Inicio En Directo Crónica – The Night Flight Orchestra (Barcelona)

Crónica – The Night Flight Orchestra (Barcelona)

Una banda pequeña, pero con vocación de ser grande.

Disco a disco, The Night Fly Orchestra se están convirtiendo en una de las propuestas más originales que hay dentro del ¿hard rock?, un estilo sobre el cual es complicado hacer cualquier tipo de innovación.

Desde luego, ésta es la última banda que esperarías de dos pesos pesados procedentes de la escena sueca de death melódico como son el vocalista de Soilwork, Björn Strid, y el bajista Sharlee D’Angelo (Arch Enemy, Witchery, Mercyful Fate).

The Night Flight Orchestra son, todavía, una banda pequeña, pero con vocación de ser grande. Seis impecables músicos sobre el escenario, más dos coristas, que le dan empaque a los irresistibles estribillos del grupo, además de reforzar visualmente a la banda con sus trajes de azafata, consiguen que reine el buen ambiente desde el primer segundo que salen a escena.

De la misma manera que pasa en sus discos, los suecos saben manejar con naturalidad esa poción estilística que, tomando de base en muchos momentos el AOR más 80`s con toques pomposos, me atrevería a decir, une ritmos funkys, que podría firmar el mismísimo Rick James, con toques glam a lo T-Rex y la grandilocuencia pop de la Electric Light Orchestra. Difícil dar forma a todo eso, pero lo hacen de maravilla.

Cerca de 90 minutos, sin bajones, donde nos encandilamos con joyas como la inicial ‘Sometimes The World Ain’t Enough’, classic rock en mayúsculas, con los teclados y el estribillo ganador de ‘Speedwagon’, bailando hasta el apuntador con ‘Paralyzed’ y, ¡como no! llegando el delirio del respetable con esa ‘Barcelona’, de su último disco Sometimes The World Ain’t Enough, que tocaron para la ocasión.

Es de cajón decir que está banda a principios de los 80 podría haber reinado el mundo. Dudo que lo conquisten ahora tal como están las cosas, pero apuesto a que esta banda no se quedará aquí. A buen seguro que las 200 personas que asistieron esta vez, volverán con algún amigo a su lado la próxima que nos visiten.

RICHARD ROYUELA