Inicio En Directo Crónica – Grave Miasma (Barcelona)

Crónica – Grave Miasma (Barcelona)

Un sonido que te engullía, como un monstruo mitológico que te arrastraba más y más.

FECHA: 28 DE SEPTIEMBRE DE 2019
LUGAR: ESPAI ZOWIE (L’HOSPITALET DE LLOBREGAT)
PROMOTOR: CHROMA NATION

Pésimas noticias a mediados de la semana pasada: Chroma Nation, la promotora que más ha hecho por el underground extremo barcelonés en los últimos tiempos, baja la persiana. No sin una última razzia, claro, que nos traerá milagros como Goat Semen, Abigail o Vulcano hasta que termine el año. O Grave Miasma, sin ir más lejos, la entidad británica que nos doblegó el espinazo en una debutante sala Zowie.

Sin incienso ni la parafernalia que suelen mostrar sobre las tablas, Ered dieron inicio a su ceremonial más crudo con ‘Evil Sorceries’, el tema titular de su último álbum. Nunca han tenido necesidad de grandes aspavientos sobre el escenario, pues su propuesta blackened death es de aquellas que habla por sí sola, es de ésas que literalmente te peina hacia atrás.

A decir verdad, todavía me gustan más en directo, cuando canciones glaciales de su excelente Night Of Eternal Doom como ‘Ancient Abominations’, ‘Ripped From The Abyss’ o ‘Storms’ adquieren una mayor carga de azufre y moho, y el abyecto canto de Abyssal te ensarta hasta sorberte el alma.

Foto de Eduard Tuset.

Muy centrados en su reciente lanzamiento, ‘Malignant Spawn’, ‘Nightreaper’, ‘Of Ghouls And Graves’, ‘Morbid Descension’ y ‘Voices From Beyond’ le hicieron honor. La batería se zampó los demás instrumentos en algunos momentos, pero intachables como siempre.

Más podridos que las cloacas del Estado, A Tomba Oberta dieron un bolazo. Las cosas como son. Con su camaradería habitual, mamporros y nada más que mamporros es lo que recibimos de los catalanes.

Su death metal de vomitera sueca con ciertos toques sludge atronaron a un volumen indecente, y es que se nota cuando una banda le rinde pleitesía al under sin esperar otra cosa que desparramar junto a los pocos desequilibrados que gozan con estas frecuencias. De hecho, siempre debería ser así.

Foto de Eduard Tuset.

Estrenaron temas por venir como ‘El Meu Pitjor Enemic’ y nos castigaron con una inmejorable ‘La Creu Del Diable’, entre muchas otras cafradas. Si juntas a esta peña con Assot, la que se puede liar… Hartos de vino, se lo pasaron de puta madre, y nosotros con ellos.

Fue entonces cuando se abrió el suelo y vimos emerger un vórtice de negrura indescriptible que se nos tragó. Durante un buen rato perdimos la noción del tiempo y el espacio porque Grave Miasma nos ultrajaron con un death metal que no es de este mundo.

Foto de Eduard Tuset.

Aquél era un sonido que te engullía, como un monstruo mitológico que te arrastraba más y más hacia la dimensión a la que pertenecía, y al que Y no dudó en poner voz. Madre mía, cuánto de todo.

La presencia de Morbid Angel no sólo se notó en la camiseta del guitarrista R, pues en directo les pudimos adivinar algunas de sus influencias más claras. En efecto, los ingleses les deben muchísimo a los dioses de Tampa en su manera de componer, aunque es cierto que vaya si se notan casi tres décadas más de herrumbre, retorcimiento y tonelaje sónico.

Foto de Eduard Tuset.

El hecho de que no saquen un álbum desde 2013 y que su último EP ya cuente con tres años les permitió rememorar todos sus lanzamientos, destacando aberraciones como ‘έσχατος’, la primera en caer, ‘Gnosis Of The Summon’, ‘Ascension Eye’, ‘This Tomb Is My Altar’, ‘Pillars’, ‘Purgative Circumvolution’ y la final ‘Full Moon Dawn’.

Bautismo de fuego para el Espai Zowie, y es que si Grave Miasma pudieron replicar sus truculentos infrasonidos ahí, a la fuerza esta sala debe contar con mi aprobación.

PAU NAVARRA