Todos sabemos que rara vez los supergrupos cumplen con las expectativas que generan de antemano… Pero The Damned Things fueron la excepción y, nueve años más tarde, vuelven para seguir confirmándolo. Eso sí, con algunos cambios…

Si un día alguien nos hubiera dicho que miembros de Anthrax, Fall Out Boy y Every Time I Die habían grabado un disco juntos, posiblemente le hubiéramos acusado de querer tomarnos el pelo. Pero justo es lo que ocurrió en 2010 cuando The Damned Things saltaron a la palestra con Ironiclast, un debut en el que las piezas del puzle encajaban a la perfección para entregarnos un artefacto de hard rock bastante notable. La superbanda incluso llegó a visitarnos al año siguiente, aunque sin Scott Ian, por baja paternal. Ahí quedó todo, y aunque de vez en cuando alguno de sus componentes expresaba en una entrevista su deseo de volver a hacer algo juntos, nunca se concretaba nada. Pero cuando ya todos nos habíamos olvidado de The Damned Things, hace unas semanas se confirmaba su regreso con un segundo disco, High Crimes (Nuclear Blast), para el 26 de abril.

Con el anuncio también llegaba la nueva composición del grupo. Fuera han quedado Rob Caggiano (totalmente volcado en Volbeat) y el bajista Josh Newton. Sustituyendo a éste ha entrado Dan Andriano de Alkaline Trio, un nombre con el pedigrí suficiente para acompañar a Keith Buckley (voz), Scott Ian (guitarra), Andy Hurley (batería) y Joe Trohman (guitarra). Éste último encontró un rato en su apretada agenda para respondernos unas pocas preguntas.

¿Cómo recuerdas ahora vuestro debut y la gira que hicisteis?
JOE TROHMAN “Estoy inmensamente orgulloso de ese disco. Para ser un debut, creo que hicimos un muy buen trabajo. La gira que hicimos fue muy divertida, sólo me hubiera gustado poder hacer más conciertos”.

Cuando la terminasteis, ¿hablasteis ya de hacer un segundo trabajo o todos lo habíais vivido como un proyecto sin continuidad y que quedaría ahí?
“Lo dejamos todo abierto. Nunca nos separamos, simplemente lo pusimos a un lado… o más bien al fondo del armario. Pero yo siempre quise hacer más música, y que no quedara sólo en un disco. El que pasaran nueve años no fue buscado. El trabajo con las otras bandas, otros proyectos, las familias… todo eso tuvo que ver. Pero en realidad, fue porque tampoco pensamos en ello”.

¿Entonces, cuándo empezasteis a pensar seriamente en reuniros?
“Fue hace un par de años, cuando Keith y yo estuvimos componiendo para otra persona. Esa persona acabó pasando de nosotros y acabamos con unas canciones molonas que sonaban un poco a The Damned Things”.

¿Te sigue sorprendiendo algo de la manera en cómo los demás trabajan en la música?
“No hubo nada que me sorprendiera porque les conozco muy bien. Diría que lo único fue que cuando les presenté nuevas canciones, esperaba que Keith y Scott las rechazaran, pero es porque siempre espero lo peor. Pero, en realidad, todo el mundo se animó mucho con la nueva dirección”.

¿Cuándo supisteis que Rob y Josh no iban a participar? ¿Y cómo se involucró Dan Andriano?
“Era bastante evidente que estaban muy ocupados, así que seguimos adelante con lo que estábamos haciendo porque ya estábamos decididos a hacer un nuevo disco. Dan entró en el grupo como una sugerencia de la mujer de Keith, Lindsay. Yo pensaba que diría que no, pero dijo que sí. Hizo que la banda fuera aún mejor”.

 ¿En qué aspecto?
“Como bajista tiene un estilo único y maravilloso. Como las canciones ya estaban escritas y teníamos poco tiempo, simplemente grabó las partes de bajo. Lo infrautilizamos. Si volvemos a hacer otro álbum, me gustaría que pudiera traer canciones y cantar”.

High Crimes sigue ahí donde lo dejasteis con Ironiclast, pero quizá en conjunto las canciones son mejores.
“¡Muchas gracias! Pensamos lo mismo. Este disco fue más fácil y claro de hacer. Sabíamos lo que queríamos: un sonido más crudo y espontáneo”.

Como guitarrista supongo que debes disfrutar mucho tocando en esta banda. Pero al principio, ¿no te intimidó tocar con Scott Ian?
“Técnicamente Scott Ian y yo llevamos más de diez años tocando juntos, así que ese factor ya ha desaparecido, pero al principio estaba cagado de miedo. Somos guitarristas muy distintos, pero creo que nos complementamos muy bien”.

Teniendo en cuenta la dirección que ha tomado Fall Out Boy en los últimos trabajos, ¿estás contento de poder tocar música más cañera con este grupo?
“Me gusta hacer música guitarrera, claro, pero sobre todo poder hacer algo distinto”.

Por cierto, ¿qué opinan Patrick Stump y Pete Wenz del grupo?
“Tendrías que preguntárselo a ellos, pero creo que les mola”.

Ya tenéis algunos conciertos confirmados. ¿Vais a girar más tiempo esta vez?
“Nos encantaría tocar tanto como la gente quiera vernos. Mientras la demanda esté ahí, estaremos en la carretera”.

DAVID GARCELL

Artículo anteriorUnderoath comparten un documental sobre la creación de ‘Erase Me’
Artículo siguienteLa joya del día: ‘Bat Country’