Como ellos mismos cuentan, Cala Vento son todo lo contrario a unos animales de costumbres. Si un día van por una carretera, al siguiente van por otra. Buscando siempre algo que les remueva por dentro. Que les balancee.

Nos citamos con Cala Vento en la terraza interior de un establecimiento del barrio de Gracia de Barcelona en una tarde medio lluviosa que anuncia la primavera. A pesar de que sólo nos separan unos metros del bullicio de una de las calles más transitadas del barrio, ahí dentro se impone un insólito silencio; repasando la grabación de la entrevista hasta se escucha con nitidez el piar de algunos pájaros. Es una estampa que en cierta manera ejemplifica la contradicción en la que viven Aleix Turon (voz, guitarra) y Joan Delgado (voz, batería). Dos jóvenes acostumbrados al ritmo más sosegado de L’Empordà, pero que desde que publicaran su debut homónimo en 2016, y todavía más con Fruto Panorama al año siguiente, se han visto inmersos en un estilo de vida donde no hay mucho lugar para la calma.

Por si haberse pateado la Península arriba y abajo no fuera suficiente, con Balanceo, su tercer trabajo, se estrenan en el mundo de la autoedición con su propio sello, Montgrí, con el convencimiento de que nadie estará más motivado que ellos a la hora de empujar su proyecto. A pesar de que estaban contentos con lo que BCore había hecho hasta ahora, necesitaban cambiar. De ahí que se fueran a Andalucía a grabar su nuevo disco o que, aun no teniendo bajista, decidieran sacar su lado funky.

Terminasteis la última gira abriendo para Lori Meyers en el WiZink Center. ¿Cómo vivisteis la experiencia de tocar en un sitio tan grande para un público que no era el vuestro?
JOAN DELGADO “Nuestro final de gira ya era en Madrid en la sala El Sol, hasta que nos propusieron esto. Así que para nosotros el final de gira era nuestro bolo y lo de WiZink fue más como echarnos unas risas. Es una sensación muy extraña tocar en un sitio tan grande. Era el público de Lori Meyers, pero nos sorprendió que hubiera bastante gente que cantara nuestras canciones”.

¿Pero lo disfrutasteis?
ALEIX TURON “Yo no demasiado porque estaba montada la pedalera de su cantante, y estaba súper estrecho, a pesar de un sitio tan grande. Me sentía ridículo. Muchas veces me giro para tocar mirando a Joan y, para hacerlo, tenía que pasar la guitarra por encima del pie de micro. Estuve incómodo”.
JOAN “Yo estaba nervioso, pero es que siempre estoy nervioso en los conciertos. Creo que sólo miré dos veces al público. Pero la experiencia es muy guay. Fue curioso”.

¿Os acostumbrarías a tocar en sitios así?
JOAN “Yo creo que preferiríamos tocar cinco días en una sala que tocar ahí. Pero tiene que ser muy bestia que 12.000 personas compren una entrada para verte. Es muy loco. Si hiciese falta ya nos acostumbraríamos (risas)”.

El título Balanceo se puede interpretar de varias maneras. Como que no sabéis dónde ir y os dejáis llevar, o al revés, que queríais balancear hacia una determinada dirección.
ALEIX “Es un disco que reflexiona sobre dónde estamos y hacia dónde deberíamos ir. Tiene que ver con que lo que hasta ahora era un hobby, al menos este año es nuestro día a día”.
JOAN “El título, para variar, salió en una conversación en el coche volviendo de gira. Lo escuchamos y vimos que era como un parte de lo que nos estaba pasando, un balance, y jugando con esa palabra salió Balanceo. También nos encajaba con la idea de que hemos hecho el disco porque lo necesitábamos y ahora veremos hacia dónde nos lleva”.

En el álbum se notan los temas muy trabajados. A veces, cuando le das muchas vueltas a las cosas, acaban perdiendo espontaneidad, pero no es vuestro caso. Supongo que no es fácil no perder lo que eres y, a la vez, querer hacer otras cosas.
ALEIX “En parte fue gracias a Eric (Fuentes). Nosotros empezamos a hacer temas nuevos, como lo habíamos hecho hasta ahora, pero sin querer repetirnos. Estaba todo muy reflexionado, con todo en su sitio, y entonces se las tocamos a Eric y nos dijo que estaban de puta madre, pero que estaban demasiado terminadas. Que quizá nos convenía coger una semana y hacer un tema cada tarde”.
JOAN “Con los tres discos nos ha pasado que le hemos enseñados los temas a Eric y nos lo ha tirado por tierra. En realidad, es su trabajo. De primeras, te choca, pero luego piensas ‘el cabrón tenía razón’”.
ALEIX “Esta vez nos costó más porque habíamos trabajado mucho los temas, y viene un pavo de fuera y no lo ve claro”.
JOAN “Nos sirvió para dejar de lado esas canciones y hacer nuevas, a lo que saliera. Recuerdo perfectamente que al día siguiente de que se fuera Eric, salió ‘Gente Como Tú’ del tirón”.

¿Pero aprovechasteis algo de lo que teníais?
ALEIX “Sí, sí. En el disco hay como mitad y mitad”.
JOAN “Teníamos como más de veinte ideas antes de entrar a grabar, y seleccionamos once”.
ALEIX “Así que esa mezcla entre reflexión y espontaneidad viene de eso”.

¿Eric hace más de productor creativo y Santi Garcia más de ingeniero?
ALEIX “Sí, es como ha sido siempre. Quieras o no, en los álbumes anteriores ponía ‘producido por Eric Fuentes’, pero quien lo graba y lo mezcla es quien lo hace sonar”.
JOAN “En este disco, Eric se ha encargado de la parte creativa y sobre todo de las voces, que las grabamos aquí en Barcelona con él”.

Pero la música la grabasteis en Motril. ¿Qué os llevó hasta Andalucía?
ALEIX “Teníamos claro que queríamos estar en un estudio residencial. Pensábamos que cuanto más lejos estuviéramos de casa, más concentrados estaríamos. Estuvimos mirando el estudio de Kaki Arkarazo en el País Vasco, pero no tenía disponibilidad. Y cogimos uno en Granada, pero dos meses antes nos lo tumbaron y al final encontramos el de Motril, como plan B, y súper bien. Nos salió más barato, los cacharros que tenían eran muy vintage y todo fue muy bien. Pasamos un poco de frío porque no había calefacción, Santi se cagó en todo (risas), pero estuvo muy bien”.
JOAN “Estuvimos todos súper concentrados en el disco. Era lo que queríamos conseguir, y lo logramos”.

¿Todo lo que suena lo habéis tocado vosotros?
JOAN “Todo menos los vientos”.
ALEIX “Creo que el piano de ‘Do De Pecho’ lo tocó Eric, y Santi grabó alguna percusión”.

¿Creéis que de los tres discos es el que mejor refleja lo que teníais en la cabeza?
ALEIX “No, no. Nosotros teníamos una idea muy preconcebida, queríamos que sonara a lo Blood Sugar Sex Magic de Red Hot Chili Peppers o al Green Album de Weezer, pero quizá si Santi lo hubiera respetado, no hubiera sonado a Cala Vento. Era algo que nosotros no pensamos. Pero el creador del sonido Cala Vento es un poco Santi y él supo darle una continuidad al sonido de Fruto Panorama hacia lo que queríamos nosotros sin que hubiera un gran salto”.

De todos modos, Blood Sugar… y el Green Album me parecen dos discos totalmente opuestos en cuanto a sonido.
JOAN(Risas) Sí, sí, queríamos mezclar las dos cosas, así que suerte de Santi. A veces me ofuscaba porque igual no le metía el sonido de caja que yo quería, pero luego, cuando se iban a dormir, me ponía lo que habíamos grabado a tope y veía que sonaba de puta madre”.
ALEIX “También había canciones que igual nosotros considerábamos segundonas, pero que con el giro de producción en el estudio han pasado a primera línea. Eso mola mucho”.

Lo que sí habéis sacado más que nunca es la vena funky. Supongo que, en directo, también es más divertido de tocar.
JOAN “Sí, siempre nos ha molado el rollo funky. Nos flipa el groove. En Fruto Panorama ya se intuía en ‘En Cueros’ o en ‘Antes De Él’, pero en este álbum sale mucho más. Sobre todo en ‘Solo Ante El Peligro’ o ‘Remedio Contra La Soledad’”.
ALEIX “Aunque no tengamos bajista, el groove es lo que nos mola. En todos los temas hay bajo, pero está apoyando lo que hace la guitarra”. 

¿Habéis recuperado igual grupos que escuchabais antes?
JOAN “Escuchamos mucho a Weezer. Conocíamos ‘Buddy Holly’ y alguna más, pero en el último año entramos a fondo y tienen una brutalidad de discos”.

La de ‘Liquidación Total’ suena mucho a ellos.
JOAN “Es curioso porque todo el mundo lo dice, pero en ningún momento pensamos en ellos”.
ALEIX “También escuchamos mucho a Prefab Sprout, Pinegroove… Yo tampoco era muy fan de Red Hot Chili Peppers y éste me ha ido introduciendo. Conocía Stadium Arcadium, pero descubrí Blood Sugar Sex Magic, Mother’s Milk, One Hot Minute… Los escuchas a todo trapo y flipas cómo suenan”.

El riff de ‘Todo’ suena un poco a Incubus o algo así…
JOAN “Hostia, Incubus. Recuerdo que el día que sacó el riff, me reí. Pero luego lo empezamos a tocar y me engorilé”.
ALEIX “Mi idea era más Red Hot Chili Peppers, pero de la manera que lo grabó Santi, igual salió más Biffy Clyro, algo más sintético. Está guay”.

¿Y la parte que grabó Cándido de Viva Belgrado cómo surgió?
ALEIX “Íbamos a grabar esa parte y Santi dijo ‘esto es muy Viva Belgrado’. Y le dijimos que de hecho nuestra idea era que la grabara Cándido, pero que estaba en Japón… Y dice ‘¡Pero si volvió esta semana!’. Le llamamos y al día siguiente vino y la grabó. Lo hizo a la primera. Es un crack”.

“Si no tuviéramos la música seríamos menos felices” ALEIX TURON

En las canciones habláis de vuestra situación, pero contextualizadas en un ámbito más general, marcado por la inestabilidad. ¿Creéis que a través de la música conseguís cierta estabilidad?
ALEIX “Lo que dices es muy cierto. Si no tuviéramos la música seríamos menos felices. Es algo que vemos con nuestros padres. Ellos ven nuestra vida como muy inestable y no lo entienden, se les cruza el cerebro. Pero al mismo tiempo, como son quienes nos han educado, hacen que nos preguntemos si estamos haciendo lo correcto. Pero con todo lo que nos da, dices ‘hostia, no quiero tener una vida estable, porque me aburriría. Necesito que cada día sea distinto’”.
JOAN “Además, si en algún momento puedo tener esta vida, es ahora. Ya llegará la edad en la que quizá esté en un sitio fijo”.

Bueno, ahora lo de estar en un sitio fijo está difícil.
JOAN “Ya. Mi madre se ha prejubilado ahora después de estar cotizando 43 años en la misma empresa. Claro, eso ni lo veré yo, ni mis amigos”.

Quizá Jordi de BCore (risas).
ALEIX(Risas) Quizá él sí. Hay canciones que hablan de eso explícitamente como ‘La Comunidad’ y otras que pasan más de puntillas, pero es algo que está en todo el disco”.

También me gusta que el mensaje está muy claro, pero a veces usáis palabras que parecen más dispersas.
ALEIX “A mí me gusta cuando escucho una canción y hay una palabra que no te encaja, que te rompe el esquema. Es una reacción que me gusta. A veces hasta miro en internet para entender el significado y no lo encuentro. Pero me parece atractivo. Me gusta que nuestra música provoque eso y creo que en este álbum está muy bien conseguido porque hemos ligado ocurrencias personales con cosas colectivas”.

¿Qué crédito le dais a las letras en vuestro éxito? ¿Creéis que pueden haber enganchado incluso más que la música?
JOAN “Buena pregunta… Creo que a los dos nos emociona la música, por ejemplo, en inglés, aunque no entendamos del todo la letra. Nosotros siempre componemos primero la música y la melodía, y después buscamos la letra”.
ALEIX “Yo sí creo que las letras han influido en la buena aceptación de Cala Vento. Y eso que no somos grandes letristas, porque las del primer disco… eran más sencillas, espontáneas… quizá por eso conectaron. Creo que las de éste conectarán con la gente más reflexiva. Quizá a la gente más superficial le costará más (risas)”.

JORDI MEYA