Un año después de haber publicado su último disco Who Do You Trust?, Papa Roach volverán el mes que viene a nuestro país para presentarlo como se merece. Esta nueva visita nos brinda la oportunidad de volver a charlar con su vocalista Jacoby Shaddix sobre el momento actual de la banda, la despedida de Slayer o la vuelta de sus amigos Mötley Crüe.

Pasan los años y la popularidad de Papa Roach no parece decaer. Al contrario, con sus dos últimos trabajos, Crooked Teeth y Who Do You Trust?, la banda californiana atraviesa uno de los momentos más dulces de su carrera. Prueba de ello es que las entradas para sus conciertos del 16 de febrero en la sala Razzmatazz de Barcelona y el 17 en La Riviera de Madrid ya están prácticamente agotadas. O también que el último single que han lanzado del álbum, ‘Come Around’, haya llegado este diciembre al número 1 de la lista Billboard Mainstream Rock Charts. Posiblemente uno de los motivos del éxito, y la longevidad, de Papa Roach lo encontremos precisamente en el vídeo que grabaron para esa canción. Su protagonista es Mark Moreno, un fan del grupo que ha asistido a más de 60 conciertos desde el año 2000 y que perdió a su hermana hace tres años. Al final podemos ver a Mark subiendo al escenario, donde la banda le regala una placa conmemorativa y le da dos pases para que pueda acudir gratis de por vida a cualquier concierto del grupo.

La escena en la que podemos ver al fan llorando abrazándose con Shaddix es realmente emotiva y explica la fuerte conexión que los seguidores tienen con su música. Una pasión que el propio vocalista expresó respecto a otros grupos cuando le preguntamos por ellos en nuestra charla a primeros de diciembre.

Hablamos hace un año cuando sacasteis Who Do You Trust? para nuestro artículo de portada. ¿Cómo te sientes respecto al disco ahora?
JACOBY SHADDIX
“Ha sido un buen álbum para nosotros. Hemos girado mucho. Hace unas semanas terminamos una gira por Estados Unidos y Canadá y nuestro último single ‘Come Around’ está en el número 1 de las listas, así que ha sido una buena manera de acabar el año. Seguir conectando con la gente a través de la música después de tantos años y seguir evolucionando y entrando en nuevos territorios es algo hermoso”.

¿Qué canciones de Who Do You Trust? han funcionado mejor en la gira?
“‘Who Do You Trust?’ ha funcionado muy bien para abrir los conciertos, ‘Renegade Music’ también es una pasada, ‘Come Around’… Déjame pensar… Oh, ‘Elevate’ es un cañón. Ése es un momento álgido de los conciertos. Mola ver que la gente flipa con los clásicos como ‘Between Angels And Insects’, pero luego tocas un tema nuevo y la energía no decae”.

Supongo que siempre es muy satisfactorio para un grupo cuando eso ocurre.
“Sí, es un riesgo tocar temas nuevos cuando tienes tantos hits que la gente quiere escuchar, pero a la vez es lo que hace que tu banda siga siendo relevante. Hace que no te duermas en los laureles”.

En febrero estaréis por aquí con Hollywood Undead. ¿Cuál es vuestra relación con ellos?
“Les conocemos desde hará unos diez años o incluso más. Hemos hecho bastantes conciertos con ellos, pero nunca una gira como tal. Su cantante Danny y yo somos bastante amigos. George también es un tío súper majo. Les dijimos a nuestros agentes que queríamos hacer una gira juntos y ahí empezaron a hablar entre ellos y al final salió bien. Después de tantos años, por fin lo hemos conseguido. Esos tíos son muy buenos en directo y cuando tocas con un grupo que tiene un buen directo, eso hace que tu show también sea mejor. Estoy muy ansioso por ver cómo sale todo”.

¿Crees que esta gira os podría llevar a una colaboración también en el estudio?
“Eso sería increíble. Creo que las colaboraciones son muy importantes para las bandas de rock. Últimamente hemos hecho algunas y creo que son importantes porque hacen que salgan cosas frescas y originales”.

¿Crees que es algo que el rock debería aprender del mundo del hip hop, donde es algo muy frecuente?
“Tío, las colaboraciones ya existían en el rock en los años 60 y 70. Era algo muy frecuente entonces, pero los grupos dejaron de hacerlo en los 80 y los 90. Creo que en los 2000 empezó de nuevo. En todo caso, creo que fue el hip hop quien se inspiró en el rock en un inicio. Creo que es algo que tenemos que recuperar. Pero si miras el documental de Bob Dylan y su gira de Rolling Thunder Revue, verás que colaboraba con un montón de artistas coetáneos”.

Quizá los grupos se volvieron demasiado individualistas…
“Sí, algo pasó. Supongo que los grupos de rock somos muy competitivos, lo somos. Pero creo que es importante mostrar tu respeto hacia otros artistas y estar abierto a colaborar con ellos”.

Hace unas semanas entrevistamos a Aaron de Of Mice & Men, que son de vuestra misma ciudad, y nos contó que era amigo de tu hermano y que vuestro éxito les había inspirado mucho. ¿Qué banda local te inspiró a ti a tirar Papa Roach adelante?
“Sin duda Deftones. Les fui a ver muchas veces a un local que se llamaba The Cattle Club cuando empezaron. Recuerdo estar como un loco en el mosh pit pensando que algún día yo quería estar en el escenario. Y aquí estamos 25 años después (risas)”.

Vuestra última visita aquí fue en el festival Download Madrid el verano pasado e hicisteis una versión de ‘Firestarter’ de Prodigy dedicada a Keith Flint y dijiste lo mucho que te habían influenciado. ¿Cómo los descubriste?
“A mediados de los 90, un amigo me dio una cinta de The Fat Of The Land, y me voló la cabeza. Tenía la energía del rock, pero era algo distinto. Nunca me había interesado demasiado la música rave o dance, pero esos tíos tenían algo muy punk rock, tenían un rollo sucio, callejero… Desde entonces me convertí en un fan. Les he visto bastantes veces en directo y la energía que transmiten encima del escenario es brutal. Es una tragedia que Keith muriera y por eso quisimos hacerle ese homenaje”.

En vuestros últimos discos habéis introducido más elementos electrónicos, ¿es un influencia directa suya?
“De ellos y de Nine Inch Nails. Esa mezcla de electrónica y rock y metal nos inspiró mucho. Linkin Park también hicieron eso con gran éxito. En los últimos diez años hemos ido introduciendo beats y secuenciadores a nuestra música, más teclados, y hemos elevado las producciones a otro nivel. Para nosotros es revitalizante incorporar nuevos elementos. Cuando te estancas trabajando con las mismas herramientas puede resultar aburrido. Por eso no tenemos proyectos en solitario, porque podemos expresar todo lo que queremos a través de Papa Roach”.

¿Crees que vuestro público actual también está más abierto a esos experimentos?
“Sí, creo que el público del rock escucha todo tipo de géneros. Yo mismo ya escuchaba a Beastie Boys, Prodigy, Social Distortion y Metallica, así que para nosotros es muy natural mezclar todas esas cosas”.

“No tenemos proyectos en solitario porque podemos expresar todo lo que queremos a través de Papa Roach” JACOBY SHADDIX

Hace unos días Slayer ofrecieron su último concierto en Los Ángeles. ¿Fueron también una banda importante para ti?
“Slayer son una banda icónica. Forjaron su propio camino y les tengo muchísimo respeto. Su directo era imbatible. Tengo un par de amigos que fueron a ese concierto. Tony, nuestro batería, es un gran fan suyo. Fueron una de las bandas que le inspiraron a practicar durante horas y horas. Estuve con Kerry King en varias ocasiones y siempre fue súper amable. Han dejado una huella imborrable en la música metal. Llegar tan lejos como ellos con un sonido que no era nada comercial tiene muchísimo mérito. Siempre fueron fieles a su visión y eso no tiene precio. Esta mañana he visto el vídeo de Tom Araya despidiéndose de sus fans por última vez y se me ha puesto la piel de gallina. He pensado que quizá algún día sea yo quien diga esas palabras”.

¿Qué tendría que pasar para que Papa Roach dijerais adiós de manera definitiva?
“Para serte sincero, ni siquiera lo he pensado. Sólo esta mañana viendo ese vídeo se me ha pasado por la cabeza, pero no lo sé…”.

Slayer se van, pero por otra parte Mötley Crüe vuelven. Conoces bien a esos tíos y has grabado con ellos, ¿qué opinas de su retorno?
“Me lo creeré cuando lo vea (risas). Pero tío, ¿cómo puede una banda como Mötley Crüe estar retirada? Cuando firmaron ese contrato, en el fondo sabía que no lo cumplirían. No me imaginaba a Nikki Sixx estando en casa sin hacer nada, todavía tiene sangre en las venas. Era imposible que no volvieran. La verdad es que tengo muchas ganas de verles en directo. Estaré en alguno de esos conciertos, de eso no hay duda”.

Asumo que has visto The Dirt. Teniendo en cuenta que tú también tuviste tu época de excesos, ¿te sentiste identificado con algunas de las escenas?
“Desde luego. Creo que hicieron un gran trabajo reflejando las personalidades de los cuatro y contando su historia. Tengo mucho respeto por Vince Neil por la increíble tragedia que tuvo que pasar con la muerte de su hija y su amigo de Hanoi Rocks. Pero hay muchas similitudes entre su historia y la nuestra. Si nosotros recopiláramos todas nuestras victorias y derrotas, saldría algo bastante parecido. Hemos tenido periodos maravillosos y otros muy oscuros, tenemos nuestra propia historia. Quizá algún día, si tenemos la oportunidad, también la contemos”.

JORDI MEYA