El mundo vuelve a temblar ante la llegada de un nuevo disco de Slipknot. Aunque todavía habrá que esperar hasta el 9 de agosto para poder escuchar We Are Not Your Kind, antes podremos disfrutar de su directo en el Download Festival de Madrid y el Resurrection Fest. Motivo más que suficiente para que Corey Taylor se pusiera al teléfono a pesar de las difíciles circunstancias por las que ha pasado el grupo en las últimas semanas.

La vida te depara golpes inesperados, da igual que seas un miembro de Slipknot o cualquier pelacañas. Ya puedes planear y pensar que lo tienes todo controlado que, en cualquier momento, las circunstancias pueden cambiar radicalmente en un instante. El pasado 16 de mayo, la banda más famosa de Iowa ponía toda la maquinaria en marcha con el lanzamiento del single ‘Unsainted’ y el arranque de la campaña de su sexto álbum We Are Not Your Kind (Roadrunner) con su primera aparición en directo en el programa Jimmy Kimmel Live!.  Al día siguiente teníamos previsto entrevistar a Shawn ‘Clown’ Crahan para charlar de todo ello, pero sin que se nos diera ninguna explicación, la llamada del percusionista y miembro fundador nunca llegó. Tampoco es que nos sorprendiera excesivamente porque estas cosas ocurren, pero unas horas más tarde conocíamos el trágico motivo: Gabrielle, su hija menor, de 22 años, había fallecido. Aunque no se dio a conocer la causa, en las redes empezó a correr que la chica había tenido problemas de adicción a las drogas.

Naturalmente, pensamos que todas sus tareas promocionales iban a quedar suspendidas, pero inesperadamente, a la semana siguiente nos ofrecieron poder hablar con Corey Taylor. A pesar de todo lo ocurrido, nos encontramos con el cantante de buen humor y con ganas de hablar de todo… excepto de Chris Fehn. La salida por la puerta de atrás del percusionista ocurrida en marzo tras acusar a sus compañeros de estafa, sigue siendo un tema tabú hasta que lo resuelvan los tribunales. Pese a la mala prensa que eso ha generado, no parece que la popularidad del grupo vaya a menguar; al revés, el hambre hacia la música de Slipknot parece ser más voraz que nunca. Y es que, ante un panorama musical cada vez más aséptico, estos enmascarados siguen poniéndole una nota de color.

Hola Corey, ¿cómo estás?
COREY TAYLOR
“Bien, aquí en casa, haciendo un poco de limpieza. ¿Cómo estás tú?

Bien, también en casa después de una semana de estar de gira con Cancer Bats.
“¡Oh, muy bien! ¡Amo esa jodida banda!”.

Ha sido una gran experiencia, la verdad. A raíz de eso me preguntaba cómo fue tu primera gira con Slipknot. ¿Ibais en furgoneta también?
“¡Oh tío! De hecho, necesitábamos dos furgonetas (risas). ¡Llevábamos tantos trastos! En una furgo iba la batería y la percusión, y en la otra los amplis. Al principio éramos ocho, y luego pasamos a nueve, y eso sin contar la gente que nos ayudaba a montarlo todo. Así que básicamente viajábamos como si fuera una gira gigante, pero en furgoneta. Dormíamos encima de los amplis. Viajar en furgoneta en medio del invierno era una puta mierda. Tuvimos que inventar un sistema de calefacción con unos cartones para que el calor nos llegara a los que estábamos al fondo. ¡Era ridículo! Una noche se nos estropeó una de ellas en medio de la nada y unos seguimos adelante con la otra y el resto tuvo que andar unos kilómetros hasta llegar a una tienda y poder llamar a la asistencia”.

¿Cómo reaccionaba la gente de las salas cuando os veían llegar con toda la parafernalia? Supongo que al principio nadie sabía todavía muy bien de qué iba la banda.
“Sí, tocar fuera de nuestra zona era complicado. Podíamos agotar en cualquier sitio de Iowa, nos conocían en Omaha también, pero, por ejemplo, en Kansas City nadie había oído de nosotros. Así que tocábamos para los dos grupos teloneros, un par de camareros y quizá diez personas que estaban mirando Los Simpsons en la tele del bar. Pero nosotros salíamos con nuestras máscaras y toda nuestra mierda y la gente pensaba ‘¿Pero qué coño es esto?’. Y arrasábamos, porque tocábamos igual para diez personas que para mil. Eso es lo que tienes que hacer. No puedes reservarte nada. Así es como el boca-oreja empezó a funcionar. Recuerdo que tocamos en un sitio en Lincoln, Nebraska, con el escenario más pequeño que puedas imaginar. Era imposible montarlo todo, así que Craig (Jones) acabó tirando los samplers desde la cabina del DJ del local (risas). ¡Parecía un chiste! Sólo había tres personas viéndonos y recuerdo decirle a Clown ‘¿Algún día vendrá alguien a vernos?’ (Risas). Era un locura”.

“Creo que cuando la gente escuche el disco, oirá cosas que nunca había oído antes en un trabajo de Slipknot” COREY TAYLOR

Obviamente las cosas han cambiado mucho desde entonces y en breve estaréis encabezando en España dos festivales como Download Festival y Resurrection Fest. ¿Algún día pensaste que la banda alcanzaría este estatus?
“Bueno, es algo con lo que sueñas y que esperas que suceda, pero lo bonito es que, cuando sucede, sigue resultando una sorpresa. Antes de cada concierto estoy súper excitado. Miro fuera y pienso ‘joder, toda esta gente está aquí para vernos’. Hemos trabajado mucho para llegar hasta aquí, y nos hemos preparado para ello, pero no deja de sorprenderme y alucinarme. Eso lo hace especial. Cuando quieres algo de verdad, ese sentimiento nunca desaparece. El día que deje de sentir eso, me dedicaré a otra cosa. Me siento muy orgulloso de haber logrado que este grupo sea una de las mayores bandas del mundo y que siga siéndolo después de más de veinte años. Es algo que ya no se ve”.

La semana pasada lanzasteis un nuevo single y vídeo, ‘Unsainted’, y como era de esperar, ha obtenido una gran repercusión. ¿Prestas atención a la reacción en las redes o prefieres aislarte de las opiniones de los demás?
“Bueno, si estás en las redes es inevitable ver los comentarios. Pero creo que la reacción ha sido muy positiva. Lo bueno de nosotros es que, ni yo, ni los demás, componemos pensando en lo que la gente quiere; escribimos lo que queremos nosotros y los sacamos. Creo que es la única manera correcta de hacerlo, desde un punto de vista artístico. En el momento en el que empiezas a escuchar lo que la gente quiere, dejas de hacer música para ti. Intentamos llevar el grupo en la dirección que queremos, no en la que nos empujan a llevarlo. Y creo que ha sido clave para seguir siendo honestos, para ser nosotros mismos. Sinceramente, creo que por eso la gente responde tan bien y se sigue ilusionando con lo que hacemos”.

Todavía no hemos tenido acceso al disco completo… ¿Es ‘Unsainted’ representativa del resto o es más pegadiza y por eso es el single?
“Para nosotros era evidente que tenía que ser el primer single porque tiene un estribillo gigantesco, pero al mismo tiempo las estrofas son muy heavies y agresivas. Tiene lo mejor de Slipknot. Tienes unos scratchings brutales de Sid, Craig añadió muchas capas, tienes grandes guitarras, un breakdown más oscuro, tiene el blast beat… Contiene todo lo que hacemos. Es un tema punzante, pero con un estribillo jodidamente pegadizo. Todos esos elementos están en el resto del disco. He estado diciendo a la gente que en este álbum hay cosas de Iowa, cosas de Vol. 3, pero sobre todo es We Are Not Your Kind. Hemos explorado un nuevo territorio más que revisitar cosas que ya habíamos hecho. Creo que cuando la gente escuche el disco, oirá cosas que nunca había oído antes en un trabajo de Slipknot”.

Supongo que hoy en día grabar un álbum de Slipknot es un proceso mucho más controlado que antes, pero aun así vuestra música requiere un cierto nivel de caos y agresividad. ¿Cómo encaras a día de hoy una grabación de Slipknot?
“Pues me resulta bastante fácil. En lo que se refiere a grabar voces, para mí todo es una cuestión de emoción, no de técnica. ¿Quién soy ahora mismo? ¿Qué siento cuando canto estas frases en esta canción en lugar de en otra? Es una cuestión de actitud. Siempre pienso que cada toma es mi única oportunidad para hacerlo bien. Así que en cada toma lo doy todo e intento que salga perfecta. He visto otra gente grabar y es tan… aburrido. Veo gente cantar sin sentir nada. Me dan ganas de abofetearles y decirles ‘¿Qué coño estás haciendo? ¿No sientes nada?’. Creo que la gente se ha acostumbrado a que la tecnología haga el trabajo por ellos, pero a mí no me sirve. Yo grabo mis voces a pelo. No uso ningún efecto ni nada, intento hacerlo perfecto por mí mismo. Nunca he usado Auto-Tune. Cuando se escuchan efectos, como distorsión, o delay o reverb, en mi voz es algo que añadimos luego. Si no puedes transmitir lo que quieres sin efectos, no podrás hacerlo con efectos”.

¿Qué momento durante la grabación de este disco fue el más mágico para ti?
“La verdad es que cuando oí el disco acabado por primera vez fue una pasada. Durante la grabación estás tan metido en el detalle que no te das cuenta de la fuerza del conjunto. Eso me pasó con ‘Unsainted’ y también con otro tema que se llama ‘Birth Of The Cruel’, que es muy percusivo y oscuro. Es una canción muy especial y cuando la escuché terminada pensé ‘joder, esto es una pasada’. No sólo me emociono por lo que grabo yo, sino por lo que hacemos entre todos”.

En el tracklist final no aparece ‘All Out Life’, la canción que lanzasteis el año pasado. ¿Era el plan desde el principio o lo habéis decidido una vez terminado el resto?
“Fue algo que discutimos, porque el título del disco We Are Not Your Kind sale de la letra de esa canción, pero para nosotros tenía más sentido dejar ‘All Out Life’ fuera y que el álbum fuera algo cerrado en sí mismo. Creo que el disco cuenta una historia mucho más oscura, y no encajaba con la música de ese tema que, aun siendo agresiva, es mucho más animada. El disco es muy, muy oscuro, así que preferimos que nada interfiriese con eso. Cuanto más lo pensamos, más creímos que era la decisión correcta”.

Mucha gente puede pensar que que una banda de tanto éxito como la vuestra hable de oscuridad puede sonar impostado, pero la trágica noticia que hemos conocido esta semana deja claro que por muy famoso que seas, no eres inmune a ella.
“Es una buena reflexión. Creo que he encontrado un buen equilibrio respecto a la oscuridad a medida que me he hecho mayor. No puedes deshacerte de la oscuridad o el dolor, pero aprendes a convivir con ello. Aprendes a abrazarla, a explorarla, a aceptarla, sobre todo desde un punto de visto creativo. Dicho esto, hace cuatro o cinco años caí en un pozo. No me di cuenta de que estaba en él hasta que pensé en lo infeliz que era, lo veía todo negro. Tenía una depresión física y mental. Ahí vi que la oscuridad puede volver a dominarte en cualquier momento. Pero lo bueno fue que no dejé que me destruyera como cuando era joven. No caí en la adicción o en la autodestrucción. Tardé un par de años en resolverlo, pero estoy muy orgulloso de no haber descarrilado. Estuve cerca. Había noches en las que pensaba que lo único que necesitaba era un trago y el dolor desaparecería, pero ya había pasado por eso y sabía que lo único que haría era empeorarlo. Es como poner una tirita en una gran herida: no sirve de nada. Así que resistí, fui fuerte y no me rendí a la oscuridad. Creo que es la mejor decisión que he tomado en mi vida. Y entonces, logré darle la vuelta y pensé que todo eso era una gran oportunidad para un nuevo disco de Slipknot y decir las cosas que necesitaba decir. Fue una verdadera terapia. Así que espero que estas letras y esta música ayuden a la gente que quizá ha pasado por lo mismo que yo. La vida a veces te arrastra a esa oscuridad que habías dejado atrás, pero no pasa nada, puedes volver a vencerla. Sólo necesitas fortaleza, tiempo y ayuda, pero puedes vencerla. Éste es el punto en el que estoy ahora respecto a mi depresión. Sé que es algo que tengo dentro y que potencialmente puede volver a salir, pero ahora soy capaz de darme cuenta más rápidamente”.

Siempre he pensado que para las figuras públicas como tú, pasar por eso es incluso más complicado, porque la gente espera que te comportes de una determinada manera.
“Exacto”.

No sé si en cierta manera al principio usabas la máscara como una armadura contra eso y el día que decidisteis mostrar vuestras verdaderas caras fue porque te sentías preparado a mostrar tu verdadero yo. ¿Cómo cambiaron las cosas para ti cuando en 2002 revelaste tu cara?
“Sinceramente no creo que nunca nos escondiéramos detrás de las máscaras. Simplemente era una parte fundamental de la música y del espectáculo y no le dábamos más vueltas. Pero cuando llegó el momento de hacer Stone Sour no tenía ningún sentido llevar máscara, porque Stone Sour existía como una banda antes que Slipknot. Cuando reactivamos Stone Sour hubiera sido absurdo intentar ocultar mi cara. Además, no quería que se comparase Stone Sour con Slipknot y llevar máscara lo hubiera hecho inevitable, quería que las dos bandas fueran cosas muy distintas. La verdad es que no le di demasiadas vueltas. No es que quisiera ser reconocido, sino que simplemente con Stone Sour nunca había llevado máscara. No pensé en las consecuencias, la verdad. Además, incluso antes de quitarme la máscara, la gente ya me reconocía, sobre todo por los tatuajes. Mucha gente no se da cuenta que, aunque llevara la máscara, ya había fans que se presentaban en mi casa o me pedían un autógrafo en un restaurante o el cine. La verdad es que no supuso un gran cambio. No noté demasiada diferencia cuando saqué el primer disco de Stone Sour. La cosa cambió de verdad con Vol. 3 y Come What(ever) May, ahí se volvió un poco más loco todo porque la popularidad de los dos grupos fue en aumento. Y más o menos ha sido así hasta ahora. Pero quiero pensar que ha sido una consecuencia de haber mejorado como músicos y que la gente quiere saber más de nosotros por eso, más que simplemente saber quién había detrás de una máscara”.

¿En algún momento has tenido algún mentor al que poder pedir consejo sobre este tipo de decisiones o cómo enfocar la carrera del grupo? O incluso a nivel personal…
“En los últimos años me he hecho muy, muy amigo de Duff McKagan. Es uno de los tíos más inteligentes y dulces que conozco. Tengo muchos amigos en este negocio, pero Duff es de los pocos a los que de verdad he pedido consejo. Y siempre me ha ayudado mucho. Creo que nunca lo había contado. Más que un mentor, diría que es un confidente. Es una de esas personas a las que puedo llamar sea la hora que sea y me contesta. Me ha ayudado mucho y nunca lo olvidaré. Puedo decir que es uno de mis mejores amigos”.

Hace un par de meses ocurrió todo el tema con Chris Fehn. ¿Te molesta que estos asuntos internos salgan a la luz o crees que es justo que los fans sepan lo que ocurre dentro del grupo?
“No es algo de lo que quiera hablar, así que no me preguntes más por Chris Fehn. Todo lo que puedo decir es que los fans tienen que entender que es una cuestión privada y así tiene que ser. Nosotros publicamos nuestro comunicado y, o bien te lo crees o no te lo crees. El hecho de que muchos fans no lo creyeran me dolió mucho, pero no pasa nada. Algún día la verdad saldrá a la luz y espero que todos esos fans se arrepientan de lo que han dicho y se den cuenta de que la banda tenía razón”.

Pues no hay tiempo para más…
“OK, muchas gracias. Estamos deseando ver a todos nuestros fans dentro de nada”.

JORDI MEYA