FECHA: 4 DE AGOSTO DE 2022
LUGAR: SALA BÓVEDA (BARCELONA)
PROMOTOR: MADNESS LIVE!

Aparcar estuvo todavía más complicado que de costumbre y se formó una cola bastante tocha para entrar en la sala Bóveda, así que sintiéndolo en el alma, me perdí un par de canciones de Ósserp, los teloneros de lujo con los que contaron Suffocation en la capital catalana.

Mientras tanto, los barceloneses atacaban con ‘El Rival Més Fort’, ‘L’Abraçada Del Destí’ y ‘Cavalcant L’Ossa Menor’, único tema de los seis que sonaron de su próximo disco con el que el público estaba familiarizado. Y es que cualquier otra formación se habría tomado esta oportunidad como un intento de gustar y ganar más seguidores mediante material conocido, pero no es el caso de Ósserp… Esta gente va a la suya, ellos son así.

Foto Ósserp: Eduard Tuset

Poco importó que un recinto hasta la bandera no conociera las siguientes ‘La Rèmora’, ‘Tot Crema’ o ‘El Pes Del Buit’, porque los locales noquearon a los presentes con la eficacia habitual e hicieron que los oídos sangraran con ese terrorífico death grind aderezado con los duetos al micro de Vali y Xavier.

¿Bajo? ¿Para qué? ¿Es que no visteis la muralla que conforman Dani y Ben a las guitarras? Con el buenazo de Gerard Porqueres a los mandos, Ósserp finiquitaron su bolo con ‘La Nostra Sang’ de su primer EP y ‘Amb El Cap Ben Alt’, todo ello entre un sonido denso y atroz, sucio y nítido a la vez. Otra victoria.

Esperaba una buena afluencia de público para agasajar a Suffocation, pero no ese llenazo final. A una temperatura tórrida y con el aroma característico que acompaña a cualquier gran cita a base de cerveza y sudor, los padres del brutal death hicieron acto de presencia empalándonos con ‘Liege Of Inveracity’. Sin tiempo para respirar cayeron otros dos tótems como ‘Effigy Of The Forgotten’ y ‘Catatonia’. Ésta última, rotundamente pesada y asesina.

De acuerdo, ya no estará el carismático Frank Mullen para guiarnos con su manita por los blasts, de los míticos ya sólo quedará Terrance Hobbs, pero vimos a una formación precisa como un reloj suizo. Rodada, sólida y jodidamente compacta. Una salvaje máquina de matar que no cesó ni un instante en su empeño por aniquilarnos. Un metalazo que no te lo acababas.

Foto Suffocation: Eduard Tuset

Yo en este grupo ya no me imagino a ningún otro bajista que no sea Derek Boyer, clavando su instrumento en el suelo cuando las cosas se ponen especialmente feas cual violonchelista que anuncia el fin de los tiempos. Y eso justo pareció proclamar a los cuatro vientos ‘Entrails Of You’, un tornado demencial que nos hizo puré.

‘Jesus Wept’, ‘Clarity Through Deprivation’, ‘Breeding The Spawn’, la corrosiva ‘Funeral Inception’, ‘Bind Torture Kill’, ‘Infecting The Crypts’… Se quedaron bien a gusto, pero sobre todo aluciné con ‘Pierced From Within’. Cuando bajaron los tempos casi se cae el edificio… Menuda animalada.

Foto Suffocation: Eduard Tuset

Duro y severo sonó Ricky Myers a las voces, rígido y atento a cada variación en la legendaria tralla de Suffocation. A sus 50 y pico años Hobbs no debería mover las cervicales de esa forma, pero ahí estaba, dejándose la piel en cada riff y solo. Hubo un bis con ‘Surgery Of Impalement’, pero las PAs se desconectaron de golpe y la escuchamos sin voz y chicharrera, directamente por sus pantallas.

No importó, porque la faena estaba hecha y la goleada había sido inapelable. Legado intacto, planchada soberbia.

PAU NAVARRA

Artículo anteriorLa joya del día – ‘Superman’
Artículo siguienteRival Schools reeditarán el mítico ‘United By Fate’ por su 20 aniversario