Inicio Cómics y Libros El Difícil Mañana

El Difícil Mañana

Un relato de activismo político y cuidados.

Autora: Eleanor Davis
Editado por:
Astiberri

Es recurrente en el sector la promoción de autores y autoras usando la mágica formula de “nuevas promesas del género”; éste el caso de Eleanor Davis, artista usamericana que con sus últimas obras ocupa ahora este insigne puesto, llegando gracias a él a un público más amplio y concienciado a quien ofrecer su mezcla de slice of life y activismo político. Este trabajo se encuadra perfectamente en este estilo, un cómic basado en experiencias personales que sirve para poner sobre la mesa unos cuantos temas importantes de nuestra actualidad más inmediata. 

El Difícil Mañana es tierno y real como nuestra vida, con todas sus alegrías y miserias, y a la vez adolece de uno de los principales tics de este género: pasan muchas cosas, sí, pero realmente no sucede nada, o siendo más precisos, no se resuelven, simplemente ocurren de forma caprichosa, como las bofetadas que nos reserva la vida con cada día. Todo fluye contemplando los días de protagonistas y secundarios, asistiendo a sus idas y venidas, pero los aprendizajes y caminos tomados por ellos en este trabajo no fuerzan la motivación inicial de su protagonista: la suma de todo quiere que nos fijemos en la metáfora central que Eleanor subraya una y mil veces a lo largo de sus página. La autora no juzga tampoco, esa parte nos la deja a nosotras: el egoísmo involuntario dentro de una pareja, la incomunicación en la misma, las amistades que se tuercen por no prestar atención a lo evidente, los ideales por la lucha para lograr un mundo mejor, etc. Hay muchos elementos como para no verse en un puñado de ellos.

El Difícil Mañana tampoco deja las cosas fáciles si quien lee es una persona conservadora con tendencia a juzgar con dureza a las izquierdas: parte del cuerpo central del cómic se centra en el activismo político y medioambiental usamericano, trazando potentes paralelismo con situaciones acaecidas en aquel país en estos años de trumpismo -aunque la historia se ambienta en ‘un futuro’ en el que Mark Zukkerberg es presidente de los EEUU-. Servirse de esta licencia le permite a Eleanor tejer una subtrama sobre los individualismos exacerbados en época de redes sociales y de sobre exposición de información. La forma en la que Davis establece diálogos sin palabras entre posiciones políticas opuestas puede que sea lo más satisfactorio de toda la obra, por encima incluso del exquisito trazo de su dibujo e impecable ritmo y narración. 

Eleanor Davis ofrece en El Difícil Mañana un relato de activismo político y cuidados, sobre personas que no se dejan derribar por el cinismo, aunque las batallas a las que se enfrenten se salden con derrotas. No sucede nada, cierto, mientras suceden muchas cosas, mientras se trata de cambiar el rumbo de colisión hacia futuros peores. Este cómic canta por esas personas que tratan de hacerlo cada día de su vida, aún con todas sus contradicciones, limitaciones, fracasos y victorias. 

SAMU GONZÁLEZ