Siete años de publicar su último disco, y tras reagruparse como banda, Angels & Airwaves vuelven a escena con Lifeforms. Hablamos con Tom DeLonge, probablemente alguien más interesante de lo que crees, pero menos de lo que se cree él.

Durante mucho tiempo cada vez que Tom DeLonge abría la boca subía el pan. Sus delirios de grandeza respecto al potencial de la banda que formó durante el hiato de Blink-182 (cuando le entrevisté en Londres cuando salió el debut de Angels & Airwaves en 2006,  estaba convencido de que en poco tiempo estarían tocando en estadios) y su obsesión por todo lo referente a los OVNIs y la vida extraterrestre hizo que mucha gente empezara a tomárselo menos en serio que cuando le veían correr en pelotas en el vídeo de ‘All The Small Things’.

Sin embargo, en los últimos años algunas de sus locuras ya no lo parecen tanto. A través de su empresa To The Stars ha colaborado con el gobierno de Estados Unidos sacando a la luz grabaciones verificadas por el ejército de lo que podrían ser naves extraterrestres. Y si bien Angels & Airwaves nunca ha llegado a hacer sombra a su anterior grupo, su sexto disco Lifeforms (Rise) demuestra que todavía es capaz de escribir buenas canciones y dotarlas de un envoltorio sonoro atractivo.

Dos días antes de que publicara el nuevo disco, tuvimos la oportunidad de charlar con él sobre el momento actual del grupo, el revival del punk pop, sus planes con Box Car Racer y hasta de quién es la persona más famosa que tiene en su móvil. Aunque antes le pedimos que nos diera la última hora sobre su querido ex compañero.

Me gustaría empezar preguntándote sobre si tienes alguna novedad sobre cómo se encuentra Mark Hoppus.
TOM DELONGE “Mark está bien. El tratamiento ha funcionado muy bien. La última vez que le hicieron una prueba, estaba libre de cáncer. Pero ahora está esperando una nueva prueba para confirmarlo. Es prudentemente optimista, y espero que todo salga bien y pueda volver muy pronto a hacer música y vivir su vida con su familia y amigos”.

Ojalá sea así. Hablando ya de vuestro nuevo trabajo ¿cuál dirías que es el principal factor diferencial entre Lifeforms y los anteriores discos de Angels & Airwaves?
“Todo el proceso de creación de este disco ha sido completamente distinto a cualquier cosa que haya hecho antes. Tenía la intención de crear canciones que fueran un homenaje a las bandas con las que crecí, Depeche Mode, The Cure, al punk rock, al post hardcore, a Blink, incluso a Angels & Airwaves… Quería concentrar todo eso en un disco, y probablemente por eso es el más maduro y diverso”.

¿Sientes que Angels & Airwaves vuelve a ser una banda ahora que tienes de nuevo a David Kennedy como guitarrista y Matt Rubano se ha incorporado oficialmente como bajista? El anterior Dreamwalker lo hicisteis todo entre el batería Ilan Rubin y tú.
“Sí, sí. Por eso creo que este disco es posiblemente nuestro mejor disco. No soy yo solo vertiendo mis ideas. Ilan, Matt y David son músicos de primera, pueden tocar cosas complejas, y tocan varios instrumentos. ¡Ilan es mucho mejor guitarrista que yo! (Risas) Si les digo que quiero algo en plan Motown, saben hacerlo ¿sabes? Mola porque puedo concentrarme en las cosas en las que yo soy bueno, no tengo que hacerlo todo”.

Tu voz suena distinta en este disco. ¿Es simplemente una cuestión de haber ido cumpliendo años o probaste un nuevo enfoque?
“Probablemente las dos cosas. La cuestión es que estoy harto de mi voz, así que intenté usarla de manera distinta (risas). Me esforcé en cantar diferente, en otro registro, en otro estilo. Así que gracias por apreciarlo. Creo que hace que nuestra música sea más interesante e impredecible”.

Durante un tiempo muchas entrevistas que has hecho se centraban en hablar de OVNIS y cosas que no tenían nada que ver con la música. ¿Hasta qué punto te sientes responsable de haber desviado la atención de lo que era la banda en sí?
“Puede que haya sido así. Supongo que cuando empecé a trabajar con gente del gobierno americano, pilló a mucha gente a contrapié y eso generó mucha curiosidad. Quizá ahora la gente se centre más en escuchar estas canciones por lo que son, y no piense en todas esas otras cosas. Creo que ahora quizá la gente esté dispuesta a darme una nueva oportunidad. Todo lo que hice con mi empresa To The Stars era complicado de entender, pero poco a poco, y a base de explicarlo a la prensa, creo que ya no se ve como algo tan raro”.

Supongo también que confundiste mucho a la gente porque pasaste de ser el tío que contaba chistes sobre pollas a hablar de cuestiones existenciales para la humanidad.
“Soy consciente de ello (risas). Lo entiendo y lo comprendo. Pero también soy consciente que seguro que tú eres más que el tío que me está haciendo esta entrevista. Tendrás otros intereses, otras pasiones, tendrás intereses políticos… Creo que mucha gente sólo me veía como un tipo gracioso que tocaba la guitarra, pero soy una persona que se tomaba en serio muchas otras cosas. Blink-182 era una parte muy importante de mí, pero no lo era todo”.

“Cuando ahora veo a los chavales en Tik Tok no sé realmente
lo que quieren decir”
TOM DELONGE

De hecho, desde los días de Blink ya tenías otros intereses, como crear marcas de ropa, crear nuevas redes sociales… ¿Ser simplemente una estrella del rock nunca fue suficiente para ti?
“No, no lo era. Cuando tocas en una banda de rock de mucho éxito acabas tocando las mismas canciones cada noche, porque eso es lo que la gente paga para escuchar. Así que acabas celebrando lo que has hecho, en lugar de celebrar lo que harás en el futuro. Personalmente no me importa la fama, los halagos… sino que me importa crear algo que me satisfaga artísticamente. Me da igual si es una canción, una película, un libro, o mi trabajo con el gobierno… lo importante es crear algo que haga sentir a la gente y se de cuenta de lo que realmente sucede. Eso es lo que puede hacer que el mundo sea un mundo mejor”.

Cada disco de AVA ha estado ligado a otro proyecto creativo. En el caso de Lifeforms es una película.
“Sí, se llamará Monsters Of California, y espero que se estrene a principios del año que viene. Es una película para todos los públicos, una comedia de ciencia ficción, en plan Spielberg, pero con muchos chistes guarros (risas). Creo que va a gustar tanto a los fans de Blink como a los de Angels. Hay mucha información subliminal sobre OVNIs. Es más mainstream que la última película que hicimos, Love, que era más contemplativa e indie. Esta es una película de verdad”.

Cuando ahora te subes a un escenario y miras al público ¿te ves reflejado en él?
“Es una gran pregunta. Cuando tocaba en Blink veía un reflejo exacto de quienes éramos, pero ahora con Angels & Airwaves veo un reflejo del mensaje. Tenemos a gente de edades  que pueden abarcar cuatro décadas. No veo a nadie que se parezca a mí, o vista como yo, como un skateboarder que en realidad ya no puede patinar (risas). Pero veo gente que entiende nuestras ideas y lo que queremos conseguir. Y eso me hace sentir muy orgulloso. Es el mejor sentimiento”.

De todos modos, cuando empezaste con Angels te mostrabas muy ambicioso y seguro de que la banda iba a ser muy grande, pero la realidad es que no tanta gente a conectado con el grupo como lo hizo con Blink. ¿Por qué crees que ha sido así?
“Creo que la música y el mensaje son más complejos que los de Blink, es un concepto más avanzado y creo que es más difícil que le entre a la gente. Y por otro lado, salimos en un momento en la radio y el mundo del streaming estaban cambiando y no tuvimos la oportunidad de entrar en el mainstream. Pero también es posible que no supiéramos, sobre todo yo, cómo hacerlo. Pero ahora estamos en una mejor posición. Todo lo que hacemos, la música, las películas… es mejor que como lo hicimos hace 15 años. Es que no es fácil (risas)“.

¿Cómo te sientes de este revival del punk pop del que Travis Barker es como el padrino? ¿Te identificas con lo que están haciendo esos nuevos artistas?
“Mira, me alegro cada vez que alguien coge una guitarra y hace un tipo de música que a mí también me gustaba, pero todavía estoy esperando algo que de verdad conecte conmigo. Me gusta que la música tenga algo de rabia, que tenga un punto transgresor, y por lo que estoy viendo todo es muy pop. Blink también éramos pop, pero veníamos de familias desestructuradas, con un historial de violencia, así que aunque hiciéramos música divertida en realidad era una rebelión contra la tristeza que habíamos vivido. Giramos durante siete años en una furgoneta porque teníamos algo que decir. Para nosotros era importante tener una voz. Cuando ahora veo a los chavales en Tik Tok no sé realmente lo que quieren decir. Pero creo que Travis está haciendo un gran trabajo dando la oportunidad a nuevos talentos y poniendo al punk pop en la escena. Pero ya te digo, personalmente no he escuchado a un grupo que tenga ese punto de rabia que te incite a romper cosas (risas)“.

Aunque no forman parte de esa escena, te he oído decir que te gustan mucho Turnstile.
“Sí, me encantan. Para mí tienen todos los elementos que me gustan. Llevan ya 10 años y están en ese punto en el que han aprendido a perfeccionar el tipo de música que quieren hacer”.

También quería preguntarte por Box Car Racer. Aunque sólo publicasteis un disco, hay mucha gente obsesionada con ese grupo. ¿Te sorprende? ¿Y tienes planeado reactivarlo en algún momento?
“En parte entiendo por qué gustó tanto. No hay muchas bandas, y Turnstile podría ser una de ellas, que combinen guitarras duras con voces muy melódicas. Normalmente ese tipo de grupos son más metal, y con voces gritadas. Nosotros intentamos canalizar influencias de Quicksand, Fugazi, o incluso Refused. Era muy fresco. En los dos últimos años, Travis y yo hemos grabado un nuevo tema de Box Car. Es algo que está ahí y queremos publicar en algún momento, pero no creo que tengamos tiempo para hacer un disco entero. Aunque nunca puedes nunca”.

El mundo del rock no es fácil envejecer dignamente. ¿Tienes algún referente a seguir ahora que ya tienes 45 años? ¿Han cambiado respecto a los que tenías cuando eras joven?
“Es posible. Para mí David Byrne o Brian Eno son como hombres del Renacimiento. Han logrado llegar a la gente no sólo a través de la música. También me gusta mucho Damon Albarn, todo lo que ha hecho, desde Blur a Gorillaz, me parece muy interesante, con todo el tema de animación y hologramas. Siguen habiendo tipos que sólo son músicos y me gustan, pero me interesa más la gente que hace otras cosas. Brian Eno, pinta, produce, compone, crea Apps para meditar… ¡Hace de todo!”.

Para terminar ¿quién es la persona más famosa que tienes en tu móvil?
“¡Oh! Déjame pensar… Posiblemente alguien del gobierno americano, aunque es un tipo de fama distinta, pero es importante (risas). De la música, seguramente Jon Bon Jovi. Una vez Dave Grohl me llamó para que le pasara su número porque quería gastarle una broma, pero no se lo di (risas)”.

(Risas) Una cosa más, con todo el tema de la pandemia han surgido muchas teorías conspirativas, pero es evidente que el mundo tiene muchos desafíos por delante con el cambio climático y todo eso. Siendo una persona conectada con las altas esferas ¿eres optimista respecto al futuro o estamos entrando en una época muy oscura para la humanidad?
“Tengo más esperanza ahora que hace unos años. Todo lo que hemos hecho con mi empresa, pasando información al gobierno sobre OVNIs y que reconozcan que es un asunto importante, y se planteen usar esa tecnología que es aplicable al cambio climático puede ser muy positivo. Creo que las diferentes naciones tomen consciencia de nuestra existencia como una sola especie es importante. Llevará tiempo, no será fácil, pero creo que la herida se está empezando a curar”.

JORDI MEYA