A Calyx se les podría emparentar directamente con nuestro romanticismo literario del siglo XIX. A partir de ruinas, historias y antiguos vestigios medievales, o de incluso más allá en el tiempo, los zaragozanos han debutado este año con Vientos Arcaicos, una atractiva obra que, con su rico castellano, hasta a Gustavo Adolfo Bécquer habría encandilado.

Un irresistible regusto a óxido impregna toda producción de Calyx, la banda novel que ha conseguido que muchos en toda Europa vuelvan sus ojos hacia Zaragoza. El cuarteto, que nos pareció aún más joven sobre las tablas el pasado 6 de agosto, cuando tocaron junto a Balmog en Barcelona, ha reunido en Vientos Arcaicos ocho cortes que nos retrotraen a tiempos remotos, cuando el filo de una espada decidía si vivías lo suficiente como para contemplar un nuevo amanecer.

Un primer disco que, aupado por un sello tan reverenciado como Iron Bonehead, está cosechando grandes críticas a base de black añejo, pero que tampoco puede negar esa enorme influencia del heavy metal más clásico que también cabalga al lado de los aragoneses.

Dada su precocidad y cómo nos ha cautivado Vientos Arcaicos no hemos podido evitar ponernos en contacto con ellos, y ésta es la réplica que hemos recibido por parte de Humungus (voz) y S.D. (bajo) en nombre de una banda que completan Fantoni a la guitarra y Huarte a la batería. A partir de este momento, que hable el acero.

Igual me equivoco, pero por las fotos parecéis muy jóvenes. Es curioso que unos chavales tengan un dominio tan alto del heavy metal vetusto y el black primigenio…
HUMUNGUS “Bueno, nacimos todos a mediados de los 90, así que supongo que todavía estuvimos a tiempo de aferrarnos al lado oscuro. Afortunadamente los cuatro hemos crecido en un entorno donde nos han enseñado los clásicos y hemos podido indagar más allá con el tiempo. Ni qué decir tiene que en Zaragoza hubo alguna que otra emisora de radio centrada en promulgar el veneno, la cual contribuyó a que nos descarriáramos más aún”.

Tiene que ser una pasada debutar en largo bajo un sellazo como Iron Bonehead. Imagino que más que satisfechos por formar parte de su cartera de bandas, ¿no?
HUMUNGUS “Totalmente, para nosotros fue algo inesperado que un sello como éste quisiera editarnos. Su decisión fue firme y precisa; escuchó el disco, le gustó y nos propuso editar (se refiere a Patrick Kremer, propietario de la discográfica –ndr.). Todo salió como nos dijo, por lo que estamos muy contentos con el resultado”.

Pese a militar en un sello de culto, dar los primeros pasos como formación y romper el hielo con un debut en largo siempre es complicado… ¿Qué tal está siendo la recepción del disco, tanto aquí como fuera?
S.D. “Tanto de aquí como de fuera creo que va funcionando bastante bien, nos llegan un montón de entrevistas, reseñas con opiniones muy polarizadas, como a mí me gusta, comentarios la mayoría positivos y, lo más importante, que parece que han captado bastante bien el sentimiento y el microcosmos de oscuridad ancestral que hemos querido transmitir, entre otras cosas”.

Aunque claramente se os debe emparentar con el black, en vuestras canciones también percibo un poderoso background de heavy clásico. Que vuestro amor por Desaster, Satyricon o Mayhem es parecido al que podáis sentir por Iron Maiden, Running Wild o Manilla Road, vamos.
HUMUNGUS “Exacto, somos unos maníacos empedernidos del metal puro en cada una de sus vertientes. Todas las bandas que has mencionado forman parte de la eucaristía en nuestro humeante sagrario. Grupos como Omen, Brocas Helm, Cirith Ungol, Stormwitch o Piledriver, por darte más ejemplos, son los que necesitamos escuchar para calentar antes de cada ensayo”.

La ambientación medieval está muy bien recreada, pero creo que el toque final, el enfoque definitivamente atractivo, viene dado por las letras en castellano. Con ello, todo suena aún más arcaico y herrumbroso. ¿Cómo vino dada la decisión de cantar en vuestra lengua y qué queríais lograr con ello?
HUMUNGUS “Con el castellano me expreso mucho mejor que con el inglés y me permite dar más rienda suelta a la imaginación. Muchas bandas optan por cantar en su lengua materna en países como Francia, Alemania, República Checa… ¿Por qué aquí no? El castellano es un lenguaje muy rico y no hay que tener miedo a desenvolverse con él en la música extrema. También apoyo a los que prefieren escribir en euskera, aragonés, catalán, gallego, portugués… al final cada uno debe usar el idioma que más le sacie, y en nuestra península hay para dar y tomar”.

“Somos unos maníacos empedernidos del metal puro en cada una de sus vertientes” Humungus

¿Conocéis a Sacrificio? Creo que es la banda con la que más se os puede emparentar, la verdad. Un split sería tremendo…
HUMUNGUS “Por supuesto que los conocemos, y a mí me encantan. De hecho son bandas como Sacrificio, Proscrito u Oniricous las que me han incitado a escribir todas las letras en castellano. Si no me equivoco, Sacrificio editaron Guerra Eterna a través Iron Bonehead, por lo que un split no sería ninguna marcianada”.

Ante un tema como ‘Loarre’, creo que a partir del castillo y el paraje en el que está anclado construís vuestra propia lírica haciendo volar la imaginación. ¿En qué os basáis a la hora de hacer las letras? ¿Están vinculadas a sucesos históricos reales o más bien os dejáis guiar por lo que os despierta el Medievo?
HUMUNGUS “Un poco de todo… si bien los sucesos históricos son una buena fuente de inspiración, no pretendemos convertir nuestros temas en una clase de historia. Para eso ya están los libros o documentales. Preferimos dar un enfoque personal basándonos en evocaciones internas. El castillo de Loarre y la zona que lo envuelve siempre ha sido un lugar místico para nosotros. Hay algo allí que nos llama profundamente desde niños y queríamos hacer un tema reverenciando aquello que nos evoca. Como todo buen castillo que se precie, yace inmerso en leyendas populares de todo tipo, y el origen del lugar va incluso más atrás en el tiempo que el de la fortaleza medieval. Todo un hito de las tierras oscenses. Unos cuantos kilómetros al lado de éste se alza el misterioso castillo de Montearagón, otro lugar de culto para nosotros al cual homenajeamos usando su foto en la contraportada de Vientos Arcaicos”.

¿Os flipan las pelis o la literatura fantástica? ¿La espada y brujería, la fantasía heroica?
S.D. “La mayoría de películas me aburren, así como la fantasía es mejor dejarla para la literatura. Me resulta mucho más gratificante leer sobre la realidad de los siglos más crudos de la humanidad y las leyendas o supersticiones que marcaron todas esas épocas de sacrificio y muerte”.

¿Y cómo describís vosotros vuestro sonido? ¿Qué bandas creéis que son fundamentales para comprender Vientos Arcaicos? ¿Alguna formación que nadie nunca os cite como influencia y que vosotros claramente veáis allí?
HUMUNGUS “Buena pregunta (risas). La verdad es que prefiero que cada uno describa la música de Calyx en función de lo que le inspire a nivel personal, nosotros sólo podemos describirlo haciendo música. Es obvio que grupos como Darkthrone, Satyricon, Desaster o Tormentor han hecho profunda mella en nosotros, y no podemos evitar reverenciarlos en algunos pasajes. Quizá alguna banda con la que no suelen relacionarnos y va también en la onda sea Ancient Rites, Unpure, Godkiller, Mayhemic Truth o los Martyrium de L.V.X. Occulta”.

La portada es muy chula, perfecta para lo que contiene el álbum. ¿Quién es el autor y qué pretende evocar en su totalidad?
HUMUNGUS “El autor es Gaueko, un amigo de Bilbao con el que compartimos muchas visiones sobre las culturas prerromanas de la Península. Su lienzo muestra una escena inminente donde un guerrero brujo invoca a las huestes del plano preternatural para liderar la cacería salvaje que se aproxima. El logo para la carátula y el artwork del álbum fue diseñado por Heresie Graphic, quienes le dieron un acabado final todavía más siniestro”.

Ésta última es para desparramar un poquito, porque me imagino la respuesta… ¿Qué os parecen los estilos de la nueva escuela de metal? ¿Algún fan del metalcore, Sabaton o Volbeat en la sala?
S.D. “Odio esos estilos y lo que representan, así que es tan fácil como no escucharlos. A estas alturas ya no merece la pena preocuparse por el devenir del metal ni chorradas de tal calibre”.
HUMUNGUS “No presto la más mínima atención a esas bandas porque ya sé de antemano que no me van transmitir nada. Vivo estancado en el metal viejo, aunque de vez en cuando descubro o me recomiendan cosas ‘nuevas’ interesantes como Chevalier, Orcrypt, Asphodelus, Thulsa Doom…”.

PAU NAVARRA