Inicio Críticas de Discos DELOBOS – ‘Prender’

DELOBOS – ‘Prender’

Se muestran más certeros a la hora de dar con temas redondos.

Quién haya seguido de cerca las carreras de Kantz y Raúl Fernández sabe que son dos tipos que detestan el inmovilismo. Repetir esquemas nunca ha entrado en sus planes. No era así en una banda acostumbrada a mudar continuamente de piel como Tenpel y desde luego tampoco lo es en Delobos, la banda que comparten junto a la base rítmica que forman Luis Fuentes y Nacho Romero.

Lo que en un primer momento surgió de manera improvisada durante los tiempos muertos en los ensayos de Tenpel, se ha ido convirtiendo en un proyecto capaz de moldear a su antojo las bases de la música de raíces americanas. Pero tras dos discos como su debut Moon Moan y el formado por el tridente de EPs conceptuales Salt, Flesh, Smoke & The Last Mystical Beings, la formación madrileña sentía que necesitaba deshacerse de ciertos corsés autoimpuestos para seguir avanzando.

Para empezar, Raúl decidió aparcar la idea de jugar con un sonido semi-acústico para abrazar de lleno la electricidad de su guitarra. Por su parte, Kantz declinó el inglés para expresarse con mayor soltura en su lengua materna. Pueden parecer pequeñas modificaciones en su configuración, pero con ellas han conseguido plasmar en Prender su mejor álbum hasta la fecha.

Acudiendo a los Westline de Juan Blas (uno de los estudios más solicitados de la piel de toro), han desarrollado todo su potencial en una serie de canciones realmente inspiradas. ‘Maravilla De San Juan’ cumple su rol introductorio haciéndoles aún reconocibles pese a la transición en el idioma. Pero en ‘Consejo De Cuervos’ empezamos a apreciar que estos nuevos Delobos se muestran más certeros a la hora de dar con temas redondos.

Casi enlazado aparece ‘El Descenso’, un corte progresivo en el que Raúl actúa con total libertad de movimientos gracias al respaldo que le conceden Luis y Nacho al bajo y la batería respectivamente. Si a eso le sumamos un Kantz enorme a las voces como es habitual en él y una sección de vientos aportando una mayor intensidad, nos encontramos ante un temazo mayúsculo.

El asunto no decae en ‘El Rito Del Grito’ con unas dinámicas elegantes a la par que vacilonas que la convierten en otra de las favoritas. Por su parte, las percusiones de ‘Selva’ y la experimental ‘Leviatán’ sirven de lienzo para plasmar paisajes tan sugerentes como ese escalofriante relato lovecraftiano que se marca Kantz en esta ésta última.

Aunque si tuviera que quedarme tan solo con una, esa sería ‘Caídos Del Cielo’, donde además de funcionar a pleno rendimiento, cuentan con la participación de Rubén Martínez (Viven, Ànteros) y el propio Juan Blas (Caboverde, Minor Empires) para dar con otra canción perfecta antes de que la desgarradora ‘Esta Habitación’ y ‘Sacra’ echen el cierre de forma apabullante.

Con Prender Delobos deberían empezar a ser tenidos en cuenta de una vez por méritos propios y no por ser el “el-otro-grupo-de-los-ex-componentes-de”. Si eres fan de De La Cuna A La Tumba o Habitar La Mar y aún no les has prestado atención, te diría que en ellos no encontrarás otra banda de coordenadas similares, pero sí una al menos igual de buena.

GONZALO PUEBLA