Para llegar a su tercer trabajo después del reivindicadísimo Survive, Much The Same han tenido que ir superando barreras a lo largo de los últimos 13 años. Pero una vez alcanzada la meta, pueden decir con todo el orgullo del mundo aquello de ‘lo que no te mata, te hace más fuerte’.

Para no ser ni mucho menos uno de los grandes nombres (ni tan siquiera de los que se encuentran en el segundo escalón) dentro del punk rock y el hardcore melódico, Much The Same tienen una historia que daría para un guión de película. Hay que remontarse hasta 2007 para entender su peculiaridad, cuando a los pocos meses de haber editado su segundo largo, Survive, y tras finalizar una gira europea, decidieron colgar las guitarras prematuramente. Lo que ni ellos ni casi nadie podía esperar es que la formación de Chicago iría adquiriendo un estatus de culto con el paso del tiempo, ganando más notoriedad entre los fans del género que cuando estaban con vida.

Ese interés al alza acabó provocando que en 2015 Chris McGrath (voz, guitarra), Dan O’Gorman (guitarra) y Frank Tsoukalas (bajo) decidieran reunirse para volver a tocar con la ayuda de Mike Ford, batería de Break The Silence. Si bien al principio la idea original era dar algunos conciertos puntuales únicamente en su ciudad e ir componiendo nuevo material sin presión alguna, la llamada del Groezrock para que formasen parte de su edición de 2016 terminó por hacer que se lo tomasen cada vez más en serio. Mientras se iban embarcando en algunas giras de manera ocasional, continuaban trabajando en lo que debía ser su retorno discográfico.

Pero cuando todo parecía ir sobre ruedas, la banda recibió un auténtico mazazo al ser Dan diagnosticado de un cáncer realmente complicado. Afortunadamente y a pesar de las limitaciones del siempre precario sistema sanitario estadounidense, el guitarrista consiguió vencer la enfermedad y regresar a casa para finalizar Everything Is Fine. Una obra que no solo es un diario de todo por lo que han tenido que pasar, sino que nos devuelve a unos Much The Same (que además recuperan a su anterior batería, Jevin Kaye) en un estado de forma inmejorable, demostrando que lo suyo no fue flor de un día.

A pocas semanas de que iniciasen un nueva gira veraniega por Europa que, por desgracia, no les traerá hasta España, les pedimos a Chris y Dan que nos contasen en sus propias palabras todo lo vivido en los últimos tiempos. 

En 2015 anunciasteis vuestro regreso, pero únicamente para tocar de manera esporádica en Chicago ¿Qué fue lo que os hizo cambiar de opinión y empezar a girar un poco más?
DAN O’GORMAN “En realidad lo hicimos porque nos lo pedían los fans. Todos tenemos nuestras familias y trabajos, por lo que al principio nuestra intención era escribir algunas canciones nuevas confiando en que hubiera gente a la que les gustasen. Pero cuando empezamos a recibir llamadas para ir a tocar a otros países pensamos que sacar un álbum sería la mejor manera de hacer justicia a estos temas de los que estamos tan orgullosos y hacérselos llegar a cuanta más gente mejor”.
CHRIS MCGRATH “De todos modos, cuando empezamos a volver a viajar, pusimos la condición de que sólo lo haríamos durante los fines de semana. Pero después nos ofrecieron girar por Sudámerica junto a Face To Face y, ¿cómo vas a dejar pasar algo así? (risas). Afortunadamente tampoco nos quitó mucho tiempo y pudimos hacerlo. Pero a partir de ahí nos dimos cuenta de que debíamos intentarlo siempre que fuese posible”.

Imagino que fue entonces cuando la idea de grabar un nuevo trabajo empezó a tomar una forma más solida. ¿Cuando comenzasteis a componer?
DAN Oh, tío. Algunas de estas canciones vienen de muuuuy atrás. Por ejemplo, ‘Haunted’ la escribimos entre Frank y yo en 2008. La probamos con otros cantantes, pero siempre supimos que era un tema para Much The Same. Otras han permanecido igual hasta el día de hoy. El arranque del disco surgió a raíz de una canción que empezamos a componer poco después de que saliese Survive. Todos hemos pasado por esa transición de que lo principal en tu vida sea el grupo y ahora lo sea tu familia. Y eso es de lo que tratan muchas de estas canciones. El amor, la perdida, el estrés mental… Personalmente, cuando he sido capaz de abrirme a tratar algunos temas personales, es cuando las canciones me han resultado más sencillas de escribir”.

Todo el proceso os ha llevado más de tres años. ¿Queríais estar realmente seguros de lo que teníais entre manos?
CHRIS “Siempre nos ha costado mucho escribir canciones porque somos muy exigentes. Nos tienen que gustar a todos cada una de las partes de cada tema para que le demos el visto bueno”.
DAN “Definitivamente este disco tiene más gancho, por así decirlo. Es más inmediato. Escribí la mayoría de las melodías y letras en mi cabeza antes incluso de agarrar una guitarra. No quería probar como sonarían hasta que se me quedasen grabadas en la cabeza durante al menos un mes. Quería asegurarme de que las canciones tuvieran grandes estribillos con letras que la gente pudiese relacionar con sus vidas”.
CHRIS “También hay que tener en cuenta que no vivimos cerca los uno de los otros, por lo que solemos componer a partir de demos que nos vamos enviando por correo. Eso hace que el proceso sea más lento, pero también nos dio la oportunidad de desarrollar los temas como queríamos. El modo en el que escribimos requiere que los cuatro contribuyamos de manera significativa en todas las canciones. Eso es fácil de hacer cuando estamos todos en la misma habitación, pero no lo es tanto cuando trabajamos por separado. Pero al final conseguimos resolverlo e incluso ahora mismo tenemos más material al que seguiremos dando forma en el futuro”.

De todas maneras, cuando ha pasado tanto tiempo entre un disco y otro, uno no sabe muy bien que esperar. Puede que el grupo siga justo en el mismo punto donde lo dejó o que haya cambiado muchísimo. En vuestro caso, ¿teníais claro desde el principio el tipo de álbum que queríais grabar?
DAN “Siempre hemos intentado escribir de forma natural, no decir: ‘necesitamos escribir más canciones rápidas y agresivas, con más riffs…’. Y eso es lo que hicimos; componer lo que nos salía. Teníamos una temática en mente, por lo cual existe un concepto que engloba todo el contenido del álbum. Pero en cuanto al estilo, como decía antes, solo intenté escribir lo que permanecía en mi cabeza. Puede que Everything Is Fine esté más cerca del punk pop de lo que la gente realmente espera, pero aún así es un disco realmente rápido. Es lo que más sencillo me resulta a la hora de hacer melodías. Ahí Tony Sly ha sido una gran inspiración”.
CHRIS “Para serte honesto, tenía muchas dudas de que fuéramos capaces de componer del mismo modo en que lo hacíamos en el pasado. Survive fue el único disco que grabamos con esta formación y fue un esfuerzo grupal, un verdadero trabajo en equipo colaborando entre los cuatro. Habiendo pasado tanto tiempo, pensé que quizás aquello había sido una cuestión de suerte y que ya no funcionaríamos igual. Y aunque el proceso ha cambiado debido a nuestra distancia, me siento muy feliz de ver que todavía sonamos a Much The Same”.

En 2017 sufristeis lo que supongo debió de ser un punto de inflexión con la enfermedad de Dan. ¿Cómo lo afrontasteis tanto como banda como en un plano más personal?
DAN “Teníamos una gira planificada y muchas ideas para los nuevos temas. Y de repente me diagnosticaron un cáncer ese mismo verano. De algún modo tuvimos que paralizarlo todo, pero eso nos dio más tiempo para analizar las canciones que realmente eran buenas. Habíamos hecho algunas demos antes de que ingresase en el hospital y las escuchaba continuamente para separar las que eran mejores. El problema fue que en diciembre de 2017 mi salud fue de mal en peor. El cáncer se había extendido a mi cerebro y sufrí una hemorragia cerebral que resultó en una convulsión el día después de Navidad mientras estaba en casa solo con mis hijos. Tardé dos días en despertarme en el hospital sin recordar cómo había llegado allí y con mi mano y brazo derechos completamente inutilizados. Siendo guitarrista, aquello fue aterrador para mí. Durante los meses que estuve en tratamiento me compré un ukelele para ejercitar la mano mientras estaba en la cama del hospital. Con tiempo y paciencia, mi mano ha vuelto a ser casi lo que era antes por completo. Aún hay algunos riffs y solos que me cuesta tocar debido a la hemorragia, pero me siento bastante seguro a la hora de tocar en directo. No puedo esperar a salir de gira este verano”.
CHRIS “Para los demás fue realmente terrible. Imagino que cada uno lo llevaría a su manera. Intentamos mantenernos positivos, pero a medida que las cosas iban empeorando era imposible no ver que la posibilidad de que Dan muriese era real. Habíamos trabajado muy duro en hacer estas canciones. La mayoría son suyas y son las mejores que ha escrito nunca. Así que le pregunté que si realmente era importante para él que acabásemos el disco en caso de que muriese o si le daba igual. Y me respondió: ‘¿Por qué cree que aún sigo trabajando en las canciones?’. Me di cuenta que debía centrarme en apoyarle y seguir con el álbum. Por supuesto, la vida de Dan es mucho más importante que un puñado de canciones, pero sería incapaz de imaginarme un mundo sin él en el que no hubiéramos sido capaces de terminar el trabajo. Habría sido una gran falta de respeto”.

El hecho de que Dan se haya recuperado por completo y que Everything Is Fine sea ya una realidad es todo un triunfo para vosotros. ¿El título es una referencia a eso mismo?
CHRIS “Tanto el título como la portada son intencionadamente vagos y contradictorios. Cuando ves el hombre del dibujo, no sabes realmente si está bien o mal, o si está planeando hacer algo destructivo o ya lo ha hecho. El título viene de una canción que Dan escribió sobre la muerte, pero después de hablar con él me percaté de que había un trasfondo mucho más grande del que pensé en un primer momento”.
DAN Mmm. Se puede ver de esa manera. Pero no diría que el título haga referencia a lo que me ha ocurrido. Lo elegimos porque pensamos que ahora mismo hay mucha gente que tiene miedo de hablar acerca de los problemas mentales. Hay quienes les dicen a sus seres queridos que todo está bien, pero por dentro están lidiando con algo que les hace sufrir. Nuestra sociedad ha estigmatizado la salud mental de manera que muchas personas se sienten avergonzadas de hablar de ello. Incluso las compañías de seguros de salud no siempre garantizan la cobertura de salud mental en los Estados Unidos. Así que la idea detrás del título, y especialmente la portada, es ayudar a todas esas personas que se sienten solas intentado encontrar algo de paz y decirles que está bien si todo no está bien. En realidad el disco no habla sobre mí o sobre mi enfermedad. En su mayor parte, las canciones tratan sobre el divorcio por el que pasé hace unos años, la transición a una nueva vida como padre soltero y los errores que cometí. No afronté mis problemas y aún así seguía diciéndome a mí mismo que todo iba bien, cuando en realidad mi mundo se estaba viniendo abajo cuando me encontré solo y padeciendo un cáncer”.

También he notado que, a pesar de que muchas de las letras son duras,  la mayoría de las canciones tienen un tono muy positivo. No he sentido que sean tan agresivas como las de Survive.
DAN “Como he dicho antes, es la manera en la que creo las melodías. Sólo me quedo con las que se mantienen en mi cerebro. Esas son las realmente importantes. Pienso que ese aire más positivo, aunque estemos hablando sobre asuntos de serios de verdad, incómodos y hasta oscuros, puede dar al oyente un sentimiento de esperanza. Al menos así lo fue para mí. Escribir estas letras fue muy terapéutico. Tuve que salir de mi zona de confort y compartir ciertas cosas que de lo contrario nunca habría hecho en una conversación normal. Recuerdo enseñarle a Chris una de las letras y me dijo: ‘Tío, ¿seguro que estás bien? ¿Necesitas ayuda?’. Es cierto que la mayoría de los cortes son más melódicos y orientados al pop punk de lo que era Survive, pero también ya teníamos canciones en esa onda anteriormente. ‘What I Know’, ‘Skeletons’, ‘For Those Left Behind’, ‘Picking Up The Shattered Pieces’… todas ellas son canciones de pop punk”.
CHRIS: “Desde mi punto de vista, Survive es un disco que nace de la rabia, mientras que Everything Is Fine surge de la tristeza. También teníamos canciones más agresivas, otras más alegres… pero cuando empezamos a darle forma al álbum, no vimos que encajasen. Así que es menos rabioso pero es lo que sentíamos que necesitaban estos temas. De todas maneras, siguen siendo muy rápidas y conservan los elementos melódicos que nos hacen reconocibles. Me siento orgulloso de que suene a nosotros pero que al mismo tiempo tenga su propia personalidad”.

“Usé el ukelele para recuperarme del daño en los nervios de mi mano derecha. ‘In The Event Of…’ salió de ahí” DAN O’GORMAN

Sin duda alguna la canción más sorprendente es ‘In The Event Of…’, que básicamente es un tema con un ukelele. Supongo que surgió durante el periodo que Dan estuvo en el hospital, como hemos hablado antes, pero, ¿no os pareció que desentonaba un poco junto a los demás cortes?
DAN “Así es. Usé el ukelele para recuperarme del daño en los nervios de mi mano derecha. ‘In The Event Of…’ salió de ahí. Si bien es verdad que en cuanto a sonoridad no tiene nada que ver con el resto, sí que coincide en la temática sobre el miedo, la desesperación, la inseguridad… Por eso decidimos incluirla”.
CHRIS “Hemos hablado de tocarla con la banda al completo e incluso hemos hecho algunas demos con esa versión. Pero a veces algunas canciones requieren de un tratamiento distinto contra el que no puedes pelear. No creo que ese tema hubiera tenido el mismo significado emocional si hubiéramos intentado acelerarla”.

Justo cuando Everything Is Fine vea la luz, arrancaréis un tour europeo de 9 fechas, algo que no hacíais desde 2007. Chris, tú siempre te has mostrado muy reacio a salir de gira porque no querías alejarte de tu familia por mucho tiempo. ¿Ha cambiado algo para que se dé esta situación?
CHRIS “Bueno, ahora mis hijos son más mayores, lo cual ayuda bastante (risas). Tienen 9 y 6 años. Aún requieren de mucha atención, pero no la misma que hace 4 años. Cuando hicimos la gira por Sudamérica, vimos que era factible hacerlo, aunque fuese duro para mi mujer y estoy seguro de que también lo fue para las familias de los demás. Hay grupos que parecen no tener problemas en no ver a sus familias durante semanas o meses, pero yo no puedo hacer eso. Hay muchas razones por las que no funcionaría. Podemos salir de gira una o dos semanas un vez al año y entonces volver a nuestras vidas normales. Intento asegurarme de prestarle tanta atención a mi familia como me es posible. Para mí, la música es muy importante, pero no más que ellos. Y aunque es alucinante que la gente venga a vernos y cante nuestras canciones, no es comparable a saber que tengo tres personas en casa que me necesitan más que a nadie”.
DAN “Yo vengo de una situación similar. Todos hemos sido muy reacios a girar por lo importante que es nuestra vida familiar. Así que es difícil dejarles durante unos días, pero también nos supone una vía de escape a nuestra rutina diaria. Tenemos lo mejor de los dos mundos: podemos salir a tocar de vez en cuando y pasar tiempo con nuestros hijos. Además, todos hemos tenido mucho apoyo por parte de nuestras esposas, novias y familiares para terminar este disco y permitirnos hacer algo que amamos y de lo que nos sentimos muy orgullosos. Tenemos mucho que agradecerles por ser tan comprensivos con una panda de viejos que aún intentan ser guays (risas)“.

Por desgracia no pisaréis España esta vez. ¿Hubo ofertas para venir a tocar a nuestro país? ¿Habrá más posibilidades de veros por aquí el próximo año tal vez?
DAN “Estoy realmente disgustado con este asunto. De hecho, la idea de este tour por Europa empezó con ir a España y ver que podíamos hacer a partir de ahí. Pero las fechas eran muy complicadas de cuadrar porque queríamos estar en el Punk Rock Holiday y el Brakrok. No nos daba tiempo a volver a España. De todas maneras, me encantaría regresar a Madrid. La última vez que estuvimos allí nos cortaron el set, por lo que todavía le debemos a la gente de Madrid 45 minutos de concierto (risas)“.
CHRIS “Para serte honesto, la verdad es que no llegué a pensar cuán lejos quedaba España de los festivales en donde vamos a tocar (risas). Pensé que podíamos dar un gran rodeo por todo Europa, pero no es tan sencillo. De hecho, vamos a tener que conducir durante 12 horas para llegar al único concierto que vamos a dar en Italia. Sería un suicidio intentar ver todo el continente en 10 días. Cuando fuimos en 2007 lo pasamos de maravilla en Reino Unido, Francia y España. Espero que podamos estar en el Tsunami Xixón el año que viene o el siguiente y pasar más tiempo en Europa”.

GONZALO PUEBLA