Inicio En Directo Crónica – Overkill (Barcelona)

Crónica – Overkill (Barcelona)

El Killfest Tour nos trajo toneladas de thrash metal.

FECHA: 14 DE SEPTIEMBRE DE 2019
LUGAR: SALA SALAMANDRA (L’HOSPITALET DE LLOBREGAT)
PROMOTOR: MADNESS LIVE!

Otro sold out para Madness Live! en pocos días, esta vez de la mano del Killfest Tour y las toneladas de thrash que despachó desde muy temprana hora. Me pensaba que llegaba sobrado al evento, pero una discotequera hasta arriba de ketamina decidió desmayarse en medio del vagón mientras babeaba como un bulldog. Se la tuvo que evacuar del metro y, nada, a continuar con el trayecto tan panchos. Ay, Barcelona, qué cosas tienes…

Finalmente me planté allí a media descarga de los germanos Rezet, aunque bueno, por lo que vi, tampoco es que me estuviera perdiendo el bolo del año. Muy influenciados por Megadeth y Testament según la canción que interpretaran, estuvieron distraídos y poco más.

Uff… Pupita ya con Flotsam And Jetsam. Harina de otro costal, peña. Como bien comentó un colega, son una banda de metal clásico que toca thrash, y vaya si se notó con un sonido muy US power o incluso cuando un Eric A.K. confesó su gran amor por Maiden antes de tocar, cómo no, ‘Iron Maiden’.

Entre los malabares con las baquetas de Ken Mary nos obsequiaron con ‘Hammerhead’, a la que unos problemas en el micro no pudieron restarle potencia, una ‘Demolition Man’ de su notable último trabajo o cañonazos súper heavies como ‘Suffer The Masses’ o ‘No Place For Disgrace’. Palabras mayores, ya lo creo que sí.

Con Destruction me empecé a agobiar ante el gentío reunido, y debo reconocer que es posible que eso alterara mi percepción de su show. Seamos claros: nunca les he visto un mal bolo, sonaron atronadores y se muestran de lo más solventes, sobre todo desde que Damir Eskić echa una mano con la solista, pero a medida que fue transcurriendo su repertorio una sensación de linealidad se adueñó de mí.

Abriendo fuego con ‘Curse The Gods’ y ‘Nailed To The Cross’, ‘Born To Perish’ nos recordó que venían a presentar su álbum de mismo nombre, así como ‘Betrayal’. ‘Mad Butcher’ puso la sala a punto de caramelo y cayeron otros zarpazos históricos como ‘Bestial Invasion’. Igual les he visto demasiadas veces ya, o puede que asocie el thrash teutón con una suciedad algo alejada de su pulcritud actual, pero pese a las bonanzas enumeradas, no acabé de conectar del todo con ellos.

Lo que me pareció un triunfo sin paliativos fue lo de Overkill. Situado en una zona mucho más confortable y alejada de ciertos pacazos, hasta la inicial ‘Last Man Standing’ me supo a gloria. Su nuevo The Wings Of War es buenísimo, pero sus clásicos fueron los que nos golpearon sin compasión, por supuesto.

El martillo ‘Elimination’, ‘Deny The Cross’, una ‘Bastard Nation’ coreadísima, ‘Feel The Fire’ o ‘Ironbound’ nos pintaron una sonrisa de oreja a oreja, por mucho que Bobby Blitz se ausentara del escenario casi cada vez que no se le precisaba ante el micro. Ya no está para esas actuaciones físicamente explosivas, pero hay que reconocer que lo dio todo a las voces y que resulta un placer seguir viéndole dar el callo.

Estuvieron enchufadísimos en todo momento, con un D.D. Verni al bajo que se lo sigue tomando muy en serio o un Derek Tailer a la guitarra que no paró de bromear con el público. Así llegamos al bis, donde ‘Overkill’, ‘Rotten To The Core’ y evidentemente ‘Fuck You’ nos acabaron de rematar.

No esperábamos la festiva ‘Welcome To The Garden State’, que terminó con una vuelta más de su archiconocida cover de los Subhumans. Nos mandaron al cuerno, y nosotros a ellos, pero con ese buen rollo que te da haber presenciado una hora y media de aúpa y a un Blitz que, pese a su estado de salud, demostró que todavía le queda mucho por rockear.

PAU NAVARRA