Como a tantísimas otras bandas, el dichoso virus ha frustrado los planes a Redshark. Pretendían pasear su nuevo EP por todos los escenarios posibles, pero aunque no ha sido posible, cabe decir que la pandemia no ha mermado el ataque letal de este escualo bermellón. Es por eso que decidimos entrevistarles para adentrarnos en su más rabiosa actualidad y, de paso, charlar sobre US power, que nunca viene mal.

Quien más quien menos ha oído hablar de Redshark en los circuitos undergrounds más vetustos de este país. ¡Y eso que aún no han publicado ni un álbum! La banda comandada por el guitarrista Philip Graves desde 2012, y que se completa con Pau Correas (voz), Javi Bono (guitarra), Chris Carrest (bajo) y Mark Striker (batería), ha sabido moverse como pez en el agua (perdón por el chiste fácil) y hacerse un hueco entre esos pocos parroquianos del Estado español que siguen creyendo en el heavy metal más puro posible.

Con también altas dosis de speed metal, lo que más llama la atención de los barceloneses es su debilidad por el US power. Son poquísimas las formaciones que se decantan por esta última influencia a este lado del charco, y ése es desde luego el toque diferencial que tienen Redshark ante la gran masa de bandas heavies que han decidido desempolvar sus chupas parcheadas en estos últimos años.

Amenazante, la aleta de Redshark hace ya tiempo que la veíamos venir, pero no ha sido hasta su segundo EP, Evil Realm, que no hemos temido por una mordedura nivel megalodón. Igual, para cuando saquen ese primer álbum que muchos y muchas esperamos, ya nos arrancan la mitad del tronco del tirón. Una última advertencia: si eres fan de Riot, sigue leyendo.

Tío, me fascinan los tiburones. Peregrinos, toro, martillo, de siete branquias… Cada semana me trago un par o tres de documentales sobre ellos. ¿Cómo se te ocurrió lo de Redshark y este escualo que se pasea con metralletas? Lo vuestro es a lo Great White, pero llevado al límite (risas).
PHILIP GRAVES “Lo primero, muchas gracias por la entrevista, ¡para mí un verdadero honor! Respecto a tu pregunta, pues sí, a ver, al menos yo personalmente no soy un forofo de investigar sobre este animal. Sí que es verdad que me daría mucho respeto ir a la playa, nadar hasta el fondo y encontrarme a uno, ése es el mismo respeto que ha de sentir una persona cuando vea una portada o la mascota de nuestra banda, que se encuentre detrás una música que defina a este animal: fuerte, veloz y malvado. Si ésta fuese una oveja quizás no transmitiría lo mismo, puedes dibujar una oveja asesina con un cuchillo en la mano y dos cinturones de balas, pero quizás sería demasiado forzado… Si ya lo es con el tiburón, imagina una oveja… Y lo de que lleve metralletas, pues pensé que teniendo un tiburón como mascota es perfecto para las portadas, humanizarlo de alguna manera y definir la perspectiva y mensaje que se puede encontrar uno o una en el contenido”.

Sin querer meterme donde no me llaman, yo os recomendaría permanecer fieles a esa mascota. Mola mucho cuando puedes ir viendo como ésta evoluciona en distintas portadas de disco, y es algo que suele ayudar mucho a los grupos a la hora de crearse una imagen propia, fácilmente distinguible. Sin ir más lejos, y siendo un poco frívolo, a veces creo que Iron Maiden sigue conectando de una forma tan bestia con las nuevas generaciones gracias al poder de atracción que Eddie aún mantiene.
“Recomendación 100% Accept-ada (risas), ¡y que ya venía de serie! Nuestra idea es que aparezca siempre así y siga una historia; es más, una cosa que no me ha gustado mucho de montones de portadas en el heavy metal es que salga la propia banda en la misma portada, aunque lleven pintas cojonudas, no sé, no me convence. Al menos a mí me mola que el metal tenga una conexión con el arte… Uno de los mejores ejemplos es Iron Maiden, esas portadas entran perfectas, y donde he visto una conexión buenísima de lo que estoy explicando es en el caso de Celtic Frost y H.R. Giger. La obra Satan I, que es la portada de To Mega Therion, define a la perfección el sonido de ese disco en la misma ilustración, y ésa es la idea: no hacer una portada ‘porque sí’, porque hay que hacerla, que sea molona y tal y cual… Pues no, a mí me gusta ir más allá. Teniendo la oportunidad de que ayude a expresar el mensaje que queremos dar, pues vayamos a aprovecharlo. Al final, para mí el contenido de un disco lo es todo: los riffs, las letras, la producción y, por supuesto, la portada”.

Sacasteis Evil Realm en octubre, lo presentasteis en Barcelona junto a Exciter, y ahí la cosa ya se fastidió… en casa encerrados hasta nuevo aviso.
“Correcto, esta situación era algo que no nos lo esperábamos nadie, y además no se ha salvado ni Dios, hemos pringado todos, tanto nosotros como las bandas más grandes del planeta… Ha sido algo brutal, que un virus fastidie nuestros planes era lo último que pensábamos. En marzo estábamos más preocupados por otros temas que tenían que ver con los conciertos que otra cosa, y al final mira, en una semana ya tuvimos que cancelarlo casi todo. Teníamos Zaragoza con Witchtower y Apparition, que estamos en vías de buscar una fecha nueva, otra en el Taunus Metal Fest de Alemania que se ha pospuesto para abril de 2021, y en Murcia con Iron Curtain, Witchtower y Raptor, que se ha pasado a diciembre de este año. El único que no se ha tenido que reprogramar, por ahora, es uno en Barcelona para otoño que tocaremos con Streamer y Löanshark en la sala Bóveda… si el COVID-19 nos deja, claro”.

Visto lo visto, ¿dais el periodo de este nuevo EP por muerto y estáis centrados en publicar el primer álbum, o todavía tenéis esperanzas? ¿Habéis aprovechado este parón para componer?
“Sinceramente no lo queremos dar por muerto. Como he dicho en la anterior pregunta, las fechas se han pospuesto, así que tendremos que prorrogar el periodo de presentación en directo del EP. ¿Que la cosa se alarga más? Pues ya nos centraremos en acabar nuestro primer LP y presentar ambos trabajos a la vez en un futuro… ¿Que no se alarga? Pues haremos estas fechas y en las mismas por supuesto meteremos algún tema nuevo, los cuales algunos de ellos los hemos compuesto en este tiempo, otros en cambio ya llevaban meses escritos. Veremos cómo avanzan los acontecimientos, no somos nadie para saber qué pasará. Yo lo digo siempre, la maquinaria no va a parar, al final no sobrevive el más fuerte, sobrevive el que mejor se adapta, y si los conciertos no pueden ser posibles pues tocará sacar material de estudio”.

Se me ocurren varias bandas que os puedan haber influenciado, pero es llegar al temazo final ‘Stronger Than Ever’, haber pasado por ‘Burn Your Flag’, y tenerlo claro: ¡Riot!
“Por supuesto que sí, nos encanta Riot, para mí es una de las bandas más infravaloradas de la historia. En cuanto a bandas que puedan definir nuestra música también nos fijamos mucho en Vicious Rumors, Savatage, Metal Church… Ahora los temas nuevos tienen cierto toque a Mercyful Fate, alguno más a Queensrÿche… Pero vaya, a la hora de decidir influencias no acabaría nunca, yo personalmente amo la música, me encanta casi todo tipo de metal… Metalcore o nu metal, por ejemplo, no… Soy muy fan del hard rock y el AOR, de la música pop de los 80, disco, electrónica… Y los demás de la banda ni te explico… A Pau le encanta el punk rock, a Mark el metal más moderno por ejemplo sí le mola; a Javi le gusta de todo y a Chris le flipa el sleazy. Es más, durante este confinamiento me compré un teclado MIDI y con plugins hice la versión synthwave de algunos temas. Algún día saldrán a modo de anécdota”.

“Nos encanta Riot, para mí es una de las bandas más infravaloradas de la historia” PHILIP GRAVES

Siguiendo por ahí, más allá de vuestro heavy clásico y speed, creo que lo más remarcable de vuestra propuesta es ese alegato a favor del US power. Podría contar con los dedos de una mano las bandas europeas con reminiscencias suyas… ¿Qué te fascina de ese movimiento y qué crees que faltó para que bandas como Sanctuary, Omen, Vicious Rumors o Jag Panzer tuvieran el reconocimiento merecido?
“Lo que me fascina de ese movimiento es que es heavy metal enfadado, con mala hostia y elaborado. Otra cosa que me encanta de muchas de esas bandas es el mensaje que transmiten en sus letras, me parecen letras muy interesantes. Además son el punto intermedio entre el heavy metal y el thrash… ¡Diría que lo tiene todo! Yo creo que no tuvo más reconocimiento este género por varios motivos. El primero, la aparición del thrash metal. A la que salieron bandas como Metallica o Slayer, que sonaban el doble de rápidas y agresivas, bandas como Metal Church o Lääz Rockit se quedaron cortas en ese sentido, hubo una ‘guerra’ por ver quién tocaba más rápido, en la cual las bandas de US power no se unirían a dicho carro. Luego otro motivo sería que, aparte del thrash, otro estilo que tiró mucho en Estados Unidos a nivel de ventas y popularidad fue el glam metal con una temática más fiestera, más comercial y a veces macarra. Digamos que el thrash y el glam eclipsaron al power. Quizás en Europa habría hasta tenido más tirón en aquel entonces, ¿pero quién sabe?”.

Esta banda la creaste tú como proyecto personal, pero en 2013 empiezas a reclutar a más miembros para ser una banda con todas las de la ley. Cuéntame cómo ha ido ese proceso hasta llegar hasta hoy…
“Yo ya venía de tener bandas anteriormente y cuando fundé Redshark estaba muy quemado de lo que era tener una banda como tal, por eso quería que Redshark fuera un proyecto al estilo Bathory pero tocando heavy metal, sin depender de nadie… Luego, que esto se convirtiese en una agrupación ocurrió porque me animé a ello, las circunstancias me lo pedían de algún modo. Respecto a lo de acabar siendo más miembros como yo colgar el bajo y pasarme a la guitarra, ser dos guitarras y que Chris entrase al bajo, se debe a que la idea principal era hacer un rollo Exciter, Razor e incluso Tank, bandas que nos encantan, sin duda, pero luego los temas que compusimos pedían otra cosa, por lo tanto todo acabó sonando más a US power. Se podría decir que nos hemos encontrado a nosotros mismos en ese aspecto de forma bastante natural”.

El pasado año decides dejar el micrófono y ficháis a Pau Correas como cantante. ¿Por qué decidiste centrarte en la guitarra? ¿Querías liberarte de ello o, como grupo, queríais dar un salto de calidad en esa parcela?
“Pues las dos cosas, la verdad. Personalmente yo considero que tengo buena voz, pero para que mi voz diese el salto de calidad tenía que entrenarla día tras día, ir a clases de canto y lo cierto es que no tenía ni tiempo ni ganas, así que para hacer las cosas mal y no estar al 100%, pues decidimos contar con Pau ya que es amigo nuestro desde hace muchos años. Con ello yo me he liberado de cantar y por supuesto, el pico de calidad que deja Pau se ve notablemente reflejado. Por otra parte, llevar una banda no es sólo tocar, son más cosas: cerrar conciertos, hablar con los sellos, hacer envíos de merchandising… Tenía que quitarme peso. Es más, por ejemplo ahora quiero que la función solista sea más al 70% para Javi y yo dedicarme más a la rítmica. He descubierto que mi función encima del escenario es ser de alguna manera el ‘director de orquesta’, el que está ahí haciendo que todo vaya rodado, algo similar a lo que hace Jon Schaffer de Iced Earth”.

Como decíamos, Pau ha debutado con vosotros en este EP. ¿Qué crees que ha aportado a la banda más allá de, obviamente, sus tareas al micro? Aquellas cosas que sólo puedan observarse desde dentro.
“Pues la verdad es que ha aportado muchísimo. Además de su voz, él tiene muchas ideas en cuanto a promocionarse como banda. Luego con él empezamos a practicar los coros, que es algo muy importante, y por qué no, su sentido del humor en los ensayos, algo fundamental en una banda puesto que pasamos muchas horas en ensayos, conciertos, grabaciones… Otra cosa que ha aportado de forma indirecta es que yo por ejemplo, al no centrarme en cantar, puedo estar más por otras cosas necesarias para el grupo, así que desde luego todo han sido ventajas, y ahora por supuesto queremos que aporte su toque compositivo al asunto, ya que además de cantar de puta madre precisamente toca la guitarra y el bajo muy bien”.

“Ya avanzo que hay algunos riffs de guitarras tanto de Pau como de Javi que son tremendos” PHILIP GRAVES

‘Destroy What Destroys You’, ‘Sentenced To Kill’, ‘Burn Your Flag’, ‘Stronger Than Ever’… Las canciones desprenden un aroma de autoafirmación y revancha tremendas. ¿Sigues escribiendo tú las letras o ya es cosa de Pau? ¡Con esos títulos vais para Hatebreed! (Risas).
“Las sigo escribiendo yo, y al menos todos estos temas se compusieron antes de que él entrase. El principal peso compositivo de Evil Realm lo llevé yo, pero ahora sí que es cierto que, como he dicho antes, quiero mantener la esencia y tendencia del EP con el añadido de que tanto Pau como el resto metan más mano en la lírica y en los riffs para experimentar un poco, abarcar más y no sacar otro Evil Realm con el doble de minutos. Que por cierto, ya avanzo que hay algunos riffs de guitarras tanto de Pau como de Javi que son tremendos. En cuanto a la temática de las letras, pues siempre digo lo mismo: quiero escribir sobre cosas que me inquieten, críticas sociales, conspiraciones… En realidad cualquier temática es válida, excepto hablar de los topicazos cansinos de que el heavy metal es lo más poderoso del universo y que hay que luchar para defenderlo por la noche. Ya sé que en el heavy metal tampoco se puede innovar mucho, y puede ser que esté todo hecho, pero por lo menos hay que intentar darle ese toque distinto a tu propuesta. Por cierto, ahora que nombras a Hatebreed, decir que a Chris le encanta esa banda”.

Eres un tío familiarizado con el metal extremo también, te veo en un montón de bolos del rollo, así que te quería preguntar qué te parece esta simbiosis entre músicos y aficionados que se mueven entre el heavy más clásico y el más aguerrido, pasando absolutamente de lo que pueda haber entremedio. Es un fenómeno que cada vez se da más, y que incluso observo directamente en mis apetitos musicales. Sinceramente, en un cartel con Redshark podrían estar también Körgull The Exterminator o Nifelheim, y no desentonaría para nada.
“Pues aquí tienes a uno de ellos (risas). De hecho, tanto Chris como yo tenemos una banda paralela de black thrash que nos llamamos Inverted Cross. Así que sí, me parece cojonudo que la gente tenga la mente abierta en ese sentido, que no tenga problemas en escuchar a Judas Priest, a Nifelheim y luego por ejemplo a Whitesnake. Al final no hay que dejarse llevar por los prejuicios ni por donde sople el viento, simplemente disfrutar con lo que a uno le gusta y ya está. A mí por ejemplo, como he dicho antes, me molan muchos más estilos, pero siempre disfruto más cuando escucho heavy metal. De la misma forma, si ahora viene una tía o tío que no le gusta nada más allá, por ejemplo, del black o del heavy metal, pues hay que respetarlo, son sus gustos y ya está, no tiene más vuelta de hoja. Por ejemplo, un festival del que me gustaban mucho los carteles, y por desgracia no pude ir nunca, era el Fall Of Summer, que te podían meter a Nifelheim o a Unleashed y de repente a Manilla Road o a Grim Reaper. Luego aquí en la Península, el Heavy Metal Espectros en su día metió sin problemas a Witchburner o a Antichrist en un cartel más heavy. Y sí, hemos tocado con bandas más extremas, de hecho en Zaragoza íbamos, o hemos de tocar, con Apparition, que tocan death metal… ¿Para mí? Ningún problema, siempre que haya un mínimo de coherencia y sentido en el cartel, ¡pues para adelante!”.

PAU NAVARRA