Gracias a Open Wounds, Open Arms, los chicos de Skylines han cumplido un sueño: grabar un disco rodeado de los grupos que siempre han admirado. Con su primer álbum recién salido del horno, ahora es el turno de que ellos tomen el relevo.

Desde fuera, puede que el debut de Skylines sea visto como un disco más de entre los miles que aparecen cada día. Pero para Borja González (voz, guitarra), Pablo de Bona (bajo) y Héctor Sánchez (batería), Open Wounds, Open Arms es el álbum que siempre habían deseado grabar. Tras echar a rodar en 2014 y publicar un par de EPs en los que aún andaban buscando su propia identidad, su puesta de largo se ha ido cocinando durante un año en los Westline Studios de Juan Blas, rodeados de las bandas que les habían servido de referente.

Porque si algo les hace especiales a estos tres chavales de Madrid es el haberse mirado en el espejo de de los grupos de su ciudad en lugar de los que venían de fuera. Si habláis con cualquiera de ellos, no tardaréis en adivinar que los inolvidables Nothink o nombres de la escena de la capital como The Blackjaw y The Backseats han sido su máxima inspiración a la hora de ir creciendo y aprendiendo en el día a día. Todos ellos han sido participes de un primer trabajo que desprende la ilusión del principiante, pero también el convencimiento de quien sabe que esto es una carrera de fondo que no ha hecho más que empezar.

Antes de Skylines, ¿habíais estado ya en algún grupo?
PABLO DE BONA “Para Borja y para mí, Skylines era lo primero que nos montábamos juntos. Él tenía una banda, yo otra, estábamos en el mismo colegio, teníamos contacto… Yo empecé con Corrida Ácida, que duramos un ensayo porque nos echaron del local (risas). Más tarde entré en Metro, donde hacíamos versiones de pop español de los 80 como Los Secretos y cosas así. Nada de temas propios”.
BORJA GONZÁLEZ “El grupo realmente lo empezamos Pablo y yo porque veníamos de dos bandas en las que estábamos hasta las narices. Fueron dos malas experiencias en las que acabamos fatal. Y un día hablando por Facebook dijimos de hacer algo en plan The Gaslight Anthem, Pearl Jam… Quedábamos para tocar en el sótano o en la terraza de nuestras casas. El primer EP que hicimos fueron directamente los 5 primeros temas que salieron, sin pensarlos mucho ni darles demasiadas vueltas”.
PABLO “Necesitábamos grabar algo para empezar a movernos, aunque fuese sin ningún tipo de producción. Ni metrónomo, ni claqueta… Nada”.
BORJA “Por esa época teníamos a un batería, Pablo, pero el pobre estaba haciendo una ingeniería y no le daba la vida. Luego entró Nacho, en principio para sustituirle, pero al final acabaron siendo un par de años”.
HÉCTOR SÁNCHEZ “Yo tocaba rock oscurete en una banda que se llamaba The Citizen, rollo Anathema. Estuve con ellos 6 años. Empecé a tocar la batería ahí y cuando comenzamos a manejar un poco los temas, resultó que no los llegamos a grabar. Ese grupo evolucionó en otro que también iba en la misma onda pero en el que cantaba una chica con un toque más bluesero. Al final aquello derivó en unas corrientes más pop-rock que me acabaron echando para atrás. En ese momento tenía otro grupo con Adri, quién ahora es el cantante y guitarrista de Sic Transit Gloria, donde también toco. Con esa banda dimos un concierto junto a Skylines que era el primero que daban en Madrid”.
BORJA “Ahí es cuando nos conocimos. Justo el último día que grabamos nuestro segundo EP, Nacho nos dijo que le había salido un máster en Suecia. Nos pusimos a buscar a alguien e hicimos una lista en la que estaban Héctor y un par más. Nosotros sabíamos que él ya andaba en varios proyectos, así que decidimos hacerle la prueba el primero para descartarle directamente porque pensábamos que nos iba a decir que no podía. Y dos años después aquí estamos (risas)“.

Aunque ya teníais dos EPs, han tenido que pasar cinco años para que publiquéis vuestro primer álbum. ¿Creéis que ha sido bueno el ir haciendo como una especie de error-ensayo durante este tiempo y no precipitarse?
PABLO “Como te decíamos, el primer EP fue grabar las 5 canciones que teníamos por movernos y buscar conciertos. El segundo ya fue más elaborado, pero como hubo tanto cambio de baterías… Al final con Héctor no hacemos lo mismo que con Nacho o con Pablo. Llevamos ya dos años con esta formación, por lo que hemos evolucionado mucho. Y en cierta manera, Juan Blas también nos ha ayudado bastante. Pero ya teníamos una idea preconcebida de lo que queríamos y no queríamos hacer”.
BORJA “Aún así seguimos probando cosas. No creo que hayamos encontrado una fórmula para hacer canciones en la que estemos cómodos. Tenemos un horizonte más claro de a dónde queremos llegar o que estilo queremos hacer. Al principio era: ‘Tengo esta canción que se parece mucho a The Backseats o esta que suena demasiado a Violent Soho‘. Ahora somos un poco más selectivos con las ideas que llevamos al local. En este disco ha sido una locura elegir que canciones iban a entrar”.
HÉCTOR “Eso se ha notado mucho en los descartes. Toda la trayectoria que llevaban ellos con los dos EPs, sumado a mi incorporación, hizo que la composición fuese muy complicada al principio. Cada uno veníamos de un sitio diferente y teníamos que cuadrar algo. Al principio no sabíamos por dónde tirar”.
BORJA “Pero según llegó Héctor empezamos a escribir canciones. Si tienes a un batería nuevo, no quieres que el grupo se acabe convirtiendo en una banda de versiones para él. Desde el primer momento empezamos a lanzar ideas, componer, borrar material, empezar de nuevo…”.

Foto: Alejandro Rivera

“Si tengo que decir tres grupos que han influido en mi forma de tocar y de componer han sido The Flatliners, Berri Txarrak y The Blackjaw” BORJA GONZÁLEZ

Con Juan Blas ya grabasteis Inertia Of The Anchors, vuestro segundo EP. ¿Os sirvió de ayuda para ir perfilando o encontrando vuestro sonido?
BORJA “Cuando grabamos Inertia Of The Anchors en Westline yo iba acojonado. Los dos primeros días de grabación no los disfruté. Pensaba que estaba grabando con Juan, un tío del que llevaba escuchando su música desde que tenía 15 años. Pero cuando vi su rollo y que estábamos más o menos bien preparados, fue otra historia. Nos costó un poco pero al final lo sacamos. Por supuesto, Juan nos dio muchas hostias, pero es que tenía que hacerlo. No fue injusto en ningún momento”.
PABLO “Imagínate mi cara cuando llegamos al estudio y nos encontramos a David y Albar de La Maravillosa Orquesta Del Alcohol, que estaban haciendo allí las demos de Salvavida (De Las Balsa Perdidas). Fue como estar en un sueño. Cuando era pequeño, yo jugaba al GTA con Nothink a todo volumen. Y estaba ahí tomándome una cerveza con el tío que cantaba esas canciones”.
BORJA “Lo que más me llevé de grabar aquel EP con Juan fue el aprender a simplificar. Al final somos tres y no tenemos nivel como para hacer cosas muy complejas”.
HÉCTOR “Eso se nota mucho en Open Wounds, Open Arms. Juan nos dijo: ‘No os comáis la cabeza. Lo que tenéis, hay que explotarlo, y eso es el sonido potente que te dé en la cara’. Y es lo que hemos intentado hacer”.
BORJA “También hemos sabido escoger mejor las referencias que queríamos. Si tengo que decir tres grupos que han influido en mi forma de tocar y de componer han sido The Flatliners, Berri Txarrak y The Blackjaw. Con los EPs era todo muy loco porque, no digo que copiásemos, pero sí que intentábamos parecernos a ciertos grupos. Ahora es: ‘vamos a componer algo y a ver a qué nos suena’“.

Efectivamente, el salto con Open Wounds, Open Arms, sobre todo en lo estilístico, es muy notable. Habéis tirado por una base más punk rock, más directa y sin darle tantas vueltas a los temas. ¿Al final era lo que más os apetecía hacer?
HÉCTOR “Ya desde el primer día que entré al local, Borja tenía esa idea en la cabeza. Como yo venía de un rock más pesado, oscuro e incluso progresivo, diría que tenía la creatividad overtuned. Y aunque estábamos abiertos a trabajar algunas cosas, la intención de hacer canciones más a machete y más sencillas era la prioridad. Borja fue durete conmigo (risas). Hubo algunos ensayos de los que salimos los tres calentitos”.
BORJA “Lo que pasa es que yo me cabreaba conmigo porque tenía una idea en la cabeza y no sabía explicarles bien lo que quería. Y Héctor se rayaba porque pensaba que a lo mejor él no era el batería indicado para el grupo (risas). Al final no hemos querido hacerlo simple, pero sí ir al hueso de la canción y no complicarlo todo. Yo por ejemplo no sé hacer un solo de guitarra”.
HÉCTOR “Incluso con nuestra inexperiencia a la hora de saber acotar del todo las canciones, teníamos siempre el apoyo de Juan. Nosotros grabábamos, se lo pasábamos, se venía al local y nos aconsejaba en cómo recortar los temas”
PABLO “Canciones que teníamos de casi ocho minutos se han reducido a dos”.
HÉCTOR “Por ejemplo, ‘Fake Your Own Death’, que son dos minutos, Juan lo quería reducir todavía más”.
BORJA “Juan lleva siendo el cuarto miembro de Skylines desde que grabamos Inertia Of The Anchors con él”.

Por lo que me estáis comentando, me recuerda mucho a lo que hicieron Catorce de Atlas a Agua. Naufragio. Equilibrio.. Venían de hacer canciones larguísimas y en el siguiente lo simplificaron todo. Y para mí es lo mejor que han hecho.
BORJA “Lo que hicieron ahí Catorce fue deconstruir su música. Y aún así, tanto en Agua. Naufragio. Equilibrio. como en Arcadia, las estructuras son muy simples, pero lo que tocan es una locura”.
PABLO “Al final cada estilo tiene su momento. También por la situación en la que estábamos los tres personalmente mientras hemos grabado el disco, que ha sido complicada. Y eso se refleja bastante”.
HÉCTOR “Es un álbum con mucha rabia en ese sentido. Al final son temas directos que te pegan en la cara. Es normal que salga eso”.
BORJA “También hemos sido muy duros con nosotros mismos a la hora de componer. Diría que la única idea que nos empeñamos en sacar, a pesar de que no teníamos ni idea de cómo hacerlo, fue ‘Fading Lights’. Nos llevó seis meses componerla porque no éramos capaces de dar con la tecla para la voz. Y cuando lo conseguíamos el puente no nos cuadraba… En la última tanda de canciones que grabamos nos estábamos volviendo locos”.
PABLO “Nos hemos tirado un año componiendo, lo cual mola porque puedes hacerlo más calmado, pero también te pierdes mucho en el proceso. Por eso Juan ha sido tan importante. Ha sido la voz externa”.
BORJA “Cuando vino a escuchar los últimos temas que teníamos, yo recuerdo estar al límite de: “como esto no funcione, no sé qué más vamos a hacer””.
PABLO “Teníamos ya todo el plan montado: sacamos el disco en septiembre, hacemos la presentación aquí, tenemos estas fechas cerradas…”.
BORJA “Y al final llegó y nos dijo que estaba todo de puta madre. Pero nos hemos pasado de exigentes. Incluso alguna vez nos hemos llevado algún palo entre nosotros que no tenía por qué. Al final es parte del aprendizaje”.
PABLO “Yo paso más tiempo con estos dos que con mi familia (risas).Hace poco se lo leí a alguien que eso mismo es lo que significa estar en un grupo. Puedes hacer cientos de kilómetros viajando para tocar ante poca gente, pero al final te lo pasas tan de puta madre que es con lo que te quedas. Una vez que tocamos en Granada había más gente de los grupos que de público. Pero a mí lo que me ha dado el tocar en una banda no lo cambio por nada”.
HÉCTOR “Creo que también el disco tiene esa especie de hermandad que hemos sentido al salir a tocar los temas del EP, porque aún no teníamos apenas nada nuevo compuesto. Como nos sentíamos tocando en directo, que es lo que veíamos que funcionaba y que no… Eso también ha supuesto una manera de cómo enfocar lo que queríamos hacer”.
BORJA “Hay una cosa que decimos dentro del disco y es que al final lo hemos hecho entre amigos, con amigos, por amigos y para amigos. Nos hemos rodeado de Juan, que para nosotros es nuestro padre musical. La portada nos la ha hecho Kantz, un tío al que admiramos desde hace años con Tenpel, De La Cuna A La Tumba… Daniel Claudín de Destroyer Management no está echando un cable con absolutamente todo. Luego contar con Edu de Ella La Rabia, Germán de The Blackjaw, Quico y Rodri de The Backseats… Estábamos haciendo un álbum con la gente que llevábamos escuchando desde que teníamos 15 años. Y lo mejor es que son colegas. Al final todo ha quedado en casa”.

Como decíais, habéis estado casi un año en Westline grabando el disco en varias tandas, lo cual os ha permitido ir presentando algunas canciones a lo largo de 2019 hasta la salida del álbum. ¿Por qué decidisteis hacerlo así en lugar de grabarlo todo de una tacada?
BORJA “Eso me lo propuso Juan volviendo del Tsunami Xixon el año pasado. Yo me fui a currar con Minor Empires para grabarles un video y ya nos habían confirmado para el Destroyer Fest en diciembre de 2018. En aquel entonces, yo estaba muy quemado de todo y para mí fue un empujón muy grande de motivación el abrir un festi así en la Caracol. Nuestra idea era sacar un videoclip de algún tema de Inertia Of The Anchors aprovechando la ocasión. Y Juan me dijo que por qué no, en lugar de eso, grabar algo nuevo, porque ya teníamos canciones. Ahí surgió la idea de ir haciendo el disco sin prisas. Se ha alargado durante un año porque hemos sido muy cuidadosos con todos los pasos que hemos ido dando. Que aun así nos han entrado las prisas, pero creo que ha sido por nuestra inexperiencia de grabar algo tan importante para nosotros”.
HÉCTOR “De hecho, el otro día estábamos hablando con Juan haciendo una especie de resumen sobre que sensaciones habíamos tenido. Sin duda el que nos haya parado los pies en ciertos momentos para calmarnos ha sido clave para ir allanando el camino y  que no nos diésemos la hostia. Lo estaba mirando ahora y ‘Fading Lights’ lo sacamos el 4 de diciembre de 2018. Hace justamente un año. Desde el primer momento Juan nos dijo que él quería trabajarlo todo mucho más despacio. Hacer una grabación a la antigua”.
PABLO “Cuando tocamos en el Destroyer Fest, cinco minutos antes de empezar, él estaba ahí animándonos y súper atento a que todo saliese bien. Lo que te decíamos, un poco como si fuese nuestro padre. Todo lo que podamos contar de Juan se nos queda corto. Bueno… lo único que es muy malo jugando al FIFA (risas)“.

Además de su labor como productor, Juan se caracteriza por hacer piña con muchas bandas jóvenes como es vuestro caso, además de Ella La Rabia, Same Fire, Maculy, anteriormente también con La Maravillosa Orquesta Del Alcohol, The Backseats, The Blackjaw… ¿Creéis que al final entre todos se está creando algo parecido a una escena?
HÉCTOR “Más que una escena, sentimos que somos una familia. Sobre todo porque sí notas que cuando sales un viernes o un sábado a un concierto, te encuentras a toda esta gente que tiene la misma intención que tú de apoyar a las bandas emergentes. Es una idea que se retroalimenta entre todos los que estamos ahí metidos. Yo es algo que siento cada vez que voy a ver un bolo”.
BORJA “A mí siempre me da un poco de respeto hablar de escenas, pero entiendo a lo que te refieres. De Westline nos llevamos la experiencia de grabar y conocer a toda esta gente que son fantásticos. No conozco a peña más humilde que cualquiera que haya grabado en Westline. Lo que tienen montado Juan, María y sus perros allí es una maravilla. Es una especie de paraíso del rock”.

De hecho, vosotros siempre habéis dicho que las bandas a las que os queríais parecer cuando empezasteis Skylines eran Nothink, The Blackjaw y The Backseats. Me llama mucho la atención que les tuvieseis de referencia antes que a los típicos grupos de fuera.
BORJA “Es que, por ejemplo, para nosotros Undertow de The Blackjaw es la Biblia. Es la palabra de Dios. El día que tocamos con ellos en la Trashcan estábamos que no nos los creíamos. Y de The Backseats hemos llegado a tocar ‘Strugglin'” alguna vez en acústico, que la aprendimos viendo un video de Youtube en el que salían tocando en La Casa De Las Musas de Burgos con La MODA. A ese nivel de frikerio llegamos (risas)“.
HÉCTOR “Todo esto viene de lo que te comentábamos antes. Hemos mamado mucho de ir a los conciertos durante el fin de semana y aprender de la gente que tienes aquí al lado. Es lo que te mola, lo que te hace moverte y, en definitiva, un poco lo que te gustaría ser. Es algo que se queda impregnado en la cabeza de estar todas las semanas yendo a bolos y toparte con bandas que te remueven por dentro”.
PABLO “Es que en España hay muy buen material. Ya no es que te vengan AC/DC a tocar a un estadio por 90 pavos, sino que por 10 euros tienes a gente en la Wurlitzer o en la Trashcan haciendo cosas bestiales”.
BORJA “Nosotros reivindicamos que lo que se hace aquí es muy bueno. Y somos los primeros frikis de The Flatliners, The Menzingers o Hot Water Music. Pero hay grupos muy buenos ahora mismo en este país”.
PABLO “Y que al final todos estamos en la misma mierda. Si no nos apoyamos entre nosotros mismos…”.
BORJA “De gente como The Blackjaw no sólo admiramos su música, sino también su actitud y el cómo afrontan el grupo. Recuerdo la última entrevista que les hiciste donde decían que eran como nuestros papás. Y es así totalmente. Ahora mismo no se me ocurre un grupo de Madrid mejor llevado que The Blackjaw. Saben muy bien dónde están, lo que quieren conseguir y como lo van a hacer. Y no se agobian por ello. Ojalá Skylines lleguemos a los 10 años como lo han hecho ellos”.
PABLO “Eso y el ejemplo de Berri Txarrak: “La pasión es el mínimo exigible””.

De hecho, muchas de estas bandas han acabado en Open Wounds, Open Arms. ¿Era una manera de reflejar ese hermanamiento entre grupos?
BORJA “Sobre todo era algo que nos apetecía. Es reconocer de algún modo lo que esa gente significa para nosotros. Tenemos a la mitad de The Backseats tocando en el disco, que para mí es algo irreal. Ha habido un montón de gente que queríamos que hubiese estado, pero había que poner un límite. De hecho a Rodri me jodió no poder darle más de dos líneas que cantar (risas). Por otro lado, la canción que canta Edu de Ella La Rabia, al principio era una instrumental y no teníamos intención de grabarla. Personalmente soy muy reticente a los discos que están cantados en castellano y en inglés. El único grupo que me mola que hagan eso es Morgan, porque son la hostia y ya está. Pero como Edu iba a acabar cantando en el disco, quisiéramos o no, preferimos dejarle que hiciese una a que se cantase todo el álbum entero (risas). Luego toda la apertura del disco la hizo Quico de The Backseats, que yo no conozco un guitarrista que toque lo que toca él”.

Foto: Rocío Medina

“Estamos jodidos, pero aguantamos. Ése es el mensaje que lo resume todo” BORJA GONZÁLEZ

El disco se abre con ‘Open Wounds’ y se cierra con ‘Open Arms’. ¿Cómo están unidas estas dos canciones? ¿Hay alguna concepto detrás de las letras?
BORJA “Mira, cuando estábamos con el segundo EP nos costó un montón decidir el título. Cada semana apuntábamos en una lista cualquiera que se nos ocurriese. Y cuando ya lo teníamos, iba a ser The Hand, The Bullet, The Trigger, que era algo así como el papel de cada uno en el grupo (risas). Pero en el último momento lo cambiamos por Inertia Of The Anchors y le sacamos un significado bastante guay. Venía a decir que nuestra vida está atada a anclas: el trabajo, la familia, el no tener un puto duro… Y al final nos movemos por la inercia que generan esas anclas. Sin ser conceptual, al final las canciones giraban en torno a eso. Con Open Wounds, Open Arms fue el segundo título que se nos ocurrió. Mientras íbamos componiendo, a nivel laboral, personal y demás… no fue un buen año para ninguno de los tres. Lo que significa el título es que tenemos muchas heridas abiertas, pero las recibimos con los brazos abiertos también. Son formas de crecer, de curtirnos… la vida adulta en realidad”.
HÉCTOR “No significa que recibamos los golpes con conformismo. La idea es que, a través de esos golpes y ese aprendizaje, consigas avanzar”.
BORJA “Creo que este trabajo cubre asuntos más interesantes que los que había en el EP. A mí no me gusta considerarnos un grupo político, a pesar de que cada uno cojeamos del mismo pie en cuanto ideología, pero sí te diría que somos una banda social o reivindicativa”.
PABLO “Igual no somos unos punkis que canten: ‘fuego en la ciudad’. Pero si nos gusta hacerlo de un modo más metafórico”.
BORJA “Tenemos un punto de vista muy crítico. Al final hemos llegado a esta situación, pero también porque nosotros hemos permitido que eso ocurra. Líricamente es un álbum pesimista, quitando un par de canciones. Estamos jodidos, lo hemos hecho mal, pero… ¿ha sido por nosotros o por decisión de otra gente?. En ‘The Fight, The Fire’ hay una línea que repetimos mucho: “We’re not surviving. We’re just reacting”. Con esto de que estamos en una crisis económica perpetua, creo que la generación anterior estaba sobreviviendo y lo que nosotros ahora tenemos que hacer es reaccionar a las hostias que nos están dando”.
PABLO “Al final es que ni nos están dejando sobrevivir. Con un sueldo no tienes ni para pagar el alquiler. Es lo que estamos viviendo”.
HÉCTOR “Tampoco es cuestión de generalizar ideas, pero sí que es la sensación que tiene todo el mundo. Sentimos esa rabia de querer encarar las cosas que están ocurriendo. Ya no se acepta todo con conformismo. Antes las cosas se podían sobrellevar, ahora está la necesidad de hacer algo”.
BORJA “Estamos llegando al punto crítico. O reaccionamos o nos quedaremos así para toda la puta vida. Y con las canciones que empiezan y acaban el álbum, lo que queremos representar es el cierre del ciclo. ‘Open Wounds’ es un tema con muy mala hostia, de que no somos nada porque no nos dejan ser lo que queramos. Mientras que ‘Open Arms’ tiene un sentimiento de que venga lo que sea que tenga que llegar. La última estrofa dice: ‘Soy el único que puede decidir el camino que sigue mi vida. Heridas abiertas por lo que pasamos , brazos abiertos por lo que está por venir’. Estamos jodidos, pero aguantamos. Ése es el mensaje que lo resume todo”.

GONZALO PUEBLA