A pesar de que le entrevistamos hace unos meses cuando publicó un nuevo álbum bajo su firma, no podíamos dejar pasar la oportunidad de volver a sentarnos con Jerry Cantrell. El alma creativa de Alice In Chains nos atendió horas antes de su actuación en el Azkena Rock Festival.

Aunque en Vitoria estamos casi rozando los 40 grados a la sombra y dentro de la carpa donde se encuentran los camerinos de las bandas el tiempo no es mucho mejor, Jerry Cantrell ya está vestido completamente de negro a las cuatro de la tarde. “Los rockeros siempre visten de oscuro”, bromea al tiempo que me ofrece una botella de agua y toma asiento en el sofá. Desde luego se le vé de buen humor, lejos de esa fama de tipo un tanto arisco que se granjeó en el pasado. Y sin duda Brighten, el trabajo que presentará un par de horas más tarde sobre el escenario principal del Azkena Rock Festival acompañado de un puñado de clásicos de Alice In Chains, es un fiel reflejo de ese nuevo estado de ánimo.

Muy atrás queda Degradation Trip, su anterior álbum en solitario editado en 2002 pocos meses después del triste fallecimiento de Layne Staley, quien fuera su mano derecha a la hora de llevar a Alice hasta lo más alto en los 90. Dos décadas más tarde, la situación de Cantrell es totalmente opuesta. Con el retorno de la banda madre más que asentado tras tres exitosos discos de estudio, ahora se puede permitir el lujo de retomar su carrera como solista acompañado de una banda en la que sobresale la presencia de Greg Puciato, ex vocalista de The Dillinger Escape Plan, como responsable de ejecutar las partes de Staley en directo.

Meses atrás tuvimos la ocasión de hablar con él sobre la publicación de su nueva obra, pero la posibilidad de charlar cara a cara durante unos minutos con una de las máximas figuras que nos dejó el grunge no es algo que se pueda dejar pasar. Su amor por el country, su relación con Puciato, Elton John, Queen o los planes futuros de Alice In Chains fueron algunos de los puntos que pulsamos antes de verle ofrecer uno de las mejores actuaciones que pudimos disfrutar hace una semanas el festival vitoriano.

Hoy arrancáis la gira europea de Brighten. ¿Cómo han ido los primeros conciertos por Estados Unidos?
JERRY CANTRELLOh, tío, ha sido una pasada. Lo pasamos muy bien. Llevaba sin dar un concierto desde hace tres años por culpa del COVID. Con Alice In Chains acabamos la gira de Rainer Fog con Korn en septiembre de 2019. Ahí fue cuando empecé a escribir canciones para el disco durante todo ese invierno. Entramos al estudio en marzo de 2020 para grabar las pistas básicas y entonces llegó el confinamiento. Al menos tuve algo en lo que centrarme durante ese tiempo. Pero la gira americana ha sido alucinante. El álbum quedó fantástico y estoy muy contento con él. La banda que tengo es muy divertida. No solo por la oportunidad de tocar nuevas canciones además de las de Boggy Depot y Degradation Trip. También hacemos algunos de los temas que he escrito para Alice, pero le damos un enfoque distinto al añadir teclados, pedal steel… Es una vibración diferente”.

Desde hace muchísimo tiempo se venía hablando de tu intención de grabar un disco de country, y aunque Brighten no es exactamente un ejercicio de estilo, sí se puede entender cómo lo más cercano a esa idea.
“Sin duda hay elementos de esa música en el disco. Pero si escuchas cualquiera de los álbumes que he hecho también encuentras algo de eso. Sap, Jar Of Flies, el homónimo de Alice In Chains… También en los tres últimos que hicimos: Black Gives Way To Blue, The Devil Put Dinosaurs Here, Rainer Fog… Puedes escuchar esa influencia ahí. Es parte de lo que soy, o al menos una porción de ello”.

Nunca has escondido tu pasión por el género. ¿Cuáles dirías que son tus principales influencias o tus artistas favoritos dentro de la música country?
Oh, hay tantos… Hank Williams, Johnny Cash, Willie Nelson, Merle Haggard, Loretta Lynn, Patsy Cline… Patsy Cline es increíble”.

Probablemente lo que más me sorprendió cuando escuché por primera vez Brighten es lo tremendamente positivo que suena. Siempre se te ha asociado con un tipo de música oscura y algo siniestra. ¿Crees que este es el álbum más alegre que hayas hecho nunca en tu carrera?
“Es verdad que tiene otro sentimiento, por eso lo titulé Brighten. Creo que tiene todo el sentido. Pero no es solo eso. Hay muchas capas que acaban definiendo lo que es una canción, un disco o un artista. Pienso que hay una buena mezcla de todos esos elementos en este álbum, pero en especial ‘Brighten’, la canción, capturaba muy bien lo que significaba todo el global”.

Antes has hablado de la banda que has conseguido armar para el directo. Especialmente destaca que hayas elegido a Greg Puciato de The Dillinger Escape Plan como vocalista de acompañamiento. ¿Cómo le conociste? Hace unas semanas pudimos entrevistarle y nos contó que se presentó en tu casa para hacer la prueba como cantante con una resaca espantosa.
(Risas) Greg es un hijo de puta muy trabajador. Siempre está haciendo algo. Mi buen amigo Tyler Bates, que también está en el grupo y produjo el álbum, me presentó a todos estos músicos, entre ellos a Greg. Fue idea Tyler y Gil (Sharone, batería que también formó parte de The Dillinger Escape Plan entre 2007 y 2009 – ndr.) hablar con él. Íbamos a hacer un par de conciertos y yo siempre escribo las canciones para dos cantantes. Siempre he compuesto de esa forma y me gusta cooperar como si fuésemos un equipo, independientemente de que uno haga la parte principal o solo segundas voces. Nos sentamos y creo que tocamos una o dos canciones. Le pregunté si quería participar en los conciertos y aceptó sin problema. Se ha convertido en un gran amigo. Es un tío con mucho talento y trabajar con él es un gustazo”.

¿Conocías lo que había hecho anteriormente con Dillinger? ¿Te gustaban?
“Sí, claro. Es mierda muy loca (risas). Siempre lo daban todo”.

No hay duda de que siempre has estado rodeado de grandes cantantes; Layne Stayley, William DuVall, ahora Greg… Pero desde que Alice In Chains regresasteis has asumido parte de ese rol como frontman. ¿Dirías que el haber tenido un rodaje en solitario te dio la confianza necesaria para colocarte en ese foco?
“En cierto sentido ya llevaba un tiempo haciendo eso. En Sap ya cantaba alguna canción como voz principal. Y eso fue creciendo con cada disco. Es un rol en el que me he ido desarrollando. Pero no es lo que pretendía en un primero momento, yo solo quería tocar la guitarra. Hay muchos cantantes como Layne, Chris Cornell o James Hetfield que no tenían intención alguna de ser el cantante, pero como nadie más quería hacerlo tuvieron que asumir ese puesto. Y supongo que a mí me ha pasado lo mismo. Nunca quise ser cantante, pero es algo que ha ido surgiendo por necesidad y a base de trabajar en ello”.

Como decías, es muy característico de tu música el emplear dos cantantes para hacer armonías vocales. Es algo que siempre me ha gustado mucho.
“Es como una firma. No sé explicarlo muy bien, pero funciona. Tampoco puedo hacerlo con cualquiera. Cuando canto con alguien, tengo que sentir que lo que aporta merece la pena a un nivel muy profundo. Me siento así con William y, por supuesto, me sentía así con Layne”.

Hablando de colaborar, en Brighten has incluido una versión de Elton John y él participó en la canción que titulaba Black Gives Way To Blue, el disco con el que Alice In Chains volvisteis. ¿Cuál es tu relación con él?
“Hemos coincidido un par de veces. No nos conocemos realmente bien, pero siempre ha sido extremadamente amable y ha apoyado al grupo. Además de tocar el piano en ‘Black Gives Way To Blue’, cuando hicimos los dos primeros conciertos con Greg, vino y tocó un par de temas con nosotros. Cerramos las dos noches con ‘Goodbye’, por eso la grabamos. Es una gran cierre. Elton es otro gran ejemplo de alguien que trabaja en equipo, porque no solo está él, sino también Bernie Taupin. Él y Elton escribieron todas esas canciones junto a una banda increíble con Davey Johnstone, Nigel Olsson y Dee Murray. Es un trabajo en equipo. Incluso si solo destaca tu nombre, siempre es algo colaborativo. Puede que tu seas el quaterback, pero no llegarás a ninguna parte si no tienes buenos jugadores que te apoyen”.

¿Y qué te pareció Rocketman? ¿Te gustó?
“A decir verdad, no he llegado a verla entera. Solo una parte”.

Me sorprende mucho viniendo de ti. Yo no es que sea un gran fan, pero creo que fue un punto genial que decidiesen hacer la película como un musical. Si ves los biopics que se han hecho sobre Queen o Mötley Crüe, al final no dejan de ser los típicos films sobre bandas de música.
“A mí me gustaron esas dos, creo que son muy buenas. Pero tienes razón, que Rocketman esté enfocada como un musical encaja perfectamente con la personalidad de Elton. Él trabajó intencionadamente con los directores para darle ese aspecto. Es todo muy teatral”.

Ya que estamos, ¿cuál es tu disco favorito de Queen? ¿Si pudieses elegir una canción cuál sería?
“No lo sé, tío. Es la pregunta favorita que se hacen todos los fans (risas). Me gusta mucho todo lo que hicieron. No hay nada de lo que grabasen que fuese una mierda. Todos los discos suenan diferentes, a pesar de que siguen siendo ellos. Eso es a lo que realmente aspiras como artista: seguir retándote y reinventandote en lugar de hacer el mismo álbum una y otra vez. Ellos no intentaron reescribir las mismas canciones. Siguieron adelante confiando en que seguirían sonando a ellos mismos, porque estaba en su ADN. Es como un huella dactilar, nadie más la tiene. Y por eso fueron un grupo tan especial”.

Por otro lado, Alice In Chains fuisteis de las primeras bandas míticas de los 90 que se reunieron y después han venido muchísimas más: Soundgarden, Faith No More, Afghan Whigs que también tocan esta noche… En tu opinión, ¿quién crees que ha sabido llevar mejor su regreso? O al menos que te hayan sorprendido para bien. Porque vosotros teníais una situación complicada de superar y habéis demostrado estar a la altura con tres discos realmente buenos.
“En ese tipo de situaciones tienes que hacer lo que sientas. Es todo lo que puedes hacer. Nosotros sentimos que queríamos hacer música de nuevo, invitamos a William a unirse e iniciamos un nuevo capítulo. Fue muy satisfactorio. Siempre que inicies un nuevo proyecto vas a querer hacerlo bien, independientemente de que luego haya comparaciones sobre quién o qué es mejor. De todos modos, no se puede hablar de un regreso cuando llevas años en esto. Es como la canción de LL Cool J: “don’t call it a comeback, I been here for years” (risas). La vida te lleva por muchos cambios. Tienes que lidiar con ellos y reinventarte. 30 años después todavía sigo con mis chicos en Alice, además de hacer más cosas con otros buenos amigos. Me siento bien y creo que todavía seguimos haciendo buena música. Y también tengo la suerte de que algunas personas en todo el mundo estén de acuerdo con ello (risas)”.

Hablando de discos, ¿cuándo habrá uno nuevo de Alice? ¿Tenéis ya planes de volver a sentaros a componer?
“Me gusta centrarme en lo que estoy haciendo en cada momento. Ahora mismo esta gira es donde estoy poniendo toda mi atención. Cuando decidamos hacer otro disco, lo haremos. Pero ahora mismo estoy en medio de una nueva aventura. Acabamos de empezar. ¿Si habrá un nuevo disco en solitario antes que uno de Alice? No lo sé. Solo puedo vivir el ahora”.

GONZALO PUEBLA

Artículo anteriorVolbeat y The Hu confirman giras en España para noviembre
Artículo siguienteLa joya del día – ‘Evergreen’