FECHA: 7 DE ABRIL DE 2022
LUGAR:
SALA UPLOAD (BARCELONA)
PROMOTOR:
UPLOAD

El único disco de The Whiffs hasta la fecha, Another Whiff, nos levantó el ánimo durante los oscuros días del pico más alto de la pandemia. Preñado de grandes canciones, su power pop musculoso, de glorioso estribillo y guitarras centelleantes, fue como un soplo de aire fresco en unos tiempos donde andábamos necesitados de propuestas como la suya.

Cuando se anunció su visita, rápidamente marcamos en rojo una noche que podía ser especial. Podríamos pensar que la decepción fue mayúscula porque las expectativas eran muy altas, pero no, no fue eso. Que el recital no llegara ni a los cuarenta minutos de reloj ya es grave; puedes tener sólo un disco y un EP, pero todos sabemos que hay cientos de recursos para alargar un show algo más que una raquítica media hora.

Empezó terrible y acabó en desastre. Sonaban deslavazados y con una actitud digna de estar en su local de ensayo de Kansas City, pero eso no fue lo peor. No creo recordar haber escuchado en ningún concierto a un guitarrista puntear en un tono distinto al de sus compañeros, los coros eran de vergüenza ajena y el batería se pasó más tiempo cambiando de caja que tocando.

La gente trataba de disfrutar cuando intentaban atacar estupendas composiciones como ‘Shakin All Over’ o ‘I Don´t Wanna Know’, pero no había manera. Entraban a destiempo cada poco y se lo tomaban entre risas, y hubo alguien entre el público que hizo la gran pregunta:

¿Se estarán riendo de nosotros? Fuimos ilusionados y volvimos abochornados, y por qué no negarlo, algo enfadados de haber presenciado una muestra absolutamente vergonzosa de pasotismo y poca profesionalidad. Al parecer en los siguientes conciertos, la cosa fue algo mejor, pero a nosotros nos tocó pagar la novatada.

ANDRÉS MARTÍNEZ

Artículo anteriorLa joya del día – ‘(I’m) Stranded’
Artículo siguienteEntrevista a The Toasters y Buster Shuffle – Ska en vena