Con la publicación de su segundo recopilatorio de grandes éxitos, Papa Roach celebran la década en la que pasaron casi de la irrelevancia a volver a conquistar a una nueva generación de fans. Charlamos con el guitarrista Jerry Horton sobre cómo lo han conseguido.

Puede que Papa Roach no tuvieran la brutalidad de Slipknot, ni el aura oscura de Korn, ni la imaginación musical de Deftones, pero si algo ha ido sobrado estos supervivientes del nu metal es de hits. De hecho, costaría pensar en otra banda de su generación que haya sido capaz de seguir dominando las radios desde que en el año 2000 irrumpieran con ‘Last Resort’.

Es evidente que desde España es difícil tener esa perspectiva, pero en su país canciones como ‘Face Everything And Rise’, ‘Help’, ‘Born For Greatness’ o ‘Come Around’ han llegado al nº1 de la lista Mainstream Rock Tracks de Billboard, y han posibilitado que la banda viviera una segunda juventud. Naturalmente, todas ellas están incluidas en Greatest Hits Vol. 2- The Better Noise Years, un nuevo recopilatorio que recoge los singles de los cuatro discos que han publicado con su actual discográfica, The Connection, F.E.A.R., Crooked Teeth, y Who Do You Trust?.

Aunque se encuentran inmersos en lo que será la grabación de su próximo disco, del cual ya han avanzado que no publicarán que puedan volver a girar con normalidad, hace unos días tuvimos la oportunidad de robarle unos minutos a su guitarrista para hablar sobre este nuevo hito de una banda que se resiste a desaparecer.

En la era del streaming y las playlists ¿tiene mucho sentido lanzar un grandes éxitos? ¿Es más un autohomenaje que un producto que vaya a tener salida?
JERRY HORTON “Bueno, fue nuestro sello, Better Noise, quién nos lo pidió. Creían que era una buena manera de celebrar nuestros diez años con ellos, y los ocho singles de éxito que hemos lanzado en este tiempo. Pero la condición que les pusimos es que queríamos ofrecer algo más a nuestros fans que una simple recopilación, y por eso quisimos meter algunas remezclas, versiones acústicas, y un par de temas que no habían sido singles, pero que son muy queridas por nuestros fans como ‘Broken As Me’. Y nos dijeron que les parecía bien, pero que igual pensáramos en meter alguna colaboración para darle un poco más de atractivo. Barajamos varias opciones, pero al final nos decantamos por Danny Worsnop de Asking Alexandria porque hemos girado con ellos, y tiene una gran voz, tanto como canta como cuando grita. La verdad es que estamos contentos con como ha quedado el conjunto. Sobre todo si lo comparamos con nuestro primer Greatest Hits“.

¿Por qué?
“Ese disco lo sacó Universal sin involucrarnos para nada. Era su manera de decir que estábamos acabados. Ya nos avisaron que no iban a invertir ni un duro en promocionarlo. Fue su último intento por exprimirnos un poco más. En cambio este segundo Greatest Hits es todo lo contrario. Better Noise no piense que estemos acabados, sino todo lo contrario. Es como una manera de decirnos que siguen creyendo en nosotros”.

Sería difícil encontrar un grupo de vuestra generación que pueda tener dos Greatest Hits. ¿A estas alturas habéis desarrollado una especie de instinto para saber si un tema va a ser un hit?
“Me gustaría decir que sí, pero no (risas). Especialmente ahora que hay tantos factores externos que intervienen. Por ejemplo ‘Help’ de Crooked Teeth fue toda una sorpresa. De hecho, habíamos terminado el disco y la discográfica nos dijo que creía que no tuviéramos un primer single claro, y que volviéramos al estudio. Nos cabreó bastante e hicimos otro tema, y tampoco les convenció. Así que volvimos de nuevo al estudio e hicimos ‘Help’ que a nosotros no nos parecía gran cosa, porque la música y la melodía nos parecía un poco demasiado alegre, aunque la letra fuera oscura. Pero el caso es que les encantó y se convirtió en una canción muy importante para nosotros y que gusta mucho a los fans. Así que también ver todo ese entusiasmo hacia la canción ha hecho que nos haya acabado gustando también a nosotros. Lo que quiero decir es que nunca sabes dónde estará tu próximo hit. Ahora cada vez que nos mandan de nuevo al estudio, lo hacemos sin rechistar (risas)“.

Ya, a veces pese a su mala fama, los ejecutivos de las discográficas pueden tener razón. La historia está llena de artistas que han escrito grandes canciones casi por obligación.
“Desde luego. Lo importante es estar rodeado de gente que sabe de lo que habla y en la que puedas confiar. Por ejemplo, en los últimos años Better Noise nos ha insistido mucho en la importancia de las redes sociales y hacer un trabajo importante alrededor de cada single. Para nosotros, que nos consideramos una banda de rock, no es algo que de entrada nos convenciera mucho. Crecimos en una época en la que los grupos mantenían un cierto misterio, pero ahora tienes que exponerte totalmente. Pero pese a nuestras reservas es algo que funciona, y ahora lo vemos como una faceta más de nuestro trabajo”.

¿Qué crees que dicen de Papa Roach como banda las canciones de este nuevo recopilatorio en relación a las del primero?
“No sabría qué decirte. No creo que puedas separar las canciones en estos dos bloques porque Papa Roach ha sido una banda que siempre ha estado evolucionando, incluso antes de que sacáramos nuestro primer disco. Supongo que nos hemos convertido en mejores músicos y entendemos mejor como construir una canción para que suene bien y resulte interesante”.

Para mí la principal diferencia sería que en la primera etapa erais simplemente cuatro tíos tocando, y ahora la producción es como si fuera el quinto miembro del grupo.
“Sí, es una buena manera de describirlo. La verdad es que hemos aprendido mucho en ese aspecto y hemos trabajado con gente que domina mucho ese terreno. A veces echo un poco de menos la inocencia de esa primera etapa, pero también es cierto que ahora tenemos muchas más posibilidades. El proceso ha cambiado. Ahora nos centramos en el trabajo de estudio en sí, y luego ya pensamos en cómo llevaremos la canción al directo, lo cual a veces no es fácil (risas)“.

Hace unas semanas lanzabais una nueva versión de ‘Last Resort’ con el TikToker Jeris Johnson. Parece que esa canción os perseguirá hasta la tumba. ¿No estás ya harto de ella?
(Risas) Hay días en las que sí puedo estar cansado de ‘Last Resort’, pero es la canción que nos lo dio todo. Sin ella no sé si hubiéramos tenido la carrera que hemos tenido, así que le debemos muchísimo. Cuando salió lo de Jeris Johnson, había gente en el grupo que no lo veía muy claro, pero Jacoby (Shaddix) quedó con él y le cayó muy bien, así que decidimos tirar adelante. Estoy muy contento de que gracias a él, la canción pueda llegar a nueva generación”.

¿Qué opinas de fenómenos como el suyo o el del guitarrista Jared Dines que han nacido en Internet y cuentan con millones de seguidores? Obviamente es muy distinto al tipo de carrera que habéis tenido vosotros.
“Desde luego. Cuando salimos nosotros, la única manera era tocar y tocar, prácticamente ganarte fan a fan. Por eso me hacía mucho gracia cuando petó ‘Last Resort’ y se decía que Papa Roach habíamos salido de la nada. Llevábamos siete años currando sin parar sin que nadie se diera cuenta. Y en cierta manera con Jeris me di cuenta que era un poco lo mismo. Hemos hecho unos vídeos con Jacoby y él, comparando nuestras carreras, y vi que Jeris también llevaba currando mucho tiempo, es simplemente que ahora se hace a través de las redes. Cuando alguien consigue tener un millón de seguidores es porque se lo ha currado”.

“Es importante que la gente se lo pase bien cuando viene a verte”
JERRY HORTON

En todo caso, el curro que os pegasteis vosotros se nota mucho vuestros conciertos. Incluso cuando os he visto en giras de un disco que me parecía regulero, en directo siempre me habéis gustado.
“Gracias. Sí, estamos muy orgullosos de nuestro directo y creo que es la clave para seguir siendo una banda después de tantos años. La verdad es que cuando empezamos nos fijábamos mucho en lo que hacían los grupos que nos gustaban, fuimos tomando cosas de unos y otros para montar un buen show. Es importante que la gente se lo pase bien cuando viene a verte”.

Bueno, más que el show, al final lo más importante es la energía y las ganas que le pongas.
“Desde luego. Para serte sincero hay días que no te apetece, porque somos humanos, pero cuando quedan pocos minutos y notas la expectación en la sala, es algo contagioso y sales al escenario a tope. No te voy a mentir, es como una droga. Es difícil que alguien que no lo ha vivido, pueda entenderlo. Podría vivir sin tener que viajar tanto, o sin hacer meet & greets, pero tocar me encanta”.

Bueno, al menos este año has podido descansar de viajar.
“Sí, la verdad es que he agradecido por estar en casa con la familia, pero ahora ya estoy listo para volver a salir (risas). Si todo va bien, el año que viene estaremos de nuevo en la carretera presentando el nuevo disco en el que estamos trabajando ahora”.

JORDI MEYA