra cosa. ¿Quién va a contratar a un tipo de 67 años?».

Podrías jubilarte…
ROB «¡Nooo! Eso no es vida. Quizá en cinco años me lo plantee. Ser músico es una vida extraña, pero me gusta. Ya por el trabajo de mi padre, desde niño me acostumbré a estar en movimiento, y no he parado. Tengo muchas ganas de volver a la carretera. Para mí todo lo del COVID ha sido muy complicado. Por suerte, ahora tenemos mucho trabajo. Vamos a estar en Europa un par de meses, tenemos como 60 conciertos».

Nos queda un minuto. ¿Por qué la gente debería ir a veros en esta gira?
ROB «El principal motivo es que la gente ha estado dos años encerrada en casa, así que creo que todos tenemos hambre de volver a estar juntos. Y nuestra música te hará bailar y saltar como si no hubiera mañana».
JET «Sí, todos tenemos ganas de pasarlo bien. Para mí poder tocar y conocer gente es lo más gratificante de este trabajo».
ROB «Jet, cuando estemos en Valencia te llevaré a comer una buena paella. Conozco al tipo adecuado (risas)«.

JORDI MEYA

Artículo anteriorCrónica – The Whiffs (Barcelona)
Artículo siguienteCrisix lanzan el vídeo de ‘Macarena Mosh’