Pese a que Disturbed se han cimentado como una de las bandas de metal más exitosas de las dos últimas décadas, Con Evolution, su séptimo álbum, demuestran que todavía tienen ganas de llegar más lejos.

Venía siendo casi una tradición que Disturbed incluyeran alguna versión en sus discos. Las habían realizado de Tears For Fears, de Genesis, de Faith No More, de U2, pero lo que ocurrió con la que grabaron de ‘The Sound Of Silence’ de Simon & Garfunkel para su anterior álbum Immortalized (2015) superó todas las expectativas. Los millones de reproducciones del tema les hizo llegar a un nuevo público que, posiblemente, nunca había escuchado a Disturbed y hasta el propio Paul Simon les felicitó tras ver su interpretación en el programa de Conan O’Brien. Animados por la gran acogida, David Draiman (voz), Dan Donegan (guitarra), John Mayer (bajo) y Mike Wengren (batería) han decidido explorar esa vena más pausada en su nuevo álbum. Evolution (Reprise/Warner) contiene hasta tres baladas que parecen directamente dirigidas a ese público más mainstream e incluye como bonus track una toma en directo de ‘The Sound Of Silence’ con la colaboración de Myles Kennedy de Alter Bridge. Aunque, como es de esperar, también ofrece sus típicos temas de metal alternativo para contentar a sus fans de siempre. La víspera del lanzamiento de Evolution teníamos la oportunidad de hablar con su batería.

Justo hoy se han confirmado las fechas de vuestra gira y por fin incluye también a España. Estaréis el 18 de abril en Madrid y el 19 en Barcelona.
MIKE WENGREN “Sí, son muy buenas noticias para todos. Llevábamos mucho tiempo esperando volver y por fin vamos a hacerlo”.

Y mañana es el lanzamiento de Evolution. ¿Cómo te sientes?
“Estamos muy orgullosos de este disco y ya teníamos ganas de que todo el mundo pudiera escucharlo. Terminamos de grabarlo en abril. Una de las cosas más frustrantes que nos ocurre como músicos es que pasamos cuatro meses trabajando en el estudio, pero luego tienes que esperar mucho más tiempo hasta que todo está preparado para el lanzamiento. Es un alivio que finalmente llegue ese momento”.

Con un título como Evolution está muy clara la intención que teníais. ¿Cuándo empezasteis a discutir la necesidad de hacer esta evolución en vuestro siguiente trabajo?
“Es algo que viene de lejos. Hace ya bastantes años discutimos la idea de hacer un disco totalmente acústico, pero el éxito de ‘The Sound Of Silence’ y la gran respuesta que obtuvo nos dio la confianza para dar este paso. Empezamos a componer baladas acústicas, pero una vez en el estudio y que todo empezó a tomar forma, nos dimos cuenta de que también nos gusta mucho la parte más cañera del grupo por la que somos conocidos, así que no queríamos renunciar a ella. Al final lo que hicimos fue casi repartir el material entre un estilo y el otro”.

¿Os sorprendió el éxito de ‘The Sound Of Silence’?
“Sí. Es algo que hicimos para nosotros, como un experimento. Pero la respuesta que tuvo en todo el mundo nos cogió totalmente por sorpresa”.

Ahora no es tan habitual, pero a lo largo de los años han sido muchas las bandas de metal que han tenido grandes hits a base de baladas.
“Desde luego. Creo que, en general, si te gusta el metal, se entiende que tiene que gustarte la música lo más dura posible, con los riffs más duros, con los ritmos más rápidos… Pero estoy de acuerdo contigo, yo crecí con un metal que no sólo era eso. Tenía más bien que ver con la oscuridad del tema que tratase o con el carácter cautivador de la música. Bandas como Black Sabbath no eran rápidas, tenían temas lentos, pero conseguían un gran impacto. Este nuevo material también estuvo muy influenciado por situaciones por las que hemos pasado a nivel personal. Yo sufrí la pérdida de mi hermano mientras estábamos girando con Immortalized y ésa ha sido una herida difícil de cerrar. Y los otros también han pasado por situaciones muy oscuras. Por no hablar de la cantidad de músicos que hemos visto desaparecer como Tom Petty o Prince, o amigos nuestros como Chester Bennington, Chris Cornell o Vinnie Paul… Todo eso nos llevó a un periodo bastante oscuro”.

Ayer mismo salió la noticia de que Oli Herbert de All That Remains había fallecido.
“Sí. Es otro ejemplo más de alguien que se va demasiado pronto”.

¿Algún miembro de Disturbed habéis pasado por alguna situación parecida? ¿Alguno habéis sufrido de depresión?
“Por suerte nosotros no, pero tenemos familiares que han pasado por ellas. Es algo que nos toca muy de cerca”.

A nivel personal, ¿cómo te has protegido del gran éxito que ha tenido Disturbed? No siempre tiene que ser fácil de manejar.
“Ha sido la música la que nos ha salvado. Es nuestra vía de escape. Es como podemos liberar nuestras emociones. Yo tengo la suerte de poder ganarme la vida aporreando la batería (risas), pero no sé qué hubiera sido de mi salud mental si no pudiese hacer eso. Todos crecimos igual. La música nos ayudó a superar los malos momentos. Ya no sólo componer y tocar, sino escuchar la música de otros artistas y conectando con lo que ellos expresaban”.

“Sabíamos que si hacíamos otra versión inevitablemente iba a ser comparada con la de ‘The Sound Of Silence’, y posiblemente saldría perdiendo. Así que queríamos evitar eso”.

En ese aspecto, quizá en este disco habéis dejado aflorar vuestras influencias que no necesariamente pasan por el metal.
“Así es. Las bandas clásicas como Sabbath, Judas Priest, Iron Maiden o Metallica nos influenciaron mucho en nuestros inicios, pero escuchamos muchas otras cosas. Yo soy una especie de DJ oficial del grupo, soy el que manejo el iPod, y en la última gira me dio por recuperar muchos artistas de los 70 como The Eagles, Toto, Kansas, Boston… Apreciamos mucho que en esa época las canciones no tenían que seguir una fórmula determinada para sonar en la radio. Los artistas podían experimentar mucho más, tenían más libertad, y eso es algo que tuvimos muy en cuenta cuando nos pusimos a componer el nuevo álbum”.

Esta obra no incluye ninguna versión. ¿Queríais que si Evolution tuviera éxito fuera gracias a vuestras canciones?
“Un poco sí. Pero sabíamos que si hacíamos otra versión inevitablemente iba a ser comparada con la de ‘The Sound Of Silence’, y posiblemente saldría perdiendo. Así que queríamos evitar eso. Además, teníamos tanta confianza en nuestras nuevas canciones que no lo veíamos necesario”.

Algunas veces pienso en vosotros como una versión metal de Stone Temple Pilots. En el sentido de que fueron un grupo que salió cuando el grunge ya estaba en marcha, en vuestro caso el nu metal, y que los críticos machacaron bastante, pero que al final acabó siendo muy popular. ¿Crees que se os ha menospreciado un poco en comparación a otras bandas coetáneas?
“Siempre nos hemos sentido un poco como los marginados. De hecho, todavía nos sentimos un poco así. No tenemos un gran respeto por parte de los medios y las críticas no siempre son buenas, pero para serte sincero, no nos preocupa demasiado. Tenemos el respeto de nuestros fans y de nuestros colegas, y eso es lo más importante. Lo que cuenta es que a nosotros nos gusta lo que hacemos, y a nuestros fans, también”.

DAVID GARCELL