Todos sabemos que 2020 ha estado lejos un paraíso para nadie, pero para Red City Radio haber titulado su cuarto disco Paradise no es un acto de ironía, sino una pista de que los más importante es que cada uno lo busque en su interior.

Ryan Donovan no está en el paraíso, pero se le parece bastante. El guitarrista de Red City Radio está de vacaciones en Phoenix, Arizona, y por lo que me enseña a través de Zoom tiene una piscina gigante sólo para él. A pesar de que la pandemia les ha jodido el lanzamiento de Paradise (Pure Noise Records), Ryan comenta que este parón forzado no les ha ido del todo mal a nivel personal.

Con su filosofía de intentar sacar el máximo provecho de cada situación, él y sus compañeros Garrett Dale (voz, guitarra), Derik Envy (bajo) y Dallas Tidwell (batería) se los están tomando como una manera de cargar pilas antes de poder volver a la acción. Desde luego, cuando lo hagan, habrá que volver a verlos porque su nuevo álbum es de lo mejorcito que han parido, con esa mezcla de punk rock, rock americano y unas melodías que te atrapan desde el primer momento.

Me gusta mucho como empieza el disco con ‘Where Does The Time Go?’. Es diferente a como esperas que empiece un disco de Red City Radio.
RYAN DONOVAN “Sí, era la canción perfecta como introducción del álbum y pone un poco la pista de los temas que se tratan en él. Por cierto ¿qué estás fumando?”.

Es sólo tabaco.
“Ya…”.

De verdad. ¿Tú fumas?
“Sí, pero no tabaco (risas)“.

¿Te inspira?
“A veces sí. Depende lo bueno que sea lo que fumo (risas)“.

Tengo entendido que ahora vivís en diferentes estados. ¿Cómo ha cambiado eso el funcionamiento del grupo?
“Sí. Bueno, Garrett ahora vive en Canadá, Derik nuestro nuevo bajista vive, como yo, en California, y Dallas está en Oklahoma. Pero lo que más ha cambiado es que, antes, Paul (Pendley, que dejó el grupo en 2014 -ndr.) también componía. Yo no intenté llenar el hueco de Paul, así que Garrett se convirtió en el único compositor. Es quien escribe las canciones y lo supervisa todo, aunque Dallas y nuestro productor Mike Kennerty se encargan mucho de los arreglos”.

Aun así, no sonáis como un cantautor con una banda de acompañamiento, sonáis a banda.
“Sí, desde luego. Somos una banda. Creo que nos sale de manera natural después de haber estado tantos años tocando. Todos somos adultos, y cada uno hace su trabajo lo mejor que puede”.

Pero ya sabes que en muchos grupos los problemas surgen por cuestiones de ego.
“Sí, es probable. Puede ser causa de problemas porque todo el mundo quiere que se le valide. Creo que el ego es un problema no sólo para los músicos. Nosotros somos sólo cuatro tíos que queremos hacer rock’n’roll y viajar por el mundo. Pero también muchas veces los problemas surgen porque los grupos creen que no tienen la popularidad que merecen. Mucha gente se queda en el camino y tiran la toalla porque creen que merecen más”.

¿Crees que Red City Radio merecéis lo que tenéis?
“Bueno… No creo que merezcamos nada. Todo lo que tenemos es increíble e intentamos disfrutarlo mientras lo tengamos. Desde luego, merece la pena. En la vida puedes tomar muchas opciones, puedes querer ser un médico, o bombero, o contable… y si estudias para ello, obtienes un certificado y puedes dedicarte a esa profesión. En la música no existe nada parecido. No hay un camino establecido para poder triunfar en la música. Simplemente te comprometes con el espíritu, el alma, y el estilo de vida de estar siempre en la carretera. Todas las aventuras y experiencias que tienes es lo que te llevas. No sentimos agradecidos, la verdad”.

Antes has mencionado a Mike Kennerty, vuestro productor, que es también miembro de The All-American Rejects. Ya produjo vuestro anterior EP. ¿Qué os gusta de él? 
“Nos encanta trabajar con él, y sé que a él le encanta trabajar con nosotros. Entienda la dinámica de nuestro grupo. En general, nos deja hacer lo que queremos. Lo grabamos todo en su estudio casero que se llama The Cereal Box en Oklahoma. Tiene una casa al estilo MTV Cribs, y cuando estaba grabando los coros estaba aguantando su premio de los MTV Video Awards. Fue divertido. No sé si tuvo alguna influencia, pero sí sé que nosotros no ganaremos nunca un premio de MTV (risas)“.

¿Cómo crees que encaja Paradise en un mundo que ha cambiado tanto desde que lo escribisteis?
“Creo que encaja muy bien. Garrett es un compositor increíble y el contenido de sus canciones siempre ha reflejado el mundo en el que vivimos a gran escala. Sólo porque el COVID haya marcado tanto el 2020, no quiere decir que antes el mundo no estuviera jodido. El cambio climático, las injusticias sociales, la política, el racismo, el odio… Todo eso ya estaba ahí. Puede que haya gente que piense que este disco es una reacción a la pandemia, pero en realidad trata sobre las luchas internas que cada uno tiene mientras en el mundo ocurre todo eso que decía antes”.

¿Has notado un cambio en el ambiente ahora que parece que Trump ya empieza a admitir su derrota?
“Creo que todavía no somos del todo conscientes del cambio. Pero hasta que Biden no sea proclamado en enero y su equipo empiece a trabajar, no creo que veamos un cambio real. Pero Trump tiene seguidores muy locos, así que igual sacan las armas e intentan tomar el Capitolio. Vete a saber. Personalmente estoy muy feliz, y creo que la comunidad punk rock también. No hay un espacio para un líder que da cobijo a nazis y grupos racistas. Que le den a Donald Trump”.

Aunque sois una banda de punk rock, Paradise muestra que no sólo sois una banda de punk rock.
“No creo que Red City Radio hayamos nunca intentado encajar en ningún sitio. El mejor arte siempre sale cuando dejas que salga lo que tienes dentro de la manera más natural. Formamos parte de la comunidad punk, pero somos más rock. Creo que lo que nos distingue es que los cuatro del grupo cantamos, y en algún momento hemos sido los líderes de nuestra propia banda. Cantar en directo con cuatro tíos haciendo coros es divertido. Realmente le ponemos mucho esfuerzo a eso, no son las típicas gang vocals, sino que hay muchas armonías. Creo que eso nos hace distintos”.

¿Qué grupos son tus favoritos a la hora de hacer coros de ese tipo?
“Muchos de los grupos de rock de los 80 daban mucha importancia a eso. Pero ahora mismo no hay muchas bandas que lo hagan. Pero así de clásicos, Creedence Clearwater Revival eran muy buenos. A veces para calentar las voces antes de los conciertos cantamos canciones suyas”.

The Band eran otra banda muy buena con cuatro grandes voces. No se si has visto su documental Once Were Brothers en el que se les ve ensayando…
“No, pero lo miraré. De grupos de ahora The Avett Brothers son muy buenos haciendo armonías, son muy especiales”.

‘Doin’ It For Love’ del nuevo disco debe ser la mejor canción que Phil Lynnot nunca escribió para Thin Lizzy.
(Risas) Sí, lo es. Nos encantan Thin Lizzy. ‘Dancing In The Moonlight’ estaría en mi Top 5 de canciones favoritas de todos los tiempos. Eran una gran banda de rock, pero creo que quedaron eclipsados más por el rollo Hollywood de Kiss o Mötley Crüe, aunque eran muchos mejores. Sus guitarristas estaban a años luz de los demás, las líneas de bajo sexy… eran increíbles”.

Supongo que la tocaréis en directo. ¿En qué fechas estáis trabajando para volver a girar?
“Creo que esperaremos hasta finales de verano, otoño del año que viene. Veremos cómo evoluciona el tema de las vacunas, y si son accesibles a todo el mundo. También habrá que ver la normativa de cada país o de cada estado. Estoy seguro que una empresa como Live Nation desarrollará controles para que todo sea seguro. Lo que me jode es que en las manifestaciones pro-Trump veías a un montón de gente junta, y una banda cristiana tocando, y en cambio las bandas de rock normales no podemos tocar. Es una muestra más de la hipocresía de la religión. Pero para nosotros lo más importante es la salud de nuestros fans y de la comunidad. Ojalá podamos volver a girar en 2021 y tocar en festivales en 2022. Estamos aprovechando este tiempo para prestar atención a nuestras vidas personales. Aunque preferiríamos girar, ahora podemos ocuparnos más de nuestras familias. No ha estado mal bajar el ritmo, pero esperamos poder ir a tocar a Barcelona, Madrid y quizá pegarnos una fiesta de cuatro días en Ibiza (risas)“.

JORDI MEYA