Desde Málaga, Chaos Before Gea llevan una década forjando una maquinaria que en Chronos, su tercer álbum, ha llegado a su máximo rendimiento. ¿Pero será suficiente para que logren salir del underground?

Si hablamos de metal, pocas bandas encontraremos en nuestro país que tengan tanta imaginación a la hora de crear música. Recogiendo influencias que van desde el groove metal de Machine Head a la ambición progresiva de Mastodon, el toque death de Gojira o las melodías de Alice In Chains, Chaos Before Gea han destilado un sonido que ha quedado en una trilogía que empezó con Erebo en 2013 y ha culminado este año con Chronos (The Braves).
Despojados de las orquestaciones que encontrábamos en el anterior Khâron, Ismael Pérez (voz), Adrián López (guitarra), Hernán Jensen (guitarra), Damián Schmitt (bajo) y David Arroyo (batería) han facturado, junto a su productor habitual José María Tornay, un álbum más crudo y directo, pero que no renuncia, en absoluto, a sorprender al oyente. Desde su salida en mayo, Chronos no ha parado de recibir grandes elogios por parte de los medios, nuestra revista incluida. Pero por desgracia, todo este reconocimiento no ha facilitado que la banda pueda ejercer su actividad con la normalidad deseable. Es algo que, como tantos otros grupos, Chaos Before Gea tienen asumido, pero a lo que no se resignan.

Suele decirse que el elogio debilita. ¿Cómo se evita caer en la autocomplacencia cuando todo el mundo te dice que eres la hostia? ¿Alguna vez habéis leído alguna reseña y pensado ‘ahí se han pasado’?
DAVID ARROYO
“Respondiendo a la última parte de la pregunta, desde el primer disco hemos recibido críticas que más de una vez nos ha hecho pensar que se nos ha sobreestimado. Como hemos dicho en anteriores ocasiones, nuestros temas salen de una forma tan natural para nosotros que siempre nos sorprende que digan que somos un grupo técnico (risas). De cualquier manera, ese tipo de reviews genera en nosotros un deseo de estar a la altura de las palabras que nos dedican, por lo cual el nivel de la banda nunca se estanca y siempre va hacia adelante. Esto, sumado a nuestra inagotable capacidad para la autocrítica, facilita que no caigamos en esa autocomplacencia”.

Chronos se presenta como la tercera parte de una trilogía. ¿Hasta qué punto esto estaba planeado desde un principio o fue más bien algo que surgió sobre la marcha?
DAVID
“A todos nos gustan muchos discos conceptuales de distintas bandas, así que se podría decir que desde que nombramos la banda teníamos en mente que los discos girarían sobre un concepto, porque nos gusta cuando un conjunto de canciones desarrolla una historia en común. Lo que sí ha ido saliendo sobre la marcha, y de la mano de Ismael, ha sido enlazar los tres discos cerrando el círculo con Chronos”.
ISMAEL PÉREZ “La primera parte, Erebo, ya estaba planteada cuando me uní al grupo. Me llamó la atención el hecho de que, al tener una historia que contar, el proceso compositivo y la expresividad en las letras se inspiraban de forma muy natural. Para la segunda parte, Khâron, tenía muy claro el destino de nuestros protagonistas… y el resto ha sido una mezcla entre ‘venirse arriba’ y ‘vale todo’ (risas). Esto último da mucha libertad también para utilizar la historia como una forma de transmitir una serie de mensajes muy claros por medio de metáforas, al más puro estilo mitológico”.

A nivel de sonido y arreglos, el nuevo disco es muy distinto a Khâron. ¿Sentíais que quizá os habías complicado demasiado la vida en el anterior, sobre todo de cara al directo?
DAVID
“Es una suma de factores. Principalmente, la intención del grupo es sacar siempre algo innovador con respecto a lo anterior, de manera que cada disco tenga su propia atmósfera adecuada al concepto. En Khâron, al tener a nuestro protagonista recorriendo un infierno inspirado en La Divina Comedia, nos pareció correcto añadirle una atmósfera barroca rozando el rococó en cuanto a los maravillosos arreglos orquestales de nuestro querido Tornay. Y a pesar de que él mismo se nos unió en más de la mitad de la gira con su teclado, efectivamente en las fechas en las que no contábamos con él, llevar las secuencias se convirtió en un proceso algo tedioso y bastante artificial. Así que creo que de una manera natural para este disco todas las composiciones han sido mucho más orgánicas y de cara a poder representarlas lo más fielmente en directo sin necesidad de sonidos secuenciados”.
DAMIÁN SCHMITT “Para las últimas fechas de la presentación de Khâron, por equis motivos en alguna ocasión no pudimos poner las secuencias y nos dimos cuenta de que los temas funcionaban igual o mejor al ser más orgánicos, lo cual también puede haber influenciado que el nuevo álbum esté exento de ellos”.

Una de vuestras grandes cualidades es la de combinar influencias dispares y crear un discurso propio. ¿Alguna vez habéis desechado alguna idea por demasiado rara, o realmente en Chaos Before Gea cabe todo?
DAMIÁN
“Después de siete años la verdad es que podríamos sacar un disco entero de caras B (risas). Ahora en serio, se puede decir que somos prolíficos a la hora de componer, por lo cual está claro que no todo va a pasar el corte para entrar en un disco. No es tanto el concepto de que algo sea raro, puesto que nos encantan las excentricidades musicales, más bien es coger un riff que no funcionaba y evolucionarlo hasta conseguir algo a gusto del grupo”.

¿Os consideráis esponjas musicales incluso antes que músicos?
DAVID
“Definitivamente diría que todos, aunque puede que a día de hoy no tanto, hemos consumido un montón de música de muchos géneros durante más de veinte años. Por lo cual, como se refleja en nuestra música, tenemos muchas influencias variopintas producto de ese proceso de ‘esponja musical’”.
DAMIÁN “Efectivamente, como bien dice Dave, muchos de nosotros llevamos criándonos escuchando todo tipo de música desde peques. Yo afortunadamente nací en una familia que lleva muchas generaciones con más de un músico. Quien no tocaba el violín, tocaba el piano o el acordeón, y si no, cantaba… ya con los años mi padre fue adaptándose y siguió la rama de disc-jockey. Mi hermano siguió sus pasos, y yo tomé el camino instrumental”.

Desde fuera el proceso de composición de un disco como éste parece una tarea monumental y en el que se requiere un cierto punto de obsesión. Me imagino que por una parte os tenéis que divertir mucho, pero también debe haber momentos de tensión o crisis, ¿no? ¿Cómo los gestionáis?
DAVID
“A pesar de haber tenido un par de entradas y salidas de guitarristas en el seno de la banda, hemos tenido la suerte de que todos los músicos implicados en el grupo desde el día uno eran amigos o se conocían de antes. De esa manera, a la hora de gestionar ese tipo de tensiones siempre prima la amistad por encima de todo, lo cual es una gran red de seguridad al saber que una disputa nunca va a acabar con la banda”.
HERNÁN JENSEN “Todos somos mayorcitos y tenemos más o menos experiencia en este mundillo, así que estamos entrenados, en cierta manera (risas). Teniendo en cuenta que ése es el único aspecto negativo de la grabación y que lo tenemos bien cubierto, efectivamente el resto es un proceso muy divertido y excitante”.

Volviendo al principio, a pesar de todos los elogios, sigue costando muchísimo que una banda estatal de metal consiga llegar a un público mayor. ¿Es una situación que os frustra, lo tenéis asumido?
ISMAEL “No queremos pecar de humildes, pero como comentábamos en la primera pregunta, nosotros somos nuestros peores críticos, así que desde el día uno cada pequeño pasito adelante lo hemos recibido como una victoria. Más que tenerlo asumido, al haber tenido distintos proyectos y haber visto cómo es la escena del metal en este país, se podría decir que sabemos que no es fácil y que no puedes obsesionarte con ello puesto que es muy probable que acabes llevándote una decepción enorme”.

Supongo que como consecuencia de eso, no os resulta fácil tocar en directo. ¿Es solucionar eso ahora vuestra máxima prioridad?
HERNÁN
“Totalmente. Nuestra mayor aspiración, aparte de poder seguir sacando discos, es poder llevar nuestros directos lo más lejos posible. Aunque resulte un hándicap en cuanto a kilometraje, por ahora nos hemos salvado porque el norte del país responde bien a estas propuestas, pero todavía queda una porción exagerada del país que necesitaría seguir el ejemplo”.

“Sabemos que es nuestra pasión y, a su vez, una carrera de fondo, pero estamos aquí para ir hasta el final” DAMIÁN SCHMITT

Los sacrificios, empezando por los económicos, son importantes en una banda underground. ¿Cuántas veces habéis escuchado eso de ‘¿por qué no lo dejas?’ por parte de novias, familiares o amigos?
DAVID
“Personalmente, y creo que la mayoría coincide conmigo, la gente de mi alrededor ha visto que desde muy joven la música iba a ser una parte indiscutible de mi vida, así que cualquier etapa en la que pudieran haber estado en contra pasó hace muchos años. Por lo demás, si alguien de tu entorno quiere ser así de tóxico con algo que te gusta, es tan simple como eliminarlos de tu vida. Ese tipo de personas sólo tienen el poder que tú les des dejándote afectar”.
DAMIÁN “Para otros depende de las circunstancias, gente que siempre te ha apoyado puede empezar a flaquear, pero uno se mantiene firme en sus ideales. Sabemos que es nuestra pasión y, a su vez, una carrera de fondo, pero estamos aquí para ir hasta el final”.

Para terminar con algo más ligero, en agosto presentasteis una cerveza con vuestro nombre. ¿Cómo surgió la idea? ¿Cómo es una borrachera de birra Chaos Before Gea?
ISMAEL
“Nos quedamos flipados cuando Antonio Bravo nos dijo que un maestro cervecero como Miguel de Malnombre quería hacer una cerveza para Chaos Before Gea. Que le había molado la música y la atmósfera como para hacernos una cerveza, ¡todo un puto amo! Y qué cerveza. Una triple IPA de 9,7 grados, laviencompae (risas). El que más y el que menos se fue saludando en las rotondas en honor a Chronos, y eso nos pone, ¿a quién no?”.
DAMIÁN “De hecho, cuando celebramos la fiesta de presentación de la cerveza en los locales Hop Scotch y Rooster, nos contó que la cerveza en barril fermentó más aún y alcanzó unos 10 y pico grados totales. Imaginaos… De cualquier manera, aprovechamos para presentar también nuestras nuevas camisetas y tenemos que decir que la noche fue todo un éxito. El primer local en el que estuvimos agotó el barril en cuatro horas, y a día de hoy, si no me equivoco, ya están todas las unidades vendidas”.

JORDI MEYA