Si no lo son ya, Mujeres llevan camino de convertirse en una de las bandas estatales de este 2020. El trío barcelonés nunca ha sido de caminos muy convencionales, así que igual tampoco es tan extraño que su momento este llegando en el año más extraño de nuestras vidas.

El ascenso de Mujeres no es algo que haya sucedido de la noche a la mañana. Pol Rodellar (bajo y voz) y Yago Alcover (voz y guitarra) llevan levantando la banda desde hace ya una década, y aunque tuvieron su momento de hype, como bien se habla en la entrevista, no fue hasta la entrada de nuestro interlocutor Arnau Sanz (batería), el cambio de idioma del inglés al castellano, y de cuarteto a trío, así como el fichaje por el sello Sonido Muchacho –todo en un relativo corto periodo de tiempo- cuando Mujeres empezaron de verdad a ir para arriba. Una escalada que de momento tiene su culminación en Siento Muerte, el álbum más completo de los barceloneses, publicado en mayo.

Tenéis que estar muy contentos con la repercusión Siento Muerte. Parece que todo ha cogido forma y estáis llegando a una popularidad que no habíais conocido hasta ahora
ARNAU SANZ “La verdad es que nos ha sorprendido mucho la reacción de la gente, ya fuera con el pre order del disco o cuando íbamos sacando singles. Cuando editamos Un Sentimiento Importante (2017) había muchas dudas porque era el primer álbum editado íntegramente en castellano, y también porque se había ido uno de los guitarras, que era parte del sonido característico del grupo. Fue todo un reto para nosotros y ya nos sorprendió la repercusión que tuvo, pero, he de reconocer, que éste ha superado todas nuestras expectativas. Y más teniendo en cuenta las circunstancias. El virus se podía haber comido el disco, pero ha sido al revés. Ha crecido el interés”.

Pienso que la banda ha sido consciente de que estaba en un momento crucial y no ha tenido miedo de hacer un álbum más abierto, incluso podríamos llamarlo accesible, sabiendo que el interés era mucho mayor. Todo está más trabajado la música, las melodías vocales…
“Uno de los factores claves es que hemos tenido más tiempo para prepararlo. Hemos tenido unos tres meses para irlo construyendo, lo cual es una diferencia abismal respecto a otros trabajos y nos ha permitido tenerlo todo más cerrado. Yago ha estado escuchando muchas girls bands de los 60’s, y eso se nota en las melodías vocales, y en el hecho de que Pol y yo hayamos hecho muchas voces y coros. Nos hemos quitado miedos y dudas del pasado y se han analizado más lo temas. El tener tiempo nos ha permitido equilibrar el tipo de canciones que había y que el resultado nos fuese tan uniforme. El feedback que hemos tenido es que es mucho más variado que los anteriores”.

Siempre se ha categorizado a Mujeres como una banda de garage pero vuestra música, especialmente ahora, va mucho más allá. A mi hay melodías que me recuerdan al pop español de los 60, tipo Los Brincos, o incluso veo un poso post hardcore en canciones como ‘Algo Memorable’. ¿Cómo lo ves tú?
“De los referentes que nos comentas, puede que haya algo, pero no ha sido premeditado. Nos han dicho de todo con este disco (risas). Desde que hay alguna guitarra rumbera a lo que hablabas de los  grupos tipo Los Brincos y aunque, como he comentado, no es premeditado, en según que momentos entiendes que esas comparaciones puedan existir. Son melodías que han estado presentes en nuestras vidas y de alguna manera se quedan. Lo mismo podemos decir con las influencias de La Movida, que también nos lo han comentado mucho, pero que no es algo que sea premeditado. Es muy bonito que la gente vea elementos en nuestra música que en principio nos son obvios para nosotros pero que, seguro, de una manera u otra está ahí. Como lo que has mencionado del post hardcore, seguro que son cosas que tienes en tu subconsciente después de haber oído tantas bandas de ésas cuando éramos chavales”.

Desde el cambio de idioma las letras se han convertido en algo importante para el grupo. De hecho es uno de los factores que ha jugado a favor para que la banda este ahora mismo donde esté. Tenéis unas letras muy curiosas, por un lado pueden ser algo barrocas y cargadas de metáforas, pero por otro lado tienen un mensaje muy directo que son la búsqueda del amor, la felicidad, etc…
“Las letras intentan ser un poco una caricatura de las letras que se hacían en los 60. Nos gusta explicar las cosas de otra manera. Tratar los temas de siempre de una manera menos típica. No sé si lo conseguimos, pero al menos lo intentamos. Con este disco, nos hemos tomado bastante tiempo para escribirlas. Trabajamos con un tema en mente sobre el cual vamos poniendo ideas y a partir de ahí las construimos. Nos ha llevado un mes hacer las letras del álbum y aunque los temas sean los de siempre, creo que son textos menos evidentes y que hemos dado un paso más en explicar el mundo de la relaciones, que, al fin y al cabo, es sobre lo que giran muchas de nuestras canciones”.

“El virus se podía haber comido el disco, pero ha sido al revés. Ha crecido el interés” ARNAU SANZ

Tú entraste en Mujeres, más o menos, en la mitad de su trayectoria. Con esa posición de privilegio que te da haber estado fuera y dentro, ¿cómo ves la evolución de la banda esa primera etapa del grupo con el debut o Soft Gems?
“Llevo tocando con Pol desde que tengo 17 años, así que he vivido la banda desde su nacimiento. Al principio lo veía como un grupo de amigos sin ninguna pretensión. Pero claro, de golpe y porrazo se convirtieron en un hype en Barcelona del que todo el mundo hablaba y se les puso aquella etiqueta de ‘los Black Lips de Barcelona’ que al final pesaba un poco”.

Yo creo que aquello se fue un poco de las manos. Los hypes son eso, hypes, y normalmente suelen estar inflados. Pienso que fue en Soft Gems cuando Mujeres dio la primera muestra de su potencial, y eso ya fue un poco después.
“Ellos fueron los primeros que alucinaron. Habían pasado de ser un grupo de amigos a verse tocando en Estados Unidos. Era la época de MySpace y puede que ayudase, no estaba todo tan saturado como ahora. Yo creo que la base del grupo, de ser un grupo de amigos para pasárselo bien, es la misma. Ahora nos hemos quitado la venda, viendo que lo que queremos hacer son canciones de pop cada vez mejores y trabajamos con esa idea. Empiezas siendo una banda con influencias super evidentes y que además quieres copiar a esos grupos que te gustan. Pero con el tiempo cambias la forma de componer y grabar, buscas más tu identidad y dejar de copiar eso que te gusta. Es curioso porque yo creo que si hemos cambiado mucho y Yago dice que no. Que escucha el primer disco y sigue reconociendo al grupo. No sé si es bueno o malo, pero es guay que cado uno vea el grupo a su manera”.

Respecto al crecimiento que está teniendo la banda, se habla mucho de la igualdad de oportunidades y la democratización de Internet, pero creo que en vuestro casi el haber ido a parar a un sello como Sonido Muchacho, que en muchos aspectos es un sello tradicional de toda la vida, ha sido clave. Se ha visto con vosotros y con otras muchas bandas del sello. Vamos, que hay mucho más que poner tus temas en Internet y ver qué pasa. ¿Cómo lo ves tú?
“Por supuesto. Lo de Sonido Muchacho ha sido un cambio capital. Luis, el jefe del sello, antes de trabajar con él, ya nos decía que teníamos que estar más arriba de lo que estamos, en lo que se refiere a chachés, popularidad…Hemos estado en sellos como Sones o Canadá, que también hicieron cosas por el grupo, pero, por ejemplo, con Canadá vimos que estaban girando mucho hacia la electrónica y necesitábamos un sello más de guitarras. De hecho Un Sentimiento Importante iba a salir por Canadá, pero Kokoshca, que son muy amigos nuestros, habían sacado disco con Sonido Muchacho y les había ido muy bien. Hablamos con Luis y justo tenía un hueco para sacarnos el álbum entre dos lanzamientos y lo editó. Y si que hemos notado un cambio. Por ejemplo fue la primera vez que hicimos promo en Madrid, el booking lo llevan ellos, y el hecho que haya grupos grandes, como Cariño o Carolina Durante, dentro del sello hace que arrastre al resto de bandas”.

Muchas veces se ve a los sellos como el diablo y no necesariamente ha de ser así Una banda no puede encargarse de todo. Si quieres crecer has de dejar ciertas cosas en manos de gente que entienda.
“Claro. Luis se sabe mover en un mundo que a nosotros se nos escapa. Es muy romántica la idea del Do It Yourself, pero necesitas contactos que por muchos motivos no tienes. Mientras un sello no te obligue a hacer cosas que no quieres, no veo ningún problema. De hecho nos siguen dejando cerrar cosas pequeñas que nos pueden apetecer y que son importantes para nosotros. Sé que es muy fácil culpar al sello de muchas cosas, pero por lo general, nosotros no tenemos quejas de los sitios donde hemos estado y nos han dejado trabajar a nuestro aire en lo que hemos querido. Siempre hemos tenido control sobre nuestra música o imagen”.

Has comentado que para vosotros es importante hacer ciertas cosas que os motivan como banda. Habéis hecho una acción con Bandcamp sacando un recopilatorio de descartes e inéditos con el que habéis recaudado 3000€, que es una pasta, especialmente si tenemos en cuenta que han sido aportaciones voluntarias. Está muy bien ver que la gente se compromete todavía con ciertas cosas.
“Con la situación del COVID nos llegaron algunas propuestas, pero nada nos convencía. Le dimos a vueltas a hacer algo con lo que nos sintiéramos cómodos y Yago vio que Iceage, que es una banda que nos gusta mucho, hizo un tema para Médicos Sin Fronteras, y a partir de ahí pensamos en algunos sitios que nos habían ayudado en su momento, para devolverles esa ayuda ahora les podía venir bien. Viendo que teníamos un montón de temas inéditos, lo pusimos a 1,99€ y quisimos destinar el dinero al Heliogàbal, la Sala Vol, Ultra-Local Records…Lo sacamos y la verdad, no esperábamos recaudar mucho más de 300€. Hay que pensar que mucha gente está sin trabajo y que no todo el mundo puede ir gastando, y fue muy emocionante ver cómo la gente respondió desde el primer día. Nos sirvió para poner en orden un montón de archivos que teníamos desperdigados y de paso sacar un dinero para una causa importante para nosotros”.

Esa idea es genial y además tiene el punto romántico de apoyar espacios físicos como salas de conciertos o tiendas de discos, que cada vez lo tienen más difícil para continuar.
“Ésa era la intención. Incluso retrasamos la salida del disco un mes para que se pudiese vender en tiendas y no sólo estuviera disponible online. Otros grupos como Triángulo De Amor Bizarro, hicieron lo mismo y, al menos la tiendas en el momento de volver a abrir, se encontraron con un montón de novedades, que al menos les ha podido servir para parar el primer golpe”.

Para acabar, ahora es complicado hablar de normalidad dentro de la vida de una banda, pero cuando llegue de nuevo, supongo que la banda está en esa extraña situación de poder vivir de ella, pero con el miedo que da plantear ese paso. Creo que vuestras profesiones os dan margen para poder compaginar el grupo pero, ¿os habéis planteado dedicaros 100% a la banda?
“Pues mira este año con lo que teníamos previsto, habíamos hecho las cuentas y hubiésemos podido vivir de la banda… Y mira lo que ha pasado (risas). Cuando trabajas en cosas que te gustan, como nos pasa a nosotros, es difícil plantearse dejarlo por la banda. Grupos que conocemos lo han hecho pero, en muchos casos, son cosas que duran un par de años y se acaba ahí. Son pasos arriesgados. Todos los tenemos fácil para compatibilizar las dos cosas. No te negaré que lo hemos hablado, pero también el vivir 100% del grupo nos podría llevar a hacer cosas que en las circunstancias de ahora, no haríamos, además se nos haría raro dedicar todo nuestro tiempo a Mujeres porque nos gusta hacer de todo. De momento, aunque a veces no sea fácil, seguiremos con este formula. Ya veremos qué pasa si la cosa va a más”.

RICHARD ROYUELA