Inicio En Directo Crónica – Implore (Barcelona)

Crónica – Implore (Barcelona)

Mucho sudor, grind, y puro y genuino underground.

FECHA: 31 DE MAYO DE 2019
LUGAR: BAR CEFERINO (BARCELONA)
PROMOTOR: IMPLORE

Hay que ser muy animal para montar un show de Ósserp, Nunnery e Implore en el bar Ceferino. Mucho han cambiado las cosas para los primeros citados y ya no digamos para la banda internacional que capitaneaba el cartel, pero no en su cerebro, claro está. Para presentarnos las nuevas canciones que conformarán su próxima obra, temas que todavía cuentan con su nombre provisional incluso, Gabriel Dubko y compañía quisieron rodearse de los suyos, sin intrusismos, prensa ni invitados, tocando entre amigos y para sus amigos, y sobra decir que las entradas volaron. Unos pocos afortunados, y luego mucho sudor, grind, y puro y genuino underground.

Qué mejor forma de iniciar una noche que con unos Ósserp en plena forma. Han decidido prescindir del bajo, y con Benja esgrimiendo otra guitarra, la devastación fue la misma, o incluso mayor. Con Xavier y Vali totalmente compenetrados a las voces, nuestros maestros del death grind nos borraron del mapa con bestialidades como ‘Entre Regnes’, ‘Jo No Ploro Als Màrtirs’, ‘Sota La Creu De Gentil’ o ‘El Culte’. La sala, viviéndolo a tope, pero cabe decir que, pese al calor que todos esperábamos, se pudo respirar. No entienden de piedad, y nosotros felices con ello. Este garito puede llegar a petar endiabladamente bien… Con Ósserp, siempre bolazos.

Cambio de registro con Nunnery, unos verdaderos veteranos del hardcore catalán. El nivel de agresividad bajó bastante, obviamente, pero no era cuestión de que Petro, guitarrista de Implore, pasara de invitar a este grupo a la fiesta, combo en el cual también milita. Cómo le dio al cuello y la melena el tío, madre mía… La crew de Hardcore Hits Cancer también se entregó durante su descarga, parece que para estos eternos adolescentes no pasen los años, y con cover de Snapcase incluida, Nunnery les dieron la razón al demostrar que la vieja escuela perdurará siempre por encima de modas y etiquetas.

Para Implore también era una noche de estrenos, y para empezar, inauguraron su era como cuarteto, con Dubko liberado del bajo y centrándose en su faceta de frontman. Durante todo el concierto fue un torbellino de sudor, largo pelo y tatuajes, desgañitándose como si le fuera la vida en ello. No tardaron en caer las hostias en el… ¿Foso? Y también era la hora del crowd surfing, por supuesto, con peña alzada pisoteando el techo, las luces, o incluso recorriéndose cara abajo la viga principal del recinto cual niña de El Exorcista. Eso era lo que querían Implore, y sin duda lo que obtuvieron.

A la guitarra de Petro le faltó un poco de chicha, pero su mensaje nos llegó alto y claro igualmente gracias a una banda dándolo todo y a un público que los llevó en volandas, por mucho que no estuviera familiarizado con todo el repertorio. Fuimos 60 y pico suertudos deseosos ya de poder escuchar su próximo trabajo.

Media hora larga a piñón, y venga, para casa. Para qué más. Justo como me gustan los bolos de grindcore. Justo como nos gustan Implore.

PAU NAVARRA