La inminente vuelta de Brian Fallon a nuestros escenarios, después de varios aplazamientos por la pandemia, nos brindará la oportunidad de reencontrarnos con uno de nuestros cantautores americanos favoritos, antes de que vuelva a centrarse en de The Gaslight Anthem

Por mucho que en los últimos seis años Brian Fallon haya intentado construir una carrera en solitario, él sabe, y nosotros también, que su nombre siempre irá asociado a la banda por la que le conocimos.

Para cualquier artista no debe ser fácil que, hagas lo que hagas, el vínculo emocional de tus fans con lo que has hecho anteriormente sea tan fuerte que difícilmente te den la oportunidad de explorar otros caminos. La huella que dejó The 59′ Sound, el disco con el que en 2008 el mundo descubrió a The Gaslight Anthem, es tan fuerte, que desde su separación en 2015, no haya entrevista en la que no se le pregunte por su posible vuelta.

La nuestra no fue una excepción, y como se puede leer entre líneas, parece claro que la puerta estaba mucho más abierta de lo que nos daba a entender. Tanto es así, que pocos días después de nuestra charla, The Gaslight Anthem anunciaban oficialmente su regreso y su intención de grabar un disco nuevo. Lástima que no nos diera la exclusiva.

Recientemente hemos perdido a Mark Lanegan, y tengo la sensación que fue una influencia en The Horrible Crowes. ¿Fue un artista importante para ti?
BRIAN FALLON  “Sí, sí, mucho. Screaming Trees fue una de las primeras bandas a las que me enganché y de las que aprendí a tocar sus canciones. Cuando tenía 11 o 12 años fue una gran influencia para mí y ha estado siempre ahí. Desde luego el disco de The Horrible Crowes no hubiera pasado sin haber escuchado a Soulsavers. También había algo de Tom Waits y PJ Harvey en ese proyecto, pero sin la música de Mark Lanegan nunca hubiera ocurrido”.

¿Le llegaste a conocer?
“Una vez, pero muy fugazmente. Fue en un festival donde tocamos The Gaslight Anthem. The Afghan Whigs tocaban ahí y Greg Dulli me lo presentó. Pero fue solo un momento”.

Obviamente Lanegan podría entrar en la categoría de artista torturado, alguien que supo hacer arte de su dolor. Cuando pasas por un mal momento, ¿te alivia pensar que igual te servirá para sacar una buena canción en el futuro?
“No creo que nadie quiera estar jodido simplemente para hacer un buen disco. A mí no me gusta sufrir, y no quiero que me pase nada horrible para poder escribir sobre ello. Pero al mismo tiempo está claro que poder escribir sobre las cosas malas ayuda.”

Entrevista a Brian Fallon

«Hace poco un amigo me decía, ‘Otro día sin que Oasis anuncien su reunión’. Y le dije, ‘Dales tiempo’. Nunca sabes lo que pasará” BRIAN FALLON

A través de las redes te has mostrado muy preocupado por el tema del COVID, y parecía que tenías bastantes reparos a la hora de salir de gira. ¿Cómo te sientes ahora que ya estás en la carretera?
“Todavía no estoy del todo tranquilo. Es mi primera gira en dos años, y quizá necesite todavía un tiempo para adaptarme. Viendo lo que ocurre en China no puedes pensar que ya ha terminado todo, y todavía tengo miedo de que pueda afectar nuestro trabajo, lo cual sería un desastre”.

¿Has notado un cambio de actitud por parte del público?
“Está claro que la gente está ilusionada simplemente por poder estar en un concierto, pero todavía ves personas que va con mucho cuidado y lleva mascarilla. Personalmente, lo agradezco”.

En esta gira te acompañan como banda The Howling Weather. ¿Prefieres poder ir cambiando de músicos según lo que te apetece que estar en una banda en la que siempre tienes que tocar con las mismas personas?
“Creo que ambas cosas tienen cosas positivas. Cuando trabajas con músicos distintos, cada vez que viene alguien nuevo aporta cosas distintas y es estimulante. Pero cuando tocas siempre con la misma gente, te conoces tan bien que es más fácil ser espontáneo. En los dos casos puedes lograr buenos resultados”.

Tus dos últimos trabajos, Local Honey y Night Divine, eran discos bastante intimistas. ¿Es hacia dónde vas a enfocar tu carrera o te ves haciendo un disco de rock en futuro cercano?
“Ahora mismo me es imposible predecir qué es lo que voy a hacer en el futuro, solo quiero que sea bueno. Pero es muy posible que haga un disco de rock. Llevo dos discos tranquilos, así que intuyo que el próximo será más ruidoso (risas)”.

¿Has estado componiendo últimamente?
“La verdad es que no. Ahora mismo estoy de gira y eso es todo lo que ocupa mi mente. Estoy concentrado en todos los protocolos y en el día día. No me siento muy creativo”.

¿Qué podemos esperar en cuanto al repertorio cuando llegues a España?
“Es una mezcla de todos mis tres discos en solitario y también temas de The Horrible Crowes, así que no está solo centrado en Local Honey. El único del que no toco nada es Night Divine”.

Sería extraño tocar canciones navideñas en mayo…
“Exacto (risas)”.

Night Divine me sorprendió porque no te tenía por una persona religiosa.
“Bueno, crecí en ese ambiente, yendo a la iglesia, pero la razón por la que grabé el disco es porque esas fueron las primeras canciones que escuché. Cuando yo era pequeño, mi madre las tocaba en casa con una guitarra. Los primeros sonidos que escuché fueron esas canciones folk que ella sabía tocar. Pero también es lo que cuenta Bruce (Springsteen), cuando recibes una educación católica no puedes escapar de ella (risas). Es parte de ti y no puedes expulsarla. No sé en Estados Unidos creo que nadie se ha sorprendido, quizá en España sí”.

Más que nada es que aquí el rock y la religión son bastante antagónicos.
“Claro, claro, puedo verlo. Pero no sé, tienes a Leonard Cohen, incluso Bruce es un buen ejemplo, que tienen canciones de contenido espiritual. En cualquier caso lo hice porque me apetecía y porque necesitaba hacerlo, así que ya está hecho (risas)”.

Ya que has sido tú quien ha sacado en Bruce, voy a aprovechar para preguntarte por él. Hace poco reivindicabas Human Touch en tu Twitter, y me sorprendió porque muchos de sus fans consideran esa etapa como la peor de su carrera.
“Bueno, creo que cuando salieron sus viejos fans no les gustaron esos discos porque Human Touch y Lucky Town no eran tan buenos como sus clásicos. Pero creo que con el tiempo se ha visto que ahí había grandes canciones. Temas como ‘I Should Fall Behind’ o ‘I Wish I Were Blind’ eran muy buenos, y todavía los sigue tocando en directo. Creo que con el tiempo la gente ha logrado separar cómo se sentía cuando salieron los discos a darse cuenta que tenían buenas canciones”.

Bueno, supongo que la reacción tenía que ver con que hubiese despedido a la E Street Band.
“Sí, sí. Mira, ni siquiera estaba pensando en eso. Ves, con el tiempo ya no piensas que los grabó con otros músicos. Pero tienes razón, posiblemente ese fuera el principal motivo”.

Como fan ¿cuándo fue la última vez que te cabreaste con un artista? O al menos que te decepcionó…
“No me cabreo porque puedo ver las dos caras de la moneda. Estoy en esa posición en la que soy músico y soy fan. Quizá me cabrea alguien como Morrissey porque soy fan de The Smiths, pero él dice muchas tonterías. Me sabe mal porque crecí escuchándolos, pero no es fácil (risas)”.

¿Sientes que ocurre un poco lo mismo contigo y con The Gaslight Anthem? Es una banda con la que mucha gente estableció un nexo muy fuerte y se cabreó cuando os separasteis.
“No sé, tampoco es algo que me diga la gente. Estoy seguro que hay gente cabreada, porque la gente necesita cabrearse con algo (risas). Pero es normal que los fans se cabreen. Le pasó a Bruce, les pasó a Pearl Jam en los 2000 por Ticketmaster o cuando sacaron Binaural. Creo que forma parte de la relación entre banda y fans. Es lo mismo que pasa con tu mujer (risas), te puedes enfadar, pero luego pasa y haces las paces. Lo único que puedo decir es que si no te gusta lo que hay, espera, porque nunca sabes lo que puede ocurrir. A veces los artistas hacen demasiado lo que los fans quieren y no lo que los artistas quieren. Y tiene que haber un equilibro al menos del 50%. Si el artista no hace lo que de verdad quiere, entonces hará una mierda, y tampoco nadie estará contento. Hace poco un amigo me decía, ‘Otro día sin que Oasis anuncien su reunión’. Y le dije, ‘Dales tiempo’. Nunca sabes lo que pasará”

¿Cómo te sientes respecto a The ’59 Sound? Es como si pasaran los años, y todavía hay gente muy obsesionada con ese disco. ¿Para tu carrera es una suerte o una putada estar tan marcado por un disco en concreto?
“No creo que sea una putada. Sé que es un disco especial y la gente siempre querrá disfrutar de él. ¡Por eso lo hicimos! Así que me siento totalmente orgulloso de que sea visto como un disco importante”.

¿Qué relación tienes con los otros miembros de The Gaslight Anthem? ¿Estáis en contacto? ¿Quedáis para cenar de vez en cuando?
“Bueno, hablamos de vez en cuando. Siempre hemos querido dejar claro que no hay mal rollo entre nosotros”.

Aparte de giras de aniversario o conciertos puntuales ¿te ves haciendo un disco con ellos?
“No lo sé. Nadie lo sabe. No hay un plan, pero todo puede ocurrir. La vida es curiosa porque todo puede cambiar en un minuto. Puede que nunca ocurra, pero quién sabe”.

JORDI MEYA

Brian Fallon y The Howling Weather, con Chris Farren y Jesse Malin como artistas invitados, estará actuando el 12 de mayo en Barcelona (Sala Apolo), el 13 en Madrid (Ochoymedio Sala But) y el 14 en Cascante (Estaciones Sonoras). Puedes adquirir tus entradas en www.heartofgold.es.

Artículo anteriorEstrenamos ‘Buah!’, el nuevo disco de Cró!
Artículo siguienteNuevo single de Oni con Iggy Pop y Randy Blythe