FECHA: 20 DE ABRIL DE 2022
LUGAR: RAZZMATAZZ 2 (BARCELONA)
PROMOTOR: LIVE NATION

Cuando en septiembre del año pasado se anunciaron los conciertos de Eagles Of Death Metal, muchos temíamos que se acabaran aplazando o cancelando, como ha ocurrido con tantas giras previstas para esta primavera. Quizá por ese estado de confusión, en el que mucha gente ya no sabe qué conciertos se celebran y cuáles no, el concierto se trasladó de la sala grande de Razzmatazz a una sala 2 que, eso sí, se llenó hasta los topes. Y lo cierto es que la gente que acudió tenía muchas ganas de fiesta.

Foto: Eric Altimis

Desde el primer momento se notó una gran conexión entre la banda y sus fans, lo que llevó a Jesse Hugues a comentar en un par de ocasiones que se trataba del mejor público de la gira. Y aunque uno siempre tiene que tomarse estas proclamas con un punto de escepticismo, la verdad es que su rostro reflejaba una emoción verdadera. Seguramente si hay un tipo que aprecia cada vez que puede subirse a un escenario es él.

Pese a que el trágico atentado de Bataclan es imposible de olvidar, se nota que Hugues y su actual formación, que incluye a Jorma Vik de The Bronx a la batería, simplemente impecable, y la vistosa Jennie Vee al bajo, además de los guitarristas Josh Jové y Eden Galindo, han pasado página y simplemente quieren pasarlo y hacerlo pasar bien. Con un repertorio que incluyó temas como ‘Anything ‘Cept The Truth’, ‘Silverlake (K.S.O.F.M)’,  ‘Cherry Cola’ o ‘Secret Plans’ todo estaba dispuesto para que fuera una noche para mover el culo con esos riffs de raíz glam y tomarte ese chupito que no debes.

Foto: Eric Altimis

Como era de esperar, por si alguien soñaba con ello, Josh Homme no ha participado en esta gira, pero su espíritu estuvo presente en temas como ‘Don’t Speak The Truth (I Came To Make A Bang!)’ o ‘I Only Want You’ que suenan como The Hives con el músculo de Queens Of The Stone Age, e incluso en una versión de ‘Complexity’, del otro proyecto paralelo de Hugues y Homme, Boots Electric. Y hablando de versiones hay que mencionar el excelente trabajo que hicieron con la de ‘Moonage Daydream’ de Bowie, y la comunión que lograron en el bis con la de ‘Can’t Help Falling In Love’ de Elvis Presley con todo el público cantando.

El remate final llegó con la cañera ‘Speaking In Tongues’, con un inserto de ‘Ace Of Spades’ de Motörhead, y la aparición de dos de esos horribles muñecos hinchables que se ven en los campos de fútbol, para darle un aire todavía más festivo.

Pese a que muchas de sus polémicas declaraciones post atentado han hecho de Hugues un personaje no tan simpático como creíamos, hay que reconocer que encima del escenario tiene un magnetismo especial. Que cierre la boca y deje que la música hable es lo mejor que puede hacer.

JORDI MEYA

Artículo anteriorKURT VILE – ‘(watch my moves)’
Artículo siguienteCrónica – Ross The Boss (Barcelona)