Son jóvenes, talentosos y rinden pleitesía a los gigantes de los 70. ¿Les suena? Pues no estamos hablando de la última promesa del rock americano, sino de los barceloneses Imperial Jade, quienes con su segundo álbum vienen a dejar claro que no quieren ser unos más entre el rebaño del revival zeppeliniano.

Aunque su publicación digital se consumó el pasado mes de diciembre, On The Rise (Lengua Armada/Epictronic) está siendo uno de los álbumes nacionales con mejor acogida en este arranque de 2019. Había muchas expectativas puestas en este segundo largo de Imperial Jade, especialmente viendo lo bien que funcionó su debut de hace un par de temporadas, Please Welcome, que les brindó oportunidades como subirse al escenario de festivales como el Resurrection o el Rock Fest o compartir cartel junto a héroes de la talla de Europe o sus admirados Rival Sons.

Precisamente el siguiente paso en su evolución ha sido el intentar desmarcarse de toda esa corriente del rock setentero actual que suele caer en el pecado capital de visitar los mismos lugares comunes. Inequivocamente, On The Rise sigue siendo un trabajo con las coordenadas fijadas en la década de los 70 y en especial de Led Zeppelin. Pero salta a la vista que han querido ir mucho más allá de lo que la competencia suele ofrecer. El guitarrista Alex Pañero nos contó acerca de todo esto en representación del resto de la banda (que completan el cantante Arnau Ventura, el guitarra y también teclista Hugo Nobiola, Ricard Turro al bajo y Francesc López como responsable de las baquetas), justo antes de arrancar una gira de presentación que les tendrá muy ocupados durante los próximos meses.

Please Welcome tuvo una acogida inmejorable para tratarse de un debut: buenas críticas en la prensa especializada, una gira de 3 años… ¿Esperabais tanto?ALEX PAÑERO: “La verdad es que no esperábamos nada de esto, sólo queríamos centrarnos en hacer nuestra música. Recuerdo que entramos al estudio con los temas a medio hacer pero al final todo salió rodado y las ideas fluyeron. Esa espontaneidad y frescura se pueden apreciar en la escucha, y quizás es por eso que a la gente le encanta nuestro primer álbum y nosotros estamos muy contentos de que guste tanto”.

Habéis participado en el Rock Fest, Resurrection, Enclave De Agua, telonenado a Europe, Rival Sons, recientemente a Uriah Heep… ¿Cuál de todos esos conciertos es el que consideráis más especial, importante o que más ilusión os ha hecho?
“Todos han sido experiencias increíbles que siempre recordaremos, pero yo personalmente guardo en mi memoria el concierto junto a Rival Sons con un cariño especial. Coincidió en una etapa en la que no parábamos de escuchar sus discos y han causado una gran influencia en nosotros. Conocerlos solo nos hizo ver aún más claro lo grandes que son tanto como músicos como personas”.

Se suele decir que una banda tiene toda la vida para hacer su primer disco pero solo 6 meses para el segundo. En vuestro caso, no habéis tenido prisa alguna. ¿Cómo ha sido el proceso de composición?
“Eso quizás era antes. Los tiempos cambian y una banda como nosotros necesita bastante más tiempo para exprimir todo lo que un álbum te puede ofrecer. Dicho esto, sí que es verdad que quisimos sacarlo tiempo atrás. Llevamos componiendo On The Rise desde que acabamos el primero, pero han influido muchos factores externos al proceso de composición que nos han impedido lanzarlo antes. En este grupo tenemos la virtud, o el defecto, de contar con cientos de ideas que registramos en GarageBand o WhatsApp, que después en casa continuamos para posteriormente quedar y acabar de desarrollarlas en el local de ensayo. Esta lista de ideas no para de crecer y a veces puede ser un quebradero de cabeza a la hora de enfocarse y hacer un tema con ellas, pero no nos obsesionamos y vamos haciendo. Si la idea fluye, genial, y si no, pues la dejamos para otro día”.

También parece que la grabación se ha ido extendiendo en el tiempo. ‘Heatwave’ apareció como single en enero de 2018 pero luego habéis tardado casi un año en publicar el álbum. ¿Qué es lo que ocurrió?
“Primero decidimos grabar dos temas, ‘Heatwave’ y ‘Dance’, y quisimos probar de registrarlos en cinta junto a Jordi Solé y nuestro técnico de confianza Gorka Dresbaj en Music Lan Studios. Estos temas fueron posteriormente mezclados por John Netti, que ha trabajado con Rival Sons, Europe… los cuales sirvieron de base para Gorka, quien se encargó de grabar, mezclar y masterizar el resto del álbum. En un principio ‘Heatwave’ y ‘Dance’ iban a ser lanzados como singles pero por cuestiones logísticas decidimos introducirlos junto al resto de temas”.

Aunque la influencia de Led Zeppelin sigue presente en vuestro sonido, On The Rise es un disco más aventurero donde os habéis atrevido a jugar con diferentes dinámicas. Hay blues, soul, rock sureño, melodías con aroma a pop 60’s, progresivo… ¿Era un poco la idea el expandir el abanico?
“Si, realmente queríamos romper un poco con la idea del primer disco sin dejar de lado nuestra marca, y realmente creo que lo hemos conseguido. También hay que tener en cuenta que han pasado tres años entre un álbum y el otro, inevitablemente evolucionamos y nuestros gustos musicales se moldean. Es por eso que nuestro segundo álbum tiene mucha más variedad, sin dejar de lado el blues y el rock que nos identificó en su día con nuestro primer trabajo. No nos cerramos a ningún estilo musical y creemos que siempre se puede aprender de cualquier tipo de música”.

La realidad es que en este tipo de género la mayoría de las bandas suelen ir a lo más obvio que es coger los riffs de hard blues de Sabbath o Zeppelin y explotarlos hasta la saciedad, cuando obvian que también tenían influencias que iban desde el jazz al folk. ¿Por qué creéis que los grupos solo se fijan en esta faceta en lugar de intentar captar ese espíritu innovador que tenían las formaciones primigenias del rock clásico?
“Este para nosotros es el gran problema de muchas bandas de hoy en día: la obviedad. La música a lo largo de la historia ha tenido una gran tendencia a centrarse en lo que es obvio para nuestro oído, olvidándose de los pequeños detalles, tanto en mezcla como en producción y composición. A mí personalmente los discos que más me gustan son los que me sorprenden cada vez que los oigo y están llenos de ‘cosillas’que a simple escucha no se aprecian. Respecto a la pregunta, cabe decir que nos encontramos con un considerable salto temporal entre las bandas actuales y los grandes grupos de principios de los 70 y es por eso que no escuchamos el blues, el jazz y el folk de la misma manera que lo hacían ellos, ya que muchos de nosotros antes de interesarnos por estas músicas seguramente hayamos escuchado grupos de los 80, 90 y 2000. Estas influencias hacen que tengamos en nuestra cabeza sonidos e ideas que las bandas de los 60 y 70 no tenían”.

“Si Greta Van Fleet aporta o no a la historia de la música… el tiempo lo dirá”

No puedo evitar preguntaros por el fenómeno Greta Van Fleet. En mi opinión creo que tienen más de mérito promocional de su discográfica que de lo que musicalmente ofrecen, ya que no aportan nada propio. ¿Vosotros cómo lo veis?
“Nosotros los vemos como cuatro jóvenes con mucho talento que aún se están formando como grupo y creemos que tienen mucho más que ofrecer en el futuro. Si es cierto que cuentan con el respaldo de un plan de marketing muy potente y su fama es desmesurada en comparación a muchas otras bandas con talento similar o superior que merecen más de lo que tienen. Si Greta Van Fleet aporta o no a la historia de la música… el tiempo lo dirá”.

Es innegable que los chicos tocan muy bien para la edad que tienen, pero por ejemplo vosotros también lo sois y no solo está más que demostrada vuestra habilidad instrumental, sino que además se os ve la intención de escapar de ser una mera copia. Mi pregunta entonces es, ¿por qué ellos sí y no vosotros, que además es un caso que tenemos más cercano?
“Quizás porque ellos son de Michigan y nosotros venimos de Barcelona. En España no encontrarás a ningún magnate de la industria musical que quiera poner dinero en una banda que hace rock y además en inglés. También la culpa la tiene la cultura de este país. No estamos acostumbrados a pagar diez euros para ver a Imperial Jade en una sala donde puedes apreciar incluso el calor que desprendemos desde el escenario, pero nos gastamos 100 para ver a Metallica bien pequeñitos desde una pantalla LED”.

Imagino que ahora os vienen un par de años muy potentes a nivel de tocar y presentar el trabajo por toda la península, pero ¿hay planes de probar suerte fuera de España?
“Ése es nuestro principal objetivo, queremos llevar nuestra música lo más lejos posible y empezar por Europa sería un gran paso para nosotros”.

GONZALO PUEBLA