Desde la ciudad autónoma de Ceuta, Inferno llaman a las cosas por su nombre en Basado En Hechos Reales, su segundo álbum. Dada su ubicación no lo tienen nada fácil, pero su thrash contestatario y repleto de palabrotas bien merece una oportunidad.

Si las cosas ya son complicadas para cualquier banda de la Península, imaginad vivir directamente en el continente africano… Pese a este duro hándicap, Inferno no renuncian a su thrash metal hiperventilado, crítico y socialmente comprometido. Durante media hora larga, Juan Manuel León (voz), Ángel ‘Koto’ Bermúdez (guitarra), Antonio González (guitarra), Miguel Osuna (batería) y nuestro interlocutor, el bajista Carlos Bermejo, no dejan de repartir estopa en este segundo largo, Basado En Hechos Reales (Necromance Records), y es que no es para menos viendo cómo está el patio últimamente…

Inferno lo hacen a su rollo, sin andarse con rodeos ni tirar de figuras literarias que no vienen a cuento, devolviendo el thrash a la calle, a esa clase obrera más indefensa que nunca, y la verdad es que eso es algo que les valoro especialmente. Eso sí, por primera vez se permiten un respiro, abrir una birra y pegarse una fiestecilla, que uno no puede andar siempre cabreado… En nuestra primera entrevista con un grupo de allí, veamos cómo es meterle triza por esas latitudes.

Inferno inicia su andadura hace una década y como banda de versiones, pero creo que ya erais gente curtida en otras formaciones por aquel entonces. ¿Qué os hace componer vuestros propios temas y decantaros por el thrash?
CARLOS BERMEJO “Como bien dices, Inferno comenzó como banda de versiones sin más pretensión que pasar un buen rato. Luego, tras varios cambios en la formación, se decidió empezar a componer temas propios y tomarnos en serio este proyecto, y dado que el thrash era el estilo que nos unía a los cinco, comenzaron a salir los temas de este estilo sin forzar nada”.

Dos años después de Genética Humana nos llega este nuevo álbum, donde pocas revoluciones puede haber al tratarse de una banda fiel a los viejos postulados del estilo. Eso sí, seguro que me puedes contar en qué habéis querido mejorar o profundizar en este segundo álbum…
“Siempre se intenta mejorar lo hecho anteriormente. Creo que desde nuestro primer trabajo, el EP Arrodíllate, a este último disco, la evolución es muy notoria, como bien dices siendo fieles a la propuesta de la banda pero subiendo el nivel tanto compositivamente como en las letras de las mismas. En este álbum en concreto hemos querido limar ciertos aspectos de las composiciones manteniendo la rabia y mala baba que, pienso, nos caracterizan”.

Durante todo el álbum me ha dado la sensación de que sois un grupo muy de la calle, de tener las cosas claras y decirlas tal como vienen, sin filigranas. Es raro, pero es algo que se está perdiendo… Igual a veces soltar una buena retahíla de tacos es más eficiente que la gran parrafada intelectual, y creo que Inferno vais por ahí.
“Totalmente de acuerdo, así lo vemos nosotros, es una de las razones principales por las que cantamos en castellano: queremos que el mensaje quede claro y conciso. Las letras para nosotros son fundamentales, no se crean para rellenar las composiciones, queremos proyectar estados de ánimo, como si te estuvieras sincerando al hablar con un amigo o estuvieras inmerso en una discusión con alguien”.

Escuchando Basado En Hechos Reales, me llamó la atención la canción ‘Vuestra Ceguera’ porque usa la palabra ‘maricón’, tan denostada últimamente. Luego, leyendo la letra, entendí que habla sobre un conocido o amigo, Yon, asesinado por un fascista únicamente por ser homosexual. ¿Me puedes contar más sobre esta canción y acerca de lo que ocurrió?
“Me alegra mucho esta pregunta, ya que si no entiendes el contexto de la letra, el término ‘maricón’ puede hacer creer que somos unos retrógrados, como nos ha sucedido en una crítica de un ‘medio especializado’, con lo sencillo que creemos que es de entender, con respecto a la canción en sí. Evidentemente el nombre es ficticio, pero la historia es totalmente real, tal y como la relatamos en ella”.

Otro corte que me llamó la atención por las letras fue ‘Como A Marionetas’, de la que comparto totalmente su mensaje, pero en la que igual se abusó un poco del término ‘idiotas’… ¿Fue adrede o no íbamos muy sobrados de inspiración ese día? (Risas).
“Evidentemente fue adrede. Como te comentaba en una pregunta anterior, nuestras letras son viscerales. Imagínate en una acalorada discusión, que pierdes el control e insultas a alguien, y seguramente con los nervios a flor de piel repites el mismo insulto unas cuantas veces. No lo podemos evitar, así son nuestras letras… bueno, las de Antonio González, que es quien las saca, pero el resto de miembros de la banda le damos nuestra bendición (risas)”.

Creo que la portada elaborada por Five Miligrams, quien ha trabajado con Napalm Death, Possessed o Morbid Saint, capta totalmente lo que el disco contiene y vuestro espíritu old school. ¿Cómo se dio ese contacto? ¿Le disteis directrices o salió de él la idea del capitalista pisoteándonos?
“A mí personalmente me interesa mucho el mundo de los ilustradores de portadas de metal y Five Miligrams reunía las condiciones que buscábamos para nuestra portada, así que nos pusimos en contacto con él y fue todo muy sencillo. Bueno, teniendo de mediador a nuestro sello Necromance Records, le di a David un boceto, patético por cierto (risas), hecho por mí, y le fue explicando lo que queríamos, pero no hizo falta apenas rectificaciones de su diseño, lo entendió prácticamente a la primera”.

Cuando hace ya unos cuantos años estalló el revival thrash, me sorprendió que muchas de sus bandas de más éxito, como Municipal Waste o Gama Bomb, se centraban más en la vertiente festiva del estilo y no tanto en la reivindicativa. Es algo que aquí no pasa tanto, porque siempre ha habido una buena tradición en aquello de meter el dedo en la yaga… Vosotros, Holycide, Angelus Apatrida o Soldier seríais ejemplos de ello, y hay muchos más. ¿Crees que la crítica social es un factor inherente en el thrash metal, o en cambio, que no tiene por qué ir siempre de la mano?
“Para nosotros es fundamental, es lo que hemos hecho desde el inicio. Es cierto que en nuestro caso viene dado por la forma de componer de Antonio como te comentaba anteriormente, pero por supuesto respetamos las temáticas de las letras del resto de bandas; es más, creo que es necesario que existan grupos con temáticas diferentes como las bandas que nombras o los míticos Tankard, por ponerte un ejemplo”.

Ya que sacamos el tema farra, Basado En Hechos Reales también contiene su canción etílica, en este caso ‘Noches Sin Tregua’. ¿Los discos thrash sin su canción borrachuza deberían estar prohibidos? (Risas).
“La letra de esta canción viene dada por la composición musical. Queríamos cerrar este disco con un tema diferente, más punk-crossover, a modo de bonus track, y una vez compuesto, pedía una letra algo más festiva. Después de nueve cortes sin dejar títere con cabeza, pensamos que terminar el álbum con una canción de esta manera es una buena idea. Es la única canción desenfadada de los tres trabajos discográficos que hemos editado”.

“Nuestras letras son viscerales. Imagínate en una acalorada discusión, que pierdes el control e insultas a alguien, y seguramente con los nervios a flor de piel repites el mismo insulto unas cuantas veces”

Otra cosa que siempre les he criticado a muchas de las nuevas bandas del thrash es que parece que sólo se hayan fijado en el Big 4 de la Bay Area, cuando el estilo fue mucho más y precisamente en el under estaba la gracia del asunto. Por supuesto hay excepciones, como Toxic Holocaust, Power Trip o Violator, pero opino que no se ha indagado demasiado en el asunto. Por ejemplo, mis escuelas favoritas de thrash siempre serán la canadiense y la germana… ¿Qué opináis al respecto? Creo que con la cantidad de blast beats que hay en el disco, seguramente pensáis como yo…
“Pues ya has contestado tú a la pregunta (risas). La vertiente germana, sobre todo las formaciones más under, nos influencia bastante al igual que, o posiblemente más, las bandas españolas que salieron a principios de los 90. Ese thrashcore que se estilaba por aquella época es muy importante en la banda, todos nosotros en esos tiempos ya tocábamos en diferentes grupos de la ciudad y, sinceramente, nos marcaron muchísimo”.

Es la primera vez en mi vida que hablo con una banda de Ceuta y me gustaría saber qué tal van las cosas por ahí. Sé que buenos bolos ha habido, pero desconozco si la afluencia de público ha sido correcta, si tenéis muchos garitos… ¿Qué me puedes contar de vuestra ciudad?
“Para ser una ciudad pequeña y sobre todo aislada geográficamente, los pocos bolos que hay tienen una buena afluencia de público. Como en todos los sitios, se da menos entrada en bandas nuevas que cuando viene alguna vieja gloria, pero como sólo hay una sala de conciertos y en un año puede haber tres o cuatro shows de metal a lo sumo, normalmente suele haber una buena entrada”.

¿Qué planes de gira tenéis con este nuevo trabajo? ¿Se os va a ver más por la Península para presentarlo?
“Pues ya presentamos el disco en Los Palacios y Villafranca, en Sevilla, el pasado mes de febrero. En breve anunciaremos la fecha en nuestra ciudad mientras seguimos trabajando para seguir añadiendo bolos por el territorio nacional, algo que no es nada fácil para las bandas underground de este país y menos para las que estamos fuera de la Península, pero no cejamos en nuestro empeño porque creemos en lo que hacemos y algunas fechas más caerán seguro”.

PAU NAVARRA

Artículo anteriorSUGUS – ‘1995’
Artículo siguiente‘Kick It Up A Notch’